“Los si­lle­te­ros tie­nen una par­ce­la ama­ble y que­ri­da en la his­to­ria de An­tio­quia. Hoy su fi­gu­ra, de car­gas flo­ri­das al hom­bro, en­ga­la­na las ca­lles de Me­de­llín. Las cu­bre de or­gu­llo y emo­ción”.

Los si­lle­te­ros tie­nen una par­ce­la ama­ble y que­ri­da en la his­to­ria de An­tio­quia. Hoy su fi­gu­ra, de car­gas flo­ri­das al hom­bro, en­ga­la­na las ca­lles de Me­de­llín. Las cu­bre de or­gu­llo y emo­ción.

El Colombiano - - PORTADA - ES­TE­BAN PARÍS

Si­lle­te­ros, hoy es un día fe­liz en la ciu­dad por­que us­te­des es­tán aquí. Su pre­sen­cia es tes­ti­mo­nio de los va­lo­res más no­bles, be­llos y esen­cia­les de An­tio­quia. Es­te día, cuan­do sien­tan la eu­fo­ria de los pi­ro­pos y los aplau­sos, por fa­vor sien­tan que les en­tran por los po­ros, de esas ma­nos que ama­ne­cie­ron cor­tan­do y en­re­dan­do flo­res, la ale­gría de una so­cie­dad que gra­cias a us­te­des tie­ne en el Des­fi­le de Si­lle­te­ros la opor­tu­ni­dad de ver­se así mis­ma y sen­tir or­gu­llo de su ori­gen.

El des­fi­le en una ex­pre­sión de va­lo­res: la pla­nea­ción, sa­bi­du­ría y dis­ci­pli­na de la siem­bra; la ra­zón de ser ex­pre­sa­da con flo­res en el ar­te des­lum­bran­te de la si­lle­ta; la de­ter­mi­na­ción que con­quis­ta la me­ta y per­mi­te ba­jar, des­de las mon­ta­ñas de Orien­te, el or­gu­llo a las es­pal­das; la for­ta­le­za que car­ga paso a paso el ejem­plo ins­pi­ra­dor de la tra­di­ción; la ale­gría in­con­fun­di­ble que so­lo pro­du­ce la la­bor cum­pli­da a con­cien­cia.

La his­to­ria no ol­vi­da, re­co­no­ce, y po­ne las co­sas en su lu­gar. Es así co­mo aque­llas si­lle­tas que en 1800 eran el me­dio de trans­por­te usa­do por los cam­pe­si­nos de San­ta Ele­na, pa­ra traer gen­te y mer­can­cía des­de sus pue­blos a Me­de­llín, se trans­for­ma­ron el 14 de ma­yo de 1957 en una ex­hi­bi­ción en la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na y una pa­ra­da por la ca­lle Ju­nín. Hoy, 60 años des­pués, el des­fi­le es pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de la na­ción, cuen­ta con 510 si­lle­te­ros que ex­po­nen su ta­len­to en ves­ti­do de ga­la, en sie­te ca­te­go­rías: in­fan­til, ju­nior, tra­di­cio­nal, em­ble­má­ti­ca, mo­nu­men­tal, ar­tís­ti­ca y co­mer­cial (es­ta úl­ti­ma ex­clui­da del con­cur­so).

Un ga­na­dor ab­so­lu­to y cin­co ga­na­do­res en seis de las sie­te ca­te­go­rías ha­brán cum­pli­do con las es­tric­tas con­di­cio­nes que los pro­pios par­ti­ci­pan­tes se han en­car­ga­do de man­te­ner con ri­gor y or­gu­llo por es­tos años.

Des­fi­la­rán car­gan­do en sus bra­zos y ca­be­za una es­truc­tu­ra na­tu­ral que, se­gún la ca­te­go­ría, con­tie­ne su crea­ción ar­tís­ti­ca he­cha de flo­res na­ti­vas, exó­ti­cas y fo­lla­jes na­tu­ra­les que crean una com­po­si­ción úni­ca. Pe­ro na­da de es­to se­ría po­si­ble sin los pio­ne­ros, pri- me­ros en el des­fi­le, si­lle­te­ros ma­yo­res ho­me­na­jea­dos por su obra y su le­ga­do a la so­cie­dad ru­ral y ci­ta­di­na.

EL CO­LOM­BIANO quie­re hoy ex­pre­sar, des­de las le­tras de su edi­to­rial, unas sen­ti­das fe­li­ci­ta­cio­nes y un pro­fun­do agra­de­ci­mien­to a ca­da una de las per­so­nas que du­ran­te es­tos se­sen­ta años han si­do par­te de la crea­ción y con­so­li­da­ción de la tra­di­ción si­lle­te­ra.

De us­te­des hay mu­chas hue­llas en el pai­sa­je de An­tio- quia: en la Pla­ci­ta de Flórez (con ese ape­lli­do que coin­ci­de co­mo un tri­bu­to a su ofi­cio), en los in­ver­na­de­ros de San Cris­tó­bal, en las obras del maes­tro Pe­dro Nel Gó­mez y otros ar­tis­tas, en los kios­kos del cen­tro de la ciu­dad y en las ca­sas al bor­de de ca­rre­te­ra en San­ta Ele­na, que es su me­dio na­tu­ral, y en las ex­cur­sio­nes de lo­ca­les y ex­tran­je­ros pa­ra ir a ver­los mon­tar sus obras. En fin, us­te­des tie­nen una par­ce­la flo­ri­da, ama­ble y vi­si­ta­da en la his­to­ria de es­te de­par­ta­men­to y de su gen­te, to­da.

Es­ta so­cie­dad de­be sa­lir a la ca­lle pa­ra re­co­no­cer hoy el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral que re­pre­sen­tan sus si­lle­te­ros, que se oi­gan los aplau­sos pa­ra las son­ri­sas de los ni­ños y jó­ve­nes he­re­de­ros de la tra­di­ción, cu­yas me­ji­llas se en­ro­je­cen a me­di­da que el sol y el pe­so fa­ti­gan, a las mu­je­res que, de igual a igual con el hom­bre, in­cli­nan el ros­tro pa­ra lle­var la car­ga mien­tras de­jan ver una son­ri­sa fe­me­ni­na que enamo­ra; a los hom­bres que li­be­ran una de sus ma­nos pa­ra, en uno de los ges­tos más pu­ros y res­pe­tuo­sos, qui­tar­se el som­bre­ro y sa­lu­dar al pú­bli­co que los ve­ne­ra.

Des­de es­tas pá­gi­nas ya se ad­vier­ten los lla­ma­dos “vuel­ta, vuel­ta”, por­que el ca­mino del si­lle­te­ro na­ce en San­ta Ele­na, pe­ro se ex­tien­de ili­mi­ta­do en el co­ra­zón de An­tio­quia

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.