CUAN­DO LUI­SA OR­TE­GA DES­PER­TÓ, YA NO HA­BÍA NA­DA QUÉ HA­CER

El Colombiano - - OPINIÓN -

La fis­cal ge­ne­ral de Ve­ne­zue­la, Lui­sa Or­te­ga, aca­ba de ser de­vo­ra­da por el sis­te­ma au­to­crá­ti­co que ella mis­ma ayu­dó a so­li­di­fi­car.

Cuan­do re­ca­pa­ci­tó y se per­ca­tó de que las le­yes de­be­rían ser pa­ra pro­te­ger a la po­bla­ción y no a un ré­gi­men co­rrup­to, ya su cuen­ta re­gre­si­va era im­pa­ra­ble.

La Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te la des­ti­tu­yó, y su pró­xi­ma eta­pa se­rá la pri­sión.

Aho­ra bien, que ella mis­ma ha­ya si­do ser­vil al cha­vis­mo no res­ta ar­bi­tra­rie­dad a la me­di­da que aho­ra se le apli­ca en el cur­so de las ven­gan­zas que co­mien­za la cons­ti­tu­yen­te.

El mis­mo Go­bierno de­be to­mar no­ta. La cons­ti­tu­yen­te se de­cla­ra­rá so­be­ra­na ( la de 1991 en Co­lom­bia re­vo­có al Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca), y po­drá li­qui­dar cual­quier otro po­der del Es­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.