Eli­mi­nar el asbesto por pro­vo­car cán­cer, la me­ta

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por RI­CHARD AGUI­RRE FER­NÁN­DEZ COL­PREN­SA

Víc­ti­ma na­rra la his­to­ria de dos fa­mi­lia­res fa­lle­ci­dos. La in­dus­tria pue­de sus­ti­tuir­lo, di­ce un ex­per­to. La se­na­do­ra pro­po­nen­te di­ce que em­plean fal­sos ar­gu­men­tos.

La fa­mi­lia de Ce­ci­lia Ria­ños Sil­va, de Bo­go­tá, vi­ve un dra­ma do­ble por el asbesto. Su es­po­so, Luis Al­fon­so Ma­yor­ga, y su sue­gro, Ra­fael Al­fon­so Ma­yor­ga, fa­lle­cie­ron, con 13 años de di­fe­ren­cia, de un cán­cer pro­vo­ca­do por es­te mi­ne­ral, con el que aún se fa­bri­can te­jas, tu­bos y ma­te­ria­les au­to­mo­tri­ces.

Su tra­ge­dia em­pe­zó ha­ce 47 años, Ra­fael tra­ba­jó en la com­pa­ñía Eter­nit en­tre 1970 y 1980, cuan­do lo des­pi­die­ron. “La en­fer­me­dad le re­sul­tó 20 años des­pués, en el 2000 em­pe­za­ron do­lo­res pul­mo­na­res”, re­cuer­da Ce­ci­lia. Ex­pli­ca que ini­cial­men­te no sa­bían qué le pu­do ha­ber ge­ne­ra­do ese do­lor, pe­ro lue­go de los tra­ta­mien­tos mé­di­cos se en­te­ra­ron que fue por la ex­po­si­ción y el con­tac­to con el asbesto cri­só­li­to, que es el per­mi­ti­do en el país.

“Le rea­li­zan una biop­sia y en­cuen­tran par­tí­cu­las de asbesto en sus pul­mo­nes. Los mé­di­cos di­je­ron que no ha­bía na­da qué ha­cer”, co­men­ta Ce­ci­lia. Diag­nós­ti­co: as­bes­to­sis y me­so­te­lio­ma, ge­ne­ra­dos por el con­tac­to con el mi­ne­ral.

“Car­ga­ba los bul­tos de asbesto y los lle­va­ba a la mez­cla­do­ra”, con­ti­núa Ce­ci­lia. Agre­ga que en esa épo­ca las me­di­das de pro­tec­ción eran mí­ni­mas, por lo que es­ta­ban más ex­pues­tos.

Lo de Luis Al­fon­so es más do­lo­ro­so. Su con­tac­to con el asbesto lo tu­vo en la ca­sa, cuan­do su pa­dre lle­va­ba los ove­ro­les pa­ra la­var­los. Allí los sa­cu­dían y él ju­ga­ba con las par­tí­cu­las del ma­te­rial. “En su inocen­cia, de­cía que es­ta­ba ne­van­do”, ase­gu­ra Ce­ci­lia, quien re­sal­ta que en 2013, cuan­do le des­cu­brie­ron el me­so­te­lio­ma, no se pu­do cu­rar, pe­se a los tra­ta­mien­tos y qui­mio­te­ra­pia. “El 27 de agos­to cum­pli­rá cua­tro años de ha­ber­se ido”. Se cal­cu­la que en Co­lom­bia mue­ren 320 aper­so­nas al año por en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el asbesto, mien­tras que en el mun­do son cer­ca de 107 mil, y 125 mi­llo­nes es­tán ex­pues­tas al mi­ne­ral, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, OMS.

Por oc­ta­va vez

La his­to­ria de Ce­ci­lia re­to­ma vi­gen­cia con la pre­sen­ta­ción de un pro­yec­to de ley que bus­ca, por oc­ta­va vez en 10 años, la prohi­bi­ción y erra­di­ca­ción del asbesto en Co­lom­bia. Es­ta vez se lla­ma ley “Ana paí­ses prohi­bie­ron el asbesto. Ar­gen­ti­na, Chi­le, Uru­gay y Hon­du­ras, en es­te he­mis­fe­rio.

Ce­ci­lia Ni­ño”, en ho­nor a una víc­ti­ma que fa­lle­ció en enero de es­te año y que se ha­bía con­ver­ti­do en una lí­der de es­te ob­je­ti­vo. Lo pre­sen­tó la se­na­do­ra del Par­ti­do Con­ser­va­dor Na­dia Blel Scaff, quien ha ra­di­ca­do es­ta ini­cia­ti­va en otras dos opor­tu­ni­da­des. Am­bas con­fían en que es­ta se­rá la ven­ci­da.

Blel Scaff ase­gu­ra que el pro­yec­to no aten­ta con­tra la in­dus­tria, por­que es­tá en ca­pa­ci­dad de sus­ti­tuir­lo. La con­gre­sis­ta di­ce que es­te año han muer­to sie­te per­so­nas que la

acom­pa­ña­ron en la lu­cha. Fren­te al po­co apo­yo re­ci­bi­do en otros mo­men­tos, ase­gu­ra que los po­lí­ti­cos y, la gen­te en ge­ne­ral, no es­ta­ban al tan­to de los ries­gos. “Sien­to que la in­dus­tria ha te­ni­do mu­chos re­cur­sos y po­der, y que se han va­li­do de fal­sas teo­rías pa­ra evi­tar la prohi­bi­ción”.

La OMS prohi­be el uso de cual­quier ti­po de asbesto, al con­si­de­rar­lo can­ce­rí­geno. La se­na­do­ra pro­po­ne crear una Co­mi­sión pa­ra la sus­ti­tu­ción de es­te ma­te­rial, que se en­car­gue de vi­gi­lar que, en cin­co años, des­pués de que se aprue­be es­ta ley, no si­gan tra­ba­jan­do con el mi­ne­ral.

“In­tere­ses par­ti­cu­la­res”

Juan Pablo Ra­mos, pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de In­ge­nie­ría Ci­vil y Am­bien­tal de la Uni­ver­si­dad de Los An­des, y quien ha in­ves­ti­ga­do el as- bes­to en ta­lle­res me­cá­ni­cos de Bo­go­tá, ex­pli­ca que el pro­duc­to fa­bri­ca­do con el mi­ne­ral lle­ga se­pa­ra­do del so­por­te, por lo que el me­cá­ni­co tie­ne que ma­ni­pu­lar­lo, lo que lo ex­po­ne di­rec­ta­men­te.

Pa­ra Ra­mos, es­te mi­ne­ral se uti­li­za por una de­ci­sión de la in­dus­tria y, se­gun­do, por la so­cie­dad co­lom­bia­na, que lo ha per­mi­ti­do. En ese or­den de ideas, ase­gu­ra que el Go­bierno es el ma­yor res­pon­sa­ble, se­gui­do de los le­gis­la­do­res, que han hun­di­do los pro­yec­tos.

“Hay in­tere­ses par­ti­cu­la­res pa­ra man­te­ner­lo, pe­ro co­mo aca­dé­mi­co, el bie­nes­tar ge­ne­ral de­be pri­mar y se de­be apro­bar la prohi­bi­ción”, re­sal­ta el in­ves­ti­ga­dor Ra­mos.

Sos­tie­ne que en Co­lom­bia, el mer­ca­do del asbesto os­ci­la en­tre 20 mil y 30 mil to­ne­la­das por año. “Asó­me­se a la ven­ta­na de su ca­sa y ve­rá que se em­plea en co­le­gios, edi­fi­cios y has­ta hos­pi­ta­les”.

Ra­mos sos­tie­ne que hay 120 ti­pos de agen­tes can­ce­rí­ge­nos, pe­ro hay dos que si se eli­mi­nan, la so­cie­dad, pue­de fun­cio­nar sin pro­ble­ma: asbesto y hu­mo de ci­ga­rri­llo

FO­TO

Las ra­zo­nes de la se­na­do­ra Blel Scaff y del ex­per­to apun­tan a que en cual­quier mo­men­to la co­mu­ni­dad pue­de en­trar en con­tac­to con el asbesto en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.