ELI­MI­NAR LA ADICCIÓN DEL TA­BA­CO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RO­BERT N. PROCTOR redaccion@el­co­lom­biano.com.co

Un ra­yo gol­peó al mun­do del ta­ba­co el vier­nes pa­sa­do cuan­do la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos anun­ció un plan des­ti­na­do a re­du­cir la ni­co­ti­na en los ci­ga­rri­llos a un ni­vel no adic­ti­vo. En una ho­ra, el va­lor de las ac­cio­nes glo­ba­les de ta­ba­co se des­plo­mó -y por bue­na ra­zón-. El nue­vo je­fe de la FDA, el Dr.

Scott Gottlieb, no ha­bló con de­li­ca­de­za al ha­cer el anun­cio. Se­ña­ló que el ta­ba­co si­gue sien­do la cau­sa prin­ci­pal de en­fer­me­da­des pre­ve­ni­bles y muer­te en los Es­ta­dos Uni­dos, lo que re­sul­ta en ca­si me­dio mi­llón de muer­tes anua­les. Y se­ña­ló que el ci­ga­rri­llo es el úni­co pro­duc­to de con­su­mo que ma­ta cuan­do se usa de acuer­do a lo in­di­ca­do - de he­cho la mi­tad de sus con­su­mi­do­res a lar­go pla­zo- y que la ni­co­ti­na es la cau­sa raíz de la adicción al ci­ga­rri­llo. Re­du­cir la ni­co­ti­na en los ci­ga­rri­llos pa­ra que es­tos sean “mí­ni­ma­men­te o no adic­ti­vos”, di­jo, “es la pie­za cen­tral de nues­tro nue­vo y más efec­ti­vo ma­ne­jo de la re­gu­la­ción efec­ti­va del ta­ba­co”.

Es­ta no­ti­cia es ex­cep­cio­nal­men­te bue­na pa­ra el con­trol del ta­ba­co, y pa­ra la sa­lud hu­ma­na. Un to­pe le­gal pa­ra la ni­co­ti­na en los ci­ga­rri­llos po­dría ser una de las in­ter­ven­cio­nes más im­por­tan­tes en la his­to­ria de la sa­lud hu­ma­na. Lo prin­ci­pal no es que la ni­co­ti­na mis­ma cau­sa cán­cer (son los de­más com­pues­tos quí­mi­cos en el hu­mo), sino que al re­ca­blear el ce­re­bro, la ni­co­ti­na ac­túa co­mo el mo­tor que ha­ce que los fu­ma­do­res lo si­gan ha­cien­do. Ca­si to­dos los fu­ma­do­res de lar­go pla­zo son adic­tos.

Los ci­ga­rri­llos con ni­ve­les de ni­co­ti­na no adic­ti­vos se­rían ra­di­cal­men­te di­fe­ren­tes de lo que so­lía co­no­cer­se co­mo ci­ga­rri­llos de “ba­jo con­te­ni­do de al­qui­trán” o “li­ge­ros”, tru­cos de mar­ke­ting que aho­ra son prohibidos por la ley. Esos ci­ga­rri­llos fue­ron pro­mo­cio­na­dos co­mo al­go que de­po­si­ta me­nos ni­co­ti­na y al­qui­trán en los pul­mo­nes, aun­que no hu­bo re­duc­ción real.

Se­gún la pro­pues­ta del FDA, la ni­co­ti­na en los ci­ga­rri­llos se­ría de un ni­vel tan ba­jo que los fu­ma­do­res no po­drían ex­traer su­fi­cien­te ni sos­te­ner una adicción. Los fa­bri­can­tes hoy man­tie­nen la ni­co­ti­na en­tre el 1% y el 2% por pe­so, ha­bien­do en­con­tra­do que es­te es el óp­ti­mo de Ri­ci­tos de Oro, ni de­ma­sia­do du­ro ni de­ma­sia­do sua­ve. Re­du­cir es­te por­cen­ta­je por un fac­tor de 10 ha­ría muy di­fí­cil que los ci­ga­rri­llos se con­vir­tie­ran en adic­ti­vos. Re­du­cir aún más la adicción se­ría ca­si im­po­si­ble. Los ni- ños po­drían em­pe­zar a fu­mar, pe­ro no ten­drían pro­ble­mas pa­ra de­jar de fu­mar.

La ni­co­ti­na es so­lu­ble en agua y fá­cil de eli­mi­nar sim­ple­men­te re­mo­jan­do la ho­ja de ta­ba­co. Los ci­ga­rri­llos li­bres de ni­co­ti­na da­tan del si­glo XIX, y so­fis­ti­ca­das téc­ni­cas desa­rro­lla­das des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial per­mi­ten la fa­bri­ca­ción de ci­ga­rri­llos con cual­quier ni­vel de ni­co­ti­na desea­do. Los mis­mos fa­bri­can­tes de ci­ga­rri­llos han em­pe­za­do a de­cir que quie­ren ale­jar a los fu­ma­do­res de los ci­ga­rri­llos tra­di­cio­na­les ha­cia otras al­ter­na­ti­vas, co­mo los pro­duc­tos li­bres de hu­mo. Phi­lip Mo­rris ha gas­ta­do más de $3 mil mi­llo­nes en es­ta cam­pa­ña pos­ci­ga­rri­llo, y en Gran Bre­ta­ña se informa que la com­pa­ñía le ha es­ta­do pa­gan­do a per­so­nas pa­ra que con­ven­zan a otros de que lo de­jen. “Es­ta­mos ha­blan­do ab­so­lu­ta­men­te en se­rio -al­gún día que­re­mos de­jar de ven­der ci­ga­rri­llos”, di­jo un eje­cu­ti­vo de la com­pa­ñía.

¿Cuán rá­pi­da­men­te se mo­ve­rá la FDA pa­ra es­ta­ble­cer un es­tán­dar de ni­co­ti­na? Una se­ñal preo­cu­pan­te es que el plan es par­te de un ma­pa de va­rios años. Pe­ro hay una ur­gen­cia aquí que no de­be ser ol­vi­da­da. El mis­mo Gottlieb ad­vir­tió que si las ta­sas ac­tua­les de con­su­mo con­ti­núan en los años 2050, 17 mi­llo­nes de ame­ri­ca­nos más per­de­rán sus vi­das por el ta­ba­co.

Si la in­dus­tria es­tá ha­blan­do en se­rio so­bre lo que di­ce desear, tal vez los fa­bri­can­tes de ci­ga­rri­llos de­be­rían sen­tar­se con la FDA y di­se­ñar un plan pa­ra po­ner­le fin a es­ta epi­de­mia ca­tas­tró­fi­ca y pre­ve­ni­ble

Un to­pe le­gal pa­ra la ni­co­ti­na en los ci­ga­rri­llos se­ría una de las in­ter­ven­cio­nes más im­por­tan­tes en la his­to­ria de la sa­lud hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.