“Due­le la des­fa­vo­ra­bi­li­dad en An­tio­quia”: San­tos

A un año de ter­mi­nar su man­da­to, Juan Ma­nuel San­tos cree po­si­ble “abra­zar” la re­con­ci­lia­ción con Ál­va­ro Uri­be y re­con­quis­tar a los an­tio­que­ños. Aquí, sus re­fle­xio­nes.

El Colombiano - - PORTADA - Por MART­HA OR­TIZ GÓ­MEZ

En­tre los mu­chos vai­ve­nes y po­lé­mi­cas du­ran­te sie­te años de Go­bierno, el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos se pre­gun­ta por qué, tras in­ver­sio­nes his­tó­ri­cas en es­ta re­gión, su po­pu­la­ri­dad es tan ba­ja. Y no de­ja de con­si­de­rar que sea po­si­ble re­con­ci­liar­se con Ál­va­ro Uri­be.

El pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos so­lo evi­tó re­fe­rir­se de ma­ne­ra di­rec­ta a los pre­can­di­da­tos pre­si­den­cia­les. Pe­ro re­pa­só sin pre­ven­cio­nes, y en de­ta­lle, los pi­cos al­tos de te­mas po­lé­mi­cos, en par­ti­cu­lar los que vin­cu­lan su ges­tión con An­tio­quia.

En es­ta en­tre­vis­ta, cu­ya ver­sión com­ple­ta los lec­to­res pue­den en­con­trar en www.el­co­lom­biano.com, bro­ta­ron las con­tra­dic­cio­nes, las pre­gun­tas y las re­fle­xio­nes que asal­tan a un man­da­ta­rio que se ju­gó su ca­pi­tal po­lí­ti­co por una cau­sa que me­dio país aún no aca­ba de va­li­dar.

Tam­bién ha­bló de las ba­ta­llas de su go­bierno du­ran­te sie­te años, mu­chas pro­ta­go­ni­za­das con quien de ser su je­fe po­lí­ti­co pa­só a es­tar en la ori­lla de la opo­si­ción, el ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be, tan fa­mi­liar y en las en­tra­ñas de los an­tio­que­ños.

El Pre­mio No­bel Hay con­tras­te en­tre la mi­ra­da al Pre­mio No­bel a ni­vel in­ter­na­cio­nal y en la na­cio­nal. ¿Por qué sien­te us­ted que hay esa de­sigual­dad fren­te al re­co­no­ci­mien­to?

“In­for­tu­na­da­men­te, aquí en Co­lom­bia hay una nie­bla, que es la nie­bla de la po­lí­ti­ca, que dis­tor­sio­na to­do. Des­de afue­ra, esa nie­bla no se ve. Ven las co­sas con más ob­je­ti­vi­dad, con más pro­fun­di­dad y creo que tie­ne mu­cho que ver con eso. La pro­pia paz ha si­do so­me­ti­da a to­do ti­po de crí­ti­cas, de acu­sa­cio­nes fal­sas, de ter­gi­ver­sa­cio­nes y eso ha ca­la­do. Eso ha ca­la­do, por­que la paz no con­vier­te a Co­lom­bia en un pa­raí­so de un día pa­ra otro, es un pro­ce­so, y ha si­do más di­fí­cil de ven­der de lo que me ima­gi­na­ba”.

En con­se­cuen­cia: ¿hay en Co­lom­bia me­nos pre­sen­cia del No­bel y más del Pre­si­den­te? ¿O lo­gran con­vi­vir los dos tí­tu­los?

“Pues no pien­so mu­cho en lo del No­bel. Lo que pien­so es en ce­rrar mi go­bierno que ya co­mien­za su úl­ti­mo año de la me­jor for­ma po­si­ble, que la gen­te se dé cuen­ta de que efec­ti­va­men­te he­mos avan­za­do, so­mos cons­cien­tes que fal­ta mu­cho y que he­mos co­me­ti­do erro­res, de que no to­do lo que pro­me­ti­mos lo cum­pli­mos, pe­ro que en su con­jun­to po­de­mos ha­cer una ba­lan­ce muy po­si­ti­vo por­que es­ta­mos co­mo na­ción, co­mo país, me­jor de lo que es­tá­ba­mos ha­ce sie­te años y ese es el gran mo­ti­vo de sa­tis­fac­ción de cual­quier go­ber­nan­te”.

Vai­ve­nes eco­nó­mi­cos El PIB del pri­mer se­mes­tre fue 1.2, las ex­pec­ta­ti­vas del que es­tá pró­xi­mo a sa­lir son si­mi­la­res, el sec­tor de las gran­des su­per­fi­cies se ha que­ja­do de ba­jo vo­lu­men en ven­tas. ¿Có­mo crear di­na­mis­mo de con­su­mo y, por en­de, reac­ti­var la eco­no­mía?

“En su con­jun­to los in­di­ca­do­res son bas­tan­te po­si­ti­vos: las ex­por­ta­cio­nes subie­ron en un 25%, la in­ver­sión ex­tran­je­ra di- rec­ta subió 8% de la úl­ti­ma me­di­ción, las ta­sas de in­te­rés han ba­ja­do, la in­fla­ción ha ba­ja­do y la con­fian­za, se­gún Fe­de­sa­rro­llo, co­mien­za a re­pun­tar. En­ton­ces, es un pro­ce­so, no nos po­de­mos ol­vi­dar de que ve­ni­mos del cho­que ex­terno más du­ro que Co­lom­bia ha te­ni­do des­de la épo­ca de la gran de­pre­sión en los años 30, si­mi­lar al que su­fri­mos des­pués de la gue­rra de los mil días, a co­mien­zos del si­glo pa­sa­do. Eso no lo di­ce el Go­bierno, lo di­ce Fe­de­sa­rro­llo, y nos ajus­ta­mos, se­gui­mos cre­cien­do por en­ci­ma del 2%. Eso es al­go que la Co­mu­ni­dad In­ter­na­cio­nal, el Fon­do Mo­ne­ta­rio, el Ban­co Mun­dial y las ca­li­fi­ca­do­ras re­co­no­cen. Us­ted va a cier­tos sec­to­res y no­ta que la di­ná­mi­ca co­mien­za otra vez a co­ger rit­mo, y eso es lo que es­pe­ra­mos que se man­ten­ga. Oja­lá po­da­mos te­ner un po­co más de op­ti­mis­mo. El país ne­ce­si­ta te­ner más fe en el fu­tu­ro, por­que te­ne­mos un gran fu­tu­ro”.

¿Pe­ro re­co­no­ce que hay una des­ace­le­ra­ción en la eco­no­mía?

“Sin du­da al­gu­na. Re­co­noz­co que he­mos te­ni­do pro­ble­mas, que el gol­pe a la eco­no­mía fue muy du­ro. Lo ma­ne­ja­mos de la me­jor for­ma po­si­ble, no sé si hu­bié­ra­mos po­di­do to­mar de­ci­sio­nes di­fe­ren­tes. Te­ne­mos unas li­mi­ta­cio­nes fis­ca­les, si hu­bié­ra­mos po­di­do gas­tar más pla­ta pues hu­bié­ra­mos ge­ne­ra­do más ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca pe­ro te­ne­mos esa res­tric­ción. En su con­jun­to he­mos to­ma­do las me­di­das que cree­mos eran po­si­bles y ne­ce­sa­rias, pe­ro sin du­da al­gu­na, soy el pri­me­ro en re­co­no­cer que la eco­no­mía su­frió un cim­bro­na­zo del cual es­ta­mos sa­lien­do afor­tu­na­da­men­te bien”.

La paz te­nía el com­pro­mi­so de la crea­ción de nue­vas opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas. ¿Cuán­do va a cum­plir ese ob­je­ti­vo?

“Eso es un pro­ce­so que se de­mo­ra. El 21 de ju­lio es­tu­ve lan­zan­do los pla­nes de desa­rro­llo de en­fo­que te­rri­to­rial que di­se­ña­mos pa­ra 170 mu­ni­ci­pios que son los más afec­ta­dos por el co­nf­lic­to. Van a ser con­sen­sua­dos con las co­mu­ni­da­des y los apli­ca­re­mos el año en­tran­te pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de los ren­glo­nes agra­rio y ru­ral.

Eso se de­mo­ra, por­que te­ne­mos que cons­truir ca­rre­te­ras, la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria y sem­brar en las áreas que es­tán ap­tas, pe­ro an­tes te­ne­mos que lle­var a los cam­pe­si­nos y dar­les pro­yec­tos pro­duc­ti­vos. Se tra­ta de una opor­tu­ni­dad ma­ra­vi­llo­sa que tie­ne Co­lom­bia ha­cia el fu­tu­ro. Es po­si­ble que yo no pue­da co­se­char esos fru­tos, esos van a pre­sen­tar­se en el pró­xi­mo Go­bierno, pe­ro sin du­da al­gu­na es­ta­mos sem­bran­do una bue­na co­se­cha”.

¿Te­me que la épo­ca preelec­to­ral afec­te la eco­no­mía?

“Sí. Siem­pre la épo­ca preelec­to­ral y las elec­cio­nes afec­tan la eco­no­mía por­que pos­po­ne de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas y de in­ver­sión. Eso creo que es inevi­ta­ble. Oja­lá po­da­mos rá­pi­da­men­te es­ta­ble­cer que cual­quie­ra que lle­gue no va a des­ha­cer lo que se ha he­cho, que es mu­cho, y que de pron­to pue­da co­rre­gir erro­res que se han co­me­ti­do, pe­ro que la eco-

“Hu­bie­ra que­ri­do que el pre­si­den­te Uri­be y yo hu­bié­ra­mos te­ni­do una re­la­ción mu­cho más cor­dial o me­nos agria, ten­ga la se­gu­ri­dad de que lo he in­ten­ta­do mu­chas ve­ces”.

“Pen­sa­ría que ten­go que ve­nir más a An­tio­quia a mos­trar lo que he­mos he­cho. Real­men­te no en­tien­do y me due­le mu­cho cuan­do veo esa des­fa­vo­ra­bi­li­dad que ten­go en An­tio­quia”.

“Soy el más in­tere­sa­do en de­jar un país lo más uni­do po­si­ble, y lo di­je en mi dis­cur­so del 20 de ju­lio, y lo he ve­ni­do re­pi­tien­do ha­ce mu­cho, mu­cho tiem­po. Oja­lá po­da­mos re­to­mar esa fa­mo­sa fra­se: ‘El país por en­ci­ma de los par­ti­dos’”. “Qué tal el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca res­pon­dien­do a to­dos los 23 can­di­da­tos que hay, el país en­lo­que­ce­ría. No le voy a res­pon­der a nin­gu­na acu­sa­ción de nin­gún can­di­da­to en nin­gún sen­ti­do”.

“Re­co­noz­co que he­mos te­ni­do pro­ble­mas, que el gol­pe a la eco­no­mía fue muy du­ro. Lo ma­ne­ja­mos de la me­jor for­ma po­si­ble, no sé si hu­bié­ra­mos po­di­do to­mar de­ci­sio­nes di­fe­ren­tes”.

no­mía co­lom­bia­na va con ba­ses só­li­das y en la di­rec­ción co­rrec­ta, creo que eso es al­go que re­co­no­ce el mun­do en­te­ro”.

Me­dio am­bien­te Va­rias co­mu­ni­da­des han vo­ta­do co­mo so­cie­dad en con­tra de la mi­ne­ría, pe­ro fi­nal­men­te el sub­sue­lo le per­te­ne­ce al Es­ta­do. ¿Có­mo pien­san re­sol­ver ese re­to?

“Es­te go­bierno ha si­do muy res­pon­sa­ble am­bien­tal­men­te, he­mos pro­te­gi­do cer­ca de 24 mi­llo­nes de hec­tá­reas y creo que va­mos a ter­mi­nar el go­bierno con más de 26, es­ta­mos de­li­mi- tan­do to­dos los pá­ra­mos. La po­lí­ti­ca am­bien­tal, apar­te de ha­ber crea­do un Mi­nis­te­rio del Me­dio Am­bien­te, es­tá sien­do re­co­no­ci­da mun­dial­men­te. Fui­mos los pro­mo­to­res de las so­lu­cio­nes de desa­rro­llo sos­te­ni­ble. Fui­mos muy ac­ti­vos en la dis­cu­sión del cam­bio cli­má­ti­co, eso es al­go que a Co­lom­bia le con­vie­ne por­que so­mos muy vul­ne­ra­bles fren­te al mis­mo. Pe­ro tam­bién creo que no po­de­mos ex­ce­der­nos en prohi­bir la mi­ne­ría cuan­do la mi­ne­ría es res­pon­sa­ble, por eso va­mos a pre­sen­tar un pro­yec­to de ley que li­mi­te muy bien y que cual- quier pro­yec­to mi­ne­ro que se ha­ga con la res­pon­sa­bi­li­dad ne­ce­sa­ria con­ti­núe, pe­ro no prohi­bir la mi­ne­ría, que es, ha si­do y se­gui­rá sien­do una fuen­te im­por­tan­tí­si­ma pa­ra los lo­gros so­cia­les que he­mos te­ni­do”.

Los cul­ti­vos de co­ca es­tán cre­cien­do. ¿Qué po­de­mos es­pe­rar?

“Los cul­ti­vos cre­cie­ron en los años 14, 15 y 16. Cre­cie­ron por una ex­pec­ta­ti­va que se co­no­ció des­de el 14, in­clu­si­ve des­de an­tes, que iba a ha­ber una re­tri­bu­ción o al­gún ti­po de be­ne­fi­cios pa­ra los cul­ti­va­do­res de co­ca en los Acuer­dos de Paz, por­que va­mos a sus­ti­tuir los cul­ti­vos ilí­ci­tos por cul­ti­vos lí­ci­tos y eso es una con­se­cuen­cia per­ver­sa del acuer­do. Pe­ro lo im­por­tan­te aho­ra es que por pri­me­ra vez te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de en­con­trar una so­lu­ción es­truc­tu­ral y de­fi­ni­ti­va, por­que po­de­mos lle­gar a esos si­tios pa­ra ha­cer una sus­ti­tu­ción real, an­tes no y eso es lo que es­ta­mos ha­cien­do (...)”.

Te­rre­nos po­lí­ti­cos Es­ta­mos en ple­na cam­pa­ña po­lí­ti­ca, en me­dio de una fuer­te po­la­ri­za­ción. ¿Có­mo va el go­bierno a ga­ran­ti­zar que no va a ati­zar la ho­gue­ra, que va a ase­gu­rar el res­pe­to por las ideas de los ri­va­les, a evi­tar con­fron­ta­cio­nes in­ne­ce­sa­rias, a ga­ran­ti­zar la trans­pa­ren­cia, la im­par­cia­li­dad, que va a tra­ba­jar por neu­tra­li­zar el ex­ce­so de po­la­ri­za­ción exis­ten­te?

“Es lo que he­mos tra­ta­do de ha­cer des­de ha­ce tiem­po. He­mos he­cho to­dos los es­fuer­zos y lla­ma­dos pa­ra evi­tar la po­la­ri­za­ción, pa­ra que to­dos po­da­mos unir­nos fren­te a de­no­mi­na­do­res y re­tos co­mu­nes. Soy el más in­tere­sa­do en de­jar un país lo más uni­do po­si­ble, y lo di­je en mi dis­cur­so del 20 de ju­lio, y lo he ve­ni­do re­pi­tien­do ha­ce mu­cho, mu­cho tiem­po. Oja­lá po­da­mos re­to­mar esa fa­mo­sa fra­se: ‘El país por en­ci­ma de los par­ti­dos’, por en­ci­ma de los egos y las va­ni­da­des”.

Di­fí­cil…

“Pe­ro no es im­po­si­ble”.

El de­ba­te en­tre el pre­si­den­te Uri­be y us­ted ha de­ja­do un país polarizado. ¿Có­mo eva­lúa us­ted es­ta he­ren­cia?

“Pa­ra mí es muy tris­te. Hu­bie­ra que­ri­do que el pre­si­den­te Uri­be y yo hu­bié­ra­mos te­ni­do una re­la­ción mu­cho más cor­dial o me­nos agria, ten­ga la se­gu­ri­dad de que lo he in­ten­ta­do mu­chas ve­ces y no he en­con­tra­do in­for­tu­na­da­men­te res­pues­ta. To­da­vía -le con­fie­so- no en­tien­do en el fon­do por qué es­ta si­tua­ción, si hay la opor­tu­ni­dad pa­ra po­der re­con­ci­liar­me con el pre­si­den­te Uri­be, se­ría el pri­me­ro que es­tre­cha­ría la mano y abra­za­ría esa opor­tu­ni­dad”.

Gus­ta­vo Pe­tro di­jo a El Co­lom­biano que el Go­bierno es­ta­ba uti­li­zan­do la paz en es­te pro­ce­so elec­to­ral y que el can­di­da­to de la paz era Var­gas Lle­ras. ¿Us­ted qué pien­sa de eso?

“Me voy a po­ner por en­ci­ma del de­ba­te po­lí­ti­co, creo que es mi obli­ga­ción y ade­más lo que le con­vie­ne al país. Qué tal el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca res­pon­dien­do a to­dos los 23 can­di­da­tos que hay, el país en­lo­que­ce­ría. No le voy a res­pon­der a nin­gu­na acu­sa­ción, de nin­gún can­di­da­to, en nin­gún sen­ti­do”.

En una en­tre­vis­ta con El Co­lom­biano di­jo que Juan Car­los Pin­zón era “leal a mo­rir”. ¿Qué cam­bió?

“Es una pre­gun­ta que se la tie­ne que ha­cer a él. Por­que de bo­ca mía no va a sa­lir ni una so­la ex­pre­sión ne­ga­ti­va con­tra Juan Car­los Pin­zón”.

Pe­ro ya sa­lió en la ra­dio…

“No. Si us­ted lo mi­ra bien, lo es­cu­cha bien, ¿qué di­je? No me voy a re­fe­rir a Juan Car­los

Pin­zón ni a nin­gún pre­can­di­da­to. Pe­ro sí le quie­ro re­cor­dar que la lu­cha por el po­der, que es la po­lí­ti­ca, sa­ca a re­lu­cir lo peor de la con­di­ción hu­ma­na. Y tam­bién por­que va­mos a oír a to­dos los pre­can­di­da­tos ata­can­do al go­bierno co­mo par­te del jue­go po­lí­ti­co y yo es­ta­ba en ese mo­men­to cu­brién­do­me con esa man­ta de to­dos los pre­can­di­da­tos”.

An­tio­quia: di­fí­cil con­quis­ta ¿Ha ex­pre­sa­do que es­pe­ra­ría más re­co­no­ci­mien­to de An­tio­quia?

“Es cier­to, he he­cho mu­cho por An­tio­quia, ten­go un gran amor por An­tio­quia y sien­to ad­mi­ra­ción por los an­tio­que­ños. La in­ver­sión que es­te go­bierno ha he­cho en An­tio­quia ha si­do la más al­ta en la his­to­ria, tres ve­ces más que el go­bierno an­te­rior, y eso se ha tra­du­ci­do en co­sas tan­gi­bles muy im­por­tan­tes (...)”.

¿En­ton­ces qué pa­sa?

“No sé. Pen­sa­ría que ten­go que ve­nir más a An­tio­quia a mos­trar lo que he­mos he­cho. Real­men­te no en­tien­do y me due­le mu­cho cuan­do veo esa des­fa­vo­ra­bi­li­dad que ten­go en An­tio­quia, me pre­gun­to por qué, tal vez por la po­la­ri­za­ción, tal vez por­que mi con­tra­dic­tor ha si­do el pre­si­den­te Uri­be y pues es de aquí. Pe­ro no le en­cuen­tro la ra­cio­na­li­dad a esa si­tua­ción”.

¿El te­ma de Be­lén de Ba­ji­rá tu­vo un ma­ne­jo ade­cua­do por par­te del mi­nis­te­rio del In­te­rior?

“Hi­ci­mos lo que te­nía­mos que ha­cer y es cum­plir con la Cons­ti­tu­ción. La so­lu­ción que se en­con­tró es la que una de­mo­cra­cia ofre­ce pa­ra ese ti­po de di­fe­ren­cias, que es acu­dir a la ins­tan­cia que de­be de­ci­dir y que, en es­te ca­so, es el Con­se­jo de Es­ta­do. Va­mos a es­pe­rar lo que di­ga el Con­se­jo de Es­ta­do”.

Pe­ro el Igac pu­bli­có ya un ma­pa…

“Lo que hi­zo fue cum­plir con la ley. No to­mó nin­gu­na de­ci­sión di­fe­ren­te a la que la ley le obli­ga­ba”.

¿Co­no­cía el Go­bierno Na­cio­nal las con­ver­sa­cio­nes so­bre un pro­yec­to de so­me­ti­mien­to que se da­ban en­tre el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad, Gus­ta­vo Vi­lle­gas, la Fis­ca­lía y abo­ga­dos de La Ofi­ci­na de En­vi­ga­do?

“No co­no­cía las con­ver­sa­cio­nes de con La Ofi­ci­na de En­vi­ga­do, lo que sí le pue­do de­cir es que tan­to el Al­cal­de co­mo el Go­ber­na­dor me ha­bían in­for­ma­do que La Ofi­ci­na de En­vi­ga­do es­ta­ba lis­ta a ne­go­ciar y les di­je: aquí ne­go­cia­ción no pue­de ha­ber por­que es una ban­da cri­mi­nal, que se tie­ne que so­me­ter a la jus­ti­cia y eso tie­ne que ser con la Fis­ca­lía”. Gus­ta­vo Vi­lle­gas

Pe­ro el pun­to 3.4.13 del Acuer­do de Paz obli­ga a la crea­ción de pro­yec­tos de so­me­ti­mien­to de or­ga­ni­za­cio­nes ile­ga­les. ¿Es­to se va a ha­cer? ¿Ba­jo qué prin­ci­pios?

“La Fis­ca­lía en su buen sa­ber y en­ten­der pue­de so­me­ter a la jus­ti­cia y dar be­ne­fi­cios a una ban­da cri­mi­nal, y eso es lo que se es­tá bus­can­do, que se so­me­tan a la jus­ti­cia. De­pen­de de las con­di­cio­nes del so­me­ti­mien­to, la Fis­ca­lía da o no unos be­ne­fi­cios, pe­ro eso es to­tal­men­te di­fe­ren­te a una ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca, co­mo la que hi­ci­mos con las Farc”.

¿Tie­ne el al­cal­de Gu­tié­rrez el apo­yo que ne­ce­si­ta en el te­ma de in­se­gu­ri­dad en Me­de­llín?

“Lo ha te­ni­do to­tal, y él mis­mo me lo ha ex­pre­sa­do, me ha da­do to­do el agra­de­ci­mien­to por­que Me­de­llín siem­pre ha te­ni­do un gran apo­yo del Go­bierno. Es­ta ciu­dad es pa­ra no­so­tros tam­bién un la­bo­ra­to­rio de po­lí­ti­cas efec­ti­vas pa­ra apli­car en otros lu­ga­res. Por ejem­plo, tra­ji­mos al exal­cal­de de Nue­va York a in­tro­du­cir un sis­te­ma de pun­tos ro­jos que fue la in­no­va­ción, muy efec­ti­vo y que hoy es­ta­mos usan­do en otras par­tes. La res­pues­ta es sí, tie­ne to­do el res­pal­do”

FO­TO ES­TE­BAN VA­NE­GAS

El pre­si­den­te no ocul­ta su de­sen­can­to por los re­sul­ta­dos de fa­vo­ra­bi­li­dad de las en­cues­tas, en An­tio­quia. Re­sal­ta su in­ver­sión his­tó­ri­ca en la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.