EL SIG­NI­FI­CA­DO DE “DES­PA­CI­TO” EN LA EDAD DE TRUMP

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MOI­SES VE­LÁS­QUEZ MANOFF re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

El vier­nes “Des­pa­ci­to,” el éxi­to de los ar­tis­tas por­to­rri­que­ños

Luis Fon­si y Daddy Yan­kee, se con­vir­tió en el vi­deo más vis­to en la his­to­ria en You­Tu­be, con ca­si 3 mil mi­llo­nes de ve­ces. Y lle­gó a ese mo­men­to más rá­pi­da­men­te que cual­quier vi­deo mu­si­cal en la his­to­ria, si com­bi­na la can­ti­dad de ve­ces que la gen­te es­cu­chó la can­ción ori­gi­nal o el vi­deo con una ver­sión ‘re­mix’ que in­clu­ye la par­ti­ci­pa­ción del can­tan­te ca­na- dien­se Jus­tin Bie­ber.

El as­cen­so de “Des­pa­ci­to” es in­creí­ble por va­rias ra­zo­nes: con la ex­cep­ción de la in­tro­duc­ción de Bie­ber, la can­ción es ca­si en es­pa­ñol. (Des­pa­ci­to sig­ni­fi­ca ‘len­ta­men­te’ y de­pen­de de có­mo in­ter­pre­ta la le­tra, la can­ción se tra­ta de lo que qui­sie­ra ha­cer len­ta­men­te a una per­so­na que le gus­ta). La columna ver­te­bral de la can­ción es el re­gue­ton, un es­ti­lo con raí­ces en Ja­mai­ca que se desa­rro­lló en Puer­to Ri­co y por mu­cho tiem­po ha si­do po­pu­lar en Amé­ri­ca La­ti­na, pe­ro so­lo po­cas ve­ces ha lo­gra­do in­tro­du­cir­se en el mun­do de ha­bla in­gle­sa. El vi­deo tie­ne lu­gar en un ba­rrio po­bre de Puer­to Ri­co lla­ma­do La Per­la y cuen­ta con un elen­co mul­ti­ra­cial.

Y tal vez más no­to­rio, la can­ción ha con­se­gui­do fa­ma mun­dial en un mo­men­to en el que el na­ti­vis­mo es­tá sur­gien­do, la an­sie­dad por las fron­te­ras y la in­mi­gra­ción es­tá au­men­tan­do, y la ra­ma eje­cu­ti­va de es­te país pa­re­ce dis­pues­ta a vol­ver­lo más blan­co.

El éxi­to de la can­ción re­sal­ta la pe­ro­gru­lla­da de que el al­ma que nos mue­ve a tan­tos, al son de la cual bai­la­mos, que ani­ma nues­tras vi­das, que de al­gu­na ma­ne­ra nos une co­mo co­mu­ni­dad glo­bal -la mú­si­ca pop- es lo con­tra­rio del na­ti­vis­mo. Es pro­mis­cua. No res­pe­ta fron­te­ras ni se afe­rra a ca­te­go­rías ra­cia­les. To­ma pres­ta­do ca­pri­cho­sa­men­te, mo­ti­van­do la fer­ti­li­za­ción cru­za­da de cul­tu­ras y es­ti­los. Fluye con la ener­gía de la diás­po­ra afri­ca­na.

Por su­pues­to que el éxi­to de la can­ción no sig­ni­fi­ca que el pro­yec­to del pre­si­den­te Trump fra­ca­sa­rá, o que el mal­ge­nia­do na­ti­vis­mo se ha­rá a un la­do pa­ra abrir­le es­pa­cio al fe­liz mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo. Mu­chas per­so­nas tal vez es­ta­rán dis­pues­tas a ver un vi­deo he­cho por ar­tis­tas puer­to­rri­que­ños pe­ro no quie­ren un ve­cino his­pa­noha­blan­te.

Pe­ro el éxi­to de la can­ción sí re­sal­ta una fa­ce­ta de la hu­ma­ni­dad que, por es­tos días, pa­re­ce en­som­bre­ci­do por ten­den­cias más feas. Sa­be­mos que los hu­ma­nos pue­den ser tri­ba­les, que rá­pi­da­men­te nos po­de­mos or­ga­ni­zar en gru­pos ‘in’ y gru­pos ‘out’, que po­de­mos tra­tar a esos gru­pos ‘out’ cruel y has­ta sal­va­je­men­te.

Pe­ro te­ne­mos es­te otro la­do que es cu­rio­so, que no se aver­güen­za por las di­fe­ren­cias sino que más bien en­cuen­tra ins­pi­ra­ción en ellas. Un la­do tras­cen­den­te que se ale­gra por unir par­tes dis­cre­pan­tes, en crea­ción, en jue­go.

To­me la mis­ma can­ción “Des­pa­ci­to”. Co­mien­za con una gui­ta­rra aco­ra­za­da puer­to­rri­que­ña lla­ma­da el cua­tro, que pro­ba­ble­men­te des­cen­dió de un ins­tru­men­to traí­do a Es­pa­ña de Áfri­ca del Nor­te por los mo­ros. El rit­mo de re­gue­ton sa­lió de Ja­mai­ca y, mu­cho an­tes de eso, pro­ba­ble­men­te se ori­gi­nó en Áfri­ca Oc­ci­den­tal. Con el rap,

Daddy Yan­kee em­plea una for­ma de ar­te desa­rro­lla­da por afro­ame­ri­ca­nos ur­ba­nos, in­fun­dién­do­la con la sen­sa­ción úni­ca del es­pa­ñol y la jer­ga puer­to­rri­que­ños. Las le­tras de­li­cio­sa­men­te su­ges­ti­vas de Fon­si per­te­ne­cen sin du­da a una tra­di­ción que se re­mon­ta a los tro­va­do­res de la Es­pa­ña me­die­val y más allá. La can­ción es una fu­sión, un amal­ga­ma.

La in­no­va­ción con fre­cuen­cia in­vo­lu­cra la or­ga­ni­za­ción de pie­zas vie­jas en nue­vas con­fi­gu­ra­cio­nes. Em­pre­sas de tec­no­lo­gía, co­mo Ap­ple y Goo­gle, sa­ben es­to. Por lo tan­to su én­fa­sis en la po­li­ni­za­ción cru­za­da -sus es­pa­cios de tra­ba­jo y pú­bli­cos abier­tos di­se­ña­dos pa­ra fo­men­tar las mez­clas.

Y re­cien­te­men­te es­to tam­bién era co­mo yo ha­bía con­ce­bi­do el pro­yec­to es­ta­dou­ni­den­se. Lue­go vino el Pre­si­den­te Trump y la no­ti­cia de que al­gu- nos to­da­vía veían a Es­ta­dos Uni­dos co­mo una na­ción cris­tia­na fun­da­men­tal­men­te blan­ca con raí­ces eu­ro­peas. ¿Qué sig­ni­fi­ca exac­ta­men­te qué? La ge­né­ti­ca mo­der­na nos di­ce que los eu­ro­peos son ellos mis­mos una mez­cla de di­fe­ren­tes pue­blos, una po­bla­ción de ca­za­do­res-re­co­lec­to­res mez­cla­da con agri­cul­to­res que, ha­ce mi­les de años, emi­gra­ron de lo que aho­ra es Tur­quía (cer­ca de Si­ria), re­ma­ta­do con pas­to­res de lo que hoy es la es­te­pa ru­sa. El cris­tia­nis­mo, el su­pues­to pe­ga­men­to de Eu­ro­pa, fue im­por­ta­do del Le­van­te. Y es­toy es­cri­bien­do es­to en un idio­ma -in­glés- que con­sis­te en fran­cés y la­tín in­jer­ta­do en una ba­se an­glo­sa­jo­na, sal­pi­ca­do de nór­di­co an­ti­guo y un po­co de cel­ta.

Sí, las na­cio­nes exis­ten. Sí, tie­nen fron­te­ras. Sí, sur­gen cul­tu­ras e idio­mas dis­tin­ti­vos. Hay ideas fun­da­men­ta­les que po­dría­mos lla­mar oc­ci­den­ta­les. Pe­ro cuan­do uno mi­ra de cer­ca los lí­mi­tes que de­mar­can es­tas en­ti­da­des su­pues­ta­men­te dis­cre­tas, en­cuen­tra que son bas­tan­te po­ro­sas.

En la ba­ta­lla por los co­ra­zo­nes y las men­tes re­pre­sen­ta­dos por la mú­si­ca pop, por su­pues­to, to­do es­to es evi­den­te. “Des­pa­ci­to” ha ga­na­do el día

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.