POS­CON­FLIC­TO Y TAUMATURGIA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por GUI­LLER­MO E. ARIS­MENDY DÍAZ re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Al­can­zar la paz ha si­do un an­he­lo de Co­lom­bia, pe­ro no de to­dos los co­lom­bia­nos.

Pa­ra lo­grar­la, al­gu­nos han in­ten­ta­do la vía de las ar­mas, otros la ora­ción, otros ape­lan a la taumaturgia del cuen­te­ris­mo que en cla­ve de co­lom­bia­na­da se lla­ma ca­rre­ta. Pe­ro sea­mos sin­ce­ros: la fal­ta de in­te­rés real por al­can­zar­la o me­jor, el in­te­rés por las ven­ta­jas de la gue­rra es lo que ha da­do al tras­te con ese pro­pó­si­to en más de un si­glo. Des­de la gue­rra de los Mil Días, el ne­go­cio de la gue­rra no ha de­ja­do acli­ma­tar la paz. Ha­cer la po­lí­ti­ca a pun­ta de ba­la ha da­do ven­ta­ja a mu­chos.

Ca­da vez que un gru­po de ile­ga­les quie­re ac­ce­der a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, can­ta Co­lom­bia que lle­gó la paz. Así ha si­do ha­ce más de un si­glo. Lo mis­mo se di­jo cuan­do se pac­tó la paz con las gue­rri­llas li­be­ra­les, cuan­do el M-19 se des­mo­vi­li­zó, igual se di­jo del EPL, el Quin­tín La­me, el PRT… y has­ta con los pa­ra­mi­li­ta­res. Con las Farc tam­bién se es­tá anun­cian­do la lle­ga­da de la paz. Pe­ro Co­lom­bia sa­be po­co de sus gue­rras y más po­co aún de la paz. Tal vez por eso no sa­le de la gue­rra y por eso nun­ca al­can­za a ple­ni­tud su paz. Son tan­tos los in­ten­tos por po­ner fin a sus con­flic­tos ar­ma­dos que ca­si son in­con­ta­bles las oca­sio­nes en que a ca­da es­pe­ran­za la si­gue una de­cep­ción.

La ins­ti­tu­cio­na­li­dad nun­ca ha es­ta­do a la al­tu­ra de las exi­gen­cias de un co­nf­lic­to y me­nos a la al­tu­ra de una si­tua­ción de pos­con­flic­to, de­bi­do al des­dén pa­ra aten­der las cau­sas es­truc­tu­ra­les de ca­da con­fron­ta­ción. En Co­lom­bia to­das las gue­rras ter­mi­nan con acuer­dos de paz que sir­ven co­mo chis­pa pa­ra en­cen­der la gue­rri­ta si­guien­te. En esas lle­va­mos al­go más de cien años. Los pac­tos de Sit­ges y Be­ni­dorm, y to­dos los de­más que le su­ce­die­ron, de­jan en­se­ñan­zas que la his­to­ria no ha que­ri­do re­co­ger y, so­lo has­ta hoy, lo­gra asi­mi­lar.

Los acuer­dos de paz con gru­pos ar­ma­dos, in­ve­te­ra­da­men­te ase­gu­ra­ban im­pu­ni­dad a los ac­to­res y au­xi­lia­do­res, y des­co­no­ci­mien­to a los de­re­chos de las víc­ti­mas. Per­dón y ol­vi­do. Co­mo quien di­ce, a la paz se lle­ga­ba sin jus­ti­cia, sin ver­dad, sin re­pa­ra- ción, sin ga­ran­tía de no re­pe­ti­ción. Así pa­só con la gue­rra de los Mil Días, y así se hi­zo con el M-19, el EPL, el Quin­tín La­me, el PRT y la Co­rrien­te de Re­no­va­ción So­cia­lis­ta.

Pe­ro pa­ra el bien de Co­lom­bia, los Acuer­dos de La Ha­ba­na son otra co­sa, pues, aun­que men­gua­das, in­clu­ye­ron jus­ti­cia (san­cio­nes) y, en to­do ca­so, ver­dad, me­mo­ria, re­pa­ra­ción, y, so­bre to­do, ga­ran­tías de no re­pe­ti­ción.

Las víc­ti­mas no se­rán mal­tra­ta­das. Ya no se­rán des­aten­di­das ni aban­do­na­das a su suer­te. El cen­tro de es­tos acuer­dos son las víc­ti­mas y eso ex­pli­ca por qué quie­nes tie­nen la ca­li­dad de ta­les, son los ada­li­des por su im­ple­men­ta­ción. Na­die ama tan­to la paz co­mo aquel que ha su­fri­do la gue­rra

En Co­lom­bia to­das las gue­rras ter­mi­nan con acuer­dos de paz que sir­ven co­mo chis­pa pa­ra en­cen­der la gue­rri­ta si­guien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.