SOS­TE­NER LA AMIS­TAD PE­SE A LAS OPINIONES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN JO­SÉ GAR­CÍA PO­SA­DA juan­jogp@une.net.co

Es­ta columna no la di­ri­jo a nin­gún des­ti­na­ta­rio con nom­bre pro­pio. Va pa­ra to­dos los lec­to­res, pien­sen lo que pien­sen, a la de­re­cha o a la iz­quier­da. An­te el te­mor de que nun­ca ha­ya paz en es­te país mien­tras per­sis­tan en su fe­ro­ci­dad los he­re­de­ros del sec­ta­ris­mo bi­par­ti­dis­ta mor­tí­fe­ro, com­par­to el ha­llaz­go en in­ter­net de una obra ti­tu­la­da Có­mo sos­te­ner ami­gos a pe­sar de las opiniones, de la Fun­da­ción pa­ra la Edu­ca­ción Eco­nó­mi­ca.

Uno de los au­to­res de es­te ma­nual es el pe­rio­dis­ta li­ber­ta­rio y anar­co­ca­pi­ta­lis­ta Jeffrey

Tuc­ker, un per­so­na­je muy ori­gi­nal por sus ac­ti­tu­des fren­te a la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía. Com­bi­na el en­sa­yo se­su­do con el tex­to li­te­ra­rio y hu­mo­rís­ti­co. Por ejem­plo, tra­ta de te­mas co­mo la con­ve­nien­cia de to­mar una be­bi­da en las ma­ña­nas, las pau­tas pa­ra ves­tir co­mo un hom­bre y por qué es inú­til la cre­ma de afei­tar.

Pe­ro esa ori­gi­na­li­dad con una sim­pá­ti­ca do­sis de so­ca­rro­ne­ría, no lo des­ca­li­fi­ca. Por el con­tra­rio, ex­pre­sa la ten­den­cia en­tre prag­má­ti­ca y sim­plis­ta que, al me­nos en la cul­tu­ra es­ta­di­nen­se, les ha da­do re­sul­ta­dos a mu­chos au­to­res y lec­to­res de obras que mix­tu­ran ra­zo­na­mien­to fi­lo­só­fi­co y po­lí­ti­co, éti­ca ci­vil, re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les y au­to­su­pera­ción.

Pue­de ser que los bon­da­do­sos con­se­jos de Tuc­ker y com­pa­ñía pa­ra no per­der ami­gos a pe­sar de las di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas y pa­ra ob­ser­var una suer­te de fa­na­tis­mo ci­vi­li­za­do ten­gan al­gu­nas afi­ni­da­des con el aná­li­sis transac­cio­nal o con los exi­to­sos li­bri­tos de Og Man­dino pa­ra ven­der ideas pro­ve­cho­sas y acre­cen­tar las amis­ta­des.

Pe­ro no se­ría sen­sa­to des­con­cep­tuar una in­ten­ción, un plan­tea­mien­to cohe­ren­te y un ideal, co­mo el que pro­po­nen Tuc­ker y los otros au­to­res, en es­ta obra que, ade­más, no por prag­má­ti­ca, uti­li­ta­ria y al­go in­ge­nua co­mo po­dría pa­re­cer, re­pre­sen­ta una es­pe­cie de va­ria­ble a la ame­ri­ca­na de la teo­ría de la ac­ción co­mu­ni­ca­ti­va del pro­fe­sor Ha­ber­mas, o de la éti­ca dis­cur­si­va y dia­lo­gal de pen­sa­do­res co­mo la pro­fe­so­ra es­pa­ño­la Ade­la Cor­ti­na y su éti­ca mí­ni­ma.

No en­cuen­tro opo­si­ción gra­ve en­tre esas dos es­cue­las, la eu­ro­pea y la de Es­ta­dos Uni­dos. La sen­sa­tez y la per­ti­nen­cia fi­lo­só­fi­ca no son pa­tri­mo­nio de los eu­ro­peos. ¿Có­mo des­ca­li­fi­car el prag­ma­tis­mo nor­te­ame­ri­cano de Rorty, por ejem­plo, y, más to­da­vía, có­mo no va­lo­rar la eman­ci­pa­ción de las tre­ce co­lo­nias ame­ri­ca­nas o có­mo po­ner­la por de­ba­jo de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, que in­clu­so fue pos­te­rior a aque­lla?

Tuc­ker ad­vier­te que ni la fa­mi­lia ni los ami­gos pue­den ser me­nos va­lio­sos que unos po­lí­ti­cos que ni si­quie­ra nos co­no­cen y por quie­nes no te­ne­mos de­re­cho a sa­cri­fi­car los ver­da­de­ros in­tere­ses vi­ta­les, que re­si­den en la fa­mi­lia y la amis­tad. Es una lec­ción cla­ra, si se quie­re sen­ci­lla, muy per­ti­nen­te pa­ra una so­cie­dad tan des­pis­ta­da y des­pe­da­za­da por la pug­na­ci­dad y el sec­ta­ris­mo, co­mo la nues­tra

No en­cuen­tro opo­si­ción gra­ve en­tre esas dos es­cue­las, la eu­ro­pea y la de Es­ta­dos Uni­dos. La sen­sa­tez y la per­ti­nen­cia fi­lo­só­fi­ca no son pa­tri­mo­nio de los eu­ro­peos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.