50 años del so­ni­do de Pink Floyd

Su pri­mer dis­co, lan­za­do un día co­mo hoy, se con­vir­tió en sím­bo­lo de la psi­co­de­lia bri­tá­ni­ca.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por HU­GO A. VÁS­QUEZ ECHA­VA­RRÍA FO­TO COLPRENSA

Si uno re­du­je­ra The Pi­per at the Ga­tes of Dawn, el dis­co de­but de Pink Floyd, a una so­la pa­la­bra, es­ta se­ría flui­dez.

Es­te se des­li­za in­con­te­ni­ble por las pa­re­des del so­ni­do de los años se­sen­ta. Las gui­ta­rras es­tán car­ga­das de psi­co­de­lia y el re­sul­ta­do es una ope­ra pri­ma que cum­ple 50 años y que es, ade­más, in­ca­ta­lo­ga­ble en su na­tu­ra­le­za. Pa­ra al­gu­nos, pie­za inau­gu­ral del rock psi­co­dé­li­co; pa­ra otros, pri­mer acer­ca­mien­to al rock pro­gre­si­vo, y pa­ra unos más, pi­co del rock ex­pe­ri­men­tal de uno de los años más im­por­tan­tes de la in­dus­tria mu­si­cal, 1967.

Ese año de­jó jo­yas co­mo el de­but de Ji­mi Hen­drix, el via­je li­sér­gi­co de Sgt. Pep­per’s Lo­nely Hearts Club Band, el ahu­ma­do The Vel­vet Un­der­ground & Ni­co y el pri­mer dis­co de The Doors, en­tre otros.

La cons­truc­ción del ál­bum

Gra­ba­do a prin­ci­pios de 1967 en los es­tu­dios Ab­bey Road, en la ha­bi­ta­ción con­ti­gua a la que usa­ron The Beatles pa­ra gra­bar Sgt. Pep­per’s, es­te ál­bum es la aven­tu­ra in­fan­til y ju­gue­to­na de los Pink Floyd co­man­da­dos por Syd Ba­rrett.

De he­cho, pa­ra en­ten­der­lo co­mo un to­do, lo me­jor es en­ten­der la fuer­te pre­sen­cia del enig­má­ti­co Ba­rrett. Ha­bían pa­sa­do un par de años des­de que Syd se jun­ta­ra con Nick Ma­son, Rick Wright y Roger Wa­ters y apa­re­cie­ra en la es­ce­na bri­tá­ni­ca Pink Floyd, for­ma­da co­mo una ban­da de jam­ming, sus lar­gas pues­tas en es­ce­na con­sis­tían en in­ter­mi­na­bles se­sio­nes de im­pro­vi­sa­ción y en pro­yec­cio­nes de obras ar­tís­ti­cas. Sus can­cio­nes eran una mez­cla en­tre Le­wis Ca­rroll, J. R. R. Tol­kien y el es- pa­cio ex­te­rior co­ci­na­das a la sa­zón del LSD.

El tí­tu­lo mis­mo del dis­co, El flau­tis­ta a las puer­tas del ama­ne­cer, es una re­fe­ren­cia al ca­pí­tu­lo sie­te del li­bro El vien­to en los sau­ces, de Ken­neth Graha­me, un li­bro in­fan­til que Ba­rrett te­nía en­tre sus pre­fe­ri­dos.

El año pa­sa­do Ma­son, ba­te­ris­ta de la ban­da, ha­bló de có­mo lle­ga­ron al dis­co con la re­vis­ta Ro­lling Sto­ne: “Pa­ra el tiem­po en el que gra­ba­mos The Pi­per, es­tá­ba­mos cu­brien- do dos o tres co­sas di­fe­ren­tes. Por un la­do es­ta­ba Sca­re­crow, The Gno­me, Bi­ke que era co­mo la pas­to­ral in­gle­sa, la mú­si­ca fan­tás­ti­ca, su­pon­go. Pe­ro al mis­mo tiem­po, Syd tam­bién es­ta­ba pro­du­cien­do co­sas co­mo In­ters­te­llar Over­dri­ve o As­tro­nomy Do­mi­ne, que eran bas­tan­te pe­sa­das, ti­po de th­rash heavy-me­tal con un po­co de van­guar­dia mez­cla­da”.

Pa­ra Juan An­to­nio Agu­de­lo, coor­di­na­dor de ex­ten­sión cul­tu­ral de Ea­fit, el tra­ba­jo es “un de­but cer­te­ro por­que de- fi­ne la psi­co­de­lia in­gle­sa. Aun­que la crí­ti­ca pre­ten­de en­ca­si­llar­los en el pop, ellos se re­sis­ten y se arro­pan en el so­ni­do psi­co­dé­li­co. El dis­co re­pre­sen­ta la bús­que­da y el ries­go que co­rren ba­jo el li­de­ra­to de Syd Ba­rrett, quien era el que te­nía más cla­ro el con­cep­to co­mo fun­da­dor del gru­po”.

Con­cep­tos que con­flu­yen

Las can­cio­nes que lo com­po­nen van des­de las es­pa­cia­les con tin­te fu­tu­ris­ta co­mo In­ters­te­llar Over­dri­ve, en las que

se des­ta­can las ca­pas de so­ni­do, los efec­tos, las in­ter­pre­ta­cio­nes ins­tru­men­ta­les del te­cla­dis­ta Wright y los acor­des de Ba­rrett, has­ta los cor­tes co­mo Bi­ke y Lu­ci­fer Sam que, a pe­sar de que sus con­te­ni­dos pa­re­cen ino­cen­tes y bu­có­li­cos a pri­me­ra vis­ta, tam­bién tie­nen la im­pron­ta de Ba­rrett co­mo le­tris­ta y com­po­si­tor.

Agre­ga Agu­de­lo que “has­ta Um­ma­gum­ma, el dis­co de 1969, to­da­vía per­sis­te el au­ra de Ba­rrett, es­te es el úl­ti­mo dis­co que con­ser­va los dis­tin­ti­vos so­no­ros del mú­si­co” que sa­lió de la ban­da en 1968 y fue re­em­pla­za­do por el gui­ta­rris­ta Da­vid Gil­mour

La ta­pa del dis­co es obra del fo­to­grá­fo Vic Singh, quien la to­mó usan­do un pris­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.