60 años de FLO­RES

Los 60 años del Des­fi­le re­cuer­dan que la si­lle­ta ha si­do un me­dio de trans­por­te de la re­gión An­di­na.

El Colombiano - - PORTADA - Por JOHN SAL­DA­RRIA­GA

Los si­lle­te­ros re­ga­lan a la ciu­dad su es­pec­tácu­lo mul­ti­co­lor. Sím­bo­lo de Me­de­llín an­te el mun­do.

Las si­lle­tas, esos ar­te­fac­tos de ma­de­ra en los que los cam­pe­si­nos de San­ta Ele­na lle­van a la es­pal­da las flo­res en el des­fi­le, no han te­ni­do siem­pre una vi­da tan “ar­tís­ti­ca” y “ro­mán­ti­ca”, esa de car­gar arre­glos flo­ra­les que la mul­ti­tud aplau­de.

En los 60 años del Des­fi­le de Si­lle­te­ros, los ha­bi­tan­tes de San­ta Ele­na cuen­tan que des­de fi­na­les del si­glo XIX y la pri­me­ra mi­tad del XX, los cam­pe­si­nos usa­ban la si­lle­ta pa­ra trans­por­tar flo­res, le­gum­bres, hier­bas me­di­ci­na­les, ja­bón de tie­rra y otros pro­duc­tos des­de el co­rre­gi­mien­to has­ta las pla­zas de Flórez y de Cis­ne­ros, y pa­ra lle­var ali­men­tos y ele­men­tos de uso do­més­ti­co que com­pra­ban en el mer­ca­do pa­ra su ca­sa.

Ma­nuel Efraín Lon­do­ño Za­pa­ta, co­no­ci­do co­mo Candelario, un hom­bre na­ci­do el 31 de di­ciem­bre de 1923, es el ma­yor de los si­lle­te­ros que par­ti­ci­pan en el Des­fi­le, en el gru­po de los Pio­ne­ros, y su es­po­sa, En­car­na­ción Atehor­túa So­to, más co­no­ci­da co­mo Do­ña Chon, na­ci­da el 31 de oc­tu­bre de 1932, es otra pio­ne­ra. Vi­ven en la ve­re­da El Por­ve­nir, ha­ce 64 años.

Am­bos re­cuer­dan que los cam­pe­si­nos ba­ja­ban al Cen­tro de Me­de­llín en gru­pos, ca­mi­nan­do cues­ta aba­jo, car­gan­do si­lle­tas de flo­res, ru­da y otras hier­bas, así co­mo bul­tos de vi­to­rias y ja­bón de tie­rra. Y, de re­gre­so, pa­ne­la y al­gu­nos aba­rro­tes. “En in­vierno, ¡ay Dios mío!, esos ca­mi­nos se vol­vían ja­bón”, di­ce ella. “Nos alum­brá­ba­mos con un fa­rol he­cho con una ve­li­ta en­tre un ta­rro”, com­ple­men­ta él.

La ca­rre­te­ra fue cons­trui­da ha­ce 80 años, pe­ro no to­dos la tran­si­ta­ban, por­que les que­da­ba le­jos.

En la re­gión An­di­na

En la Co­lo­nia y has­ta el si­glo XIX, la si­lle­ta se usa­ba pa­ra el trans­por­te de per­so­nas.

Un car­ga­dor lle­va­ba a la es­pal­da a una per­so­na, por los di­fí­ci­les ca­mi­nos de la es­car­pa­da geo­gra­fía de los An­des.

El his­to­ria­dor Eduar­do San­ta, en su li­bro La co­lo­ni­za­ción an­tio­que­ña. Una em­pre­sa de ca­mi­nos (Ter­cer Mun­do Edi­to­res, 1993) tie­ne en la ca­rá­tu­la el di­bu­jo Mon­te de la Ago­nía, de Mi­llard, ela­bo­ra­do en 1871. Es la ima­gen de un in­dio que avan­za des­cal­zo ba­jo un to­rren­cial agua­ce­ro, por un tor­tuo­so ca­mino, con un hom­bre sen­ta­do en una si­lle­ta que lle­va a la es­pal­da. El agua les cho­rrea por som­bre­ros y pon­chos. En ese li­bro ex­pli­ca que la si­lle­ta era de uso co­mún pa­ra lle­var per­so­nas y car­ga por las mon­ta­ñas que man­te­nían ais­la­da a An­tio­quia.

Alu­de al re­la­to De Me­de­llín a Bo­go­tá, del abo­ga­do y poe­ta Ma­nuel Pom­bo, her­mano ma­yor de Ra­fael —el de La po­bre vie­je­ci­ta—, en el que cuen­ta las pe­ri­pe­cias del re­co­rri­do he­cho en 1852.

Lle­ga­ban en­lo­da­dos a pue­blos y ca­se­ríos por­que en cual­quier re­co­do li­so, el pie po­día fa­llar. Una vez to­pa­ron con bue­yes. Ma­nuel cre­yó que era muer­te se­gu­ra. Or­tiz, el car­gue­ro, tro­pe­zó con una pe­ta­ca que car­ga­ba un buey.

“Mi car­gue­ro ca­yó de es­pal­das, es­to es, ca­yó so­bre mí; me su­mer­gí en el fan­go sin po­der ha­cer mo­vi­mien­to al­guno; tam­po­co po­día ha­cer­lo mi con­duc­tor, y mu­cho me­nos des­em­ba­ra­zar­se de las car­ga­de­ras. Un mo­men­to más de de­mo­ra en el ba­rro, y era inevi­ta­ble mi muer­te, com­pra­da con los más de­ses­pe­ran­tes su­fri­mien­tos; ese no fue el mo­men­to de mi des­tino: un car­gue­ro lle­gó y ayu­dó a Or­tiz a le­van­tar­se; en­tre los dos me des­pe­ga­ron, y lim­pia­ron el fan­go de mi ca­ra pa­ra que pu­die­ra res­pi­rar”

“An­tio­quia es una co­mar­ca que se dis­tin­gue por la di­fi­cul­tad de sus co­mu­ni­ca­cio­nes. Los via­je­ros tie­nen que ha­cer­se trans­por­tar a es­pal­das de hom­bres”. EDUAR­DO SAN­TA En La co­lo­ni­za­ción an­tio­que­ña.

FO­TO AR­CHI­VO-MA­NUEL SAL­DA­RRIA­GA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.