SI­LEN­CIOS DEL PA­SA­DO, SI­LEN­CIOS DE HOY

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MI­CHAEL REED H. mreed­hur­ta­do@gmail.com

El re­la­to del pa­sa­do co­lom­biano es­tá lleno de si­len­cios. Es­tos pa­san inad­ver­ti­dos. En me­dio del re­gis­tro del tu­mul­to y la gri­te­ría, esos si­len­cios son di­fí­ci­les de de­tec­tar. No so­lo pro­vie­nen del mu­tis­mo de quie­nes no tie­nen al­go pa­ra de­cir, sino que abar­can la inex­pre­sión de los mar­gi­na­dos. Los si­len­cios son pro­duc­to del ejer­ci­cio de po­der: son mor­da­za y cen­su­ra.

Aho­ra que bus­ca­mos ha­cer me­mo­ria, dar a co­no­cer la his­to­ria, y es­cla­re­cer la ver­dad, se­rá tan im­por­tan­te exa­mi­nar lo re­gis­tra­do y lo con­ta­do, co­mo re­ve­lar los en­ma­ra­ña­dos si­len­cios que co­bi­jan nues­tra his­to­ria.

En una pro­vo­ca­do­ra obra que cues­tio­na la la­bor de ha­cer his­to­ria, Mi­chel-Rolph

Troui­llot, un in­te­lec­tual hai­tiano, in­da­ga so­bre la ma­ne­ra có­mo el po­der se ma­ni­fies­ta en la pro­duc­ción his­tó­ri­ca ( Si­len­cing the Past, 1995).

Su re­fle­xión ofre­ce pa­la­bras ur­gen­tes pa­ra el pro­ce­so de con­fron­ta­ción del pa­sa­do que la so­cie­dad co­lom­bia­na asu­mi­rá en el mar­co de los me­ca­nis­mos del Sis­te­ma in­te­gral de ver­dad, jus­ti­cia, re­pa­ra­ción y no re­pe­ti­ción.

Su­gie­re Troui­llot que los si­len­cios se in­tro­du­cen en la pro­duc­ción his­tó­ri­ca en dis­tin­tos mo­men­tos: pri­me­ro, en el mo­men­to de la crea­ción de los he­chos o los da­tos his­tó­ri­cos ( me­dian­te el re­co­no­ci­mien­to de fuen­tes); se­gun­do, en el mo­men­to del aco­pio de los he­chos ( en el pro­ce­so ar­chi­vís­ti­co); ter­ce­ro, en el mo­men­to de la re­cu­pe­ra­ción de los he­chos ( du­ran­te la crea­ción de las na­rra­ti­vas); y cuar­to, en el mo­men­to de otor­gar sen­ti­do re­tros­pec­ti­vo a los he­chos (cuan­do se ha­ce his­to­ria).

El pro­ce­so de ha­cer his­to­ria es flui­do y los cua­tro mo­men­tos no son li­nea­les ni es­tán de­li­mi­ta­dos de ma­ne­ra cla­ra en la vi­da so­cial. Su ais­la­mien­to ana­lí­ti­co fa­ci­li­ta la com­pren­sión de có­mo se in­tro­du­cen los si­len­cios y de cuál es su na­tu­ra­le­za.

La de­li­mi­ta­ción de las fa­ses per­mi­te iden­ti­fi­car que el po­der pa­ra de­fi­nir la his­to­ria se ma­ni­fies­ta en dis­tin­tos mo­men­tos.

No to­dos los si­len­cios son igua­les; com­pren­der las con­di­cio­nes de su exis­ten­cia y de su im­po­si­ción es esen­cial pa­ra abor­dar y en­men­dar los si­len­cios. “To­da na­rra­ti­va his­tó­ri­ca es­tá com­pues­ta por una co­lec­ción de si­len­cios, es el re­sul­ta­do de un pro­ce­so úni­co, y la ope­ra­ción re­que­ri­da pa­ra des­cons­truir esos si­len­cios va­ría de acuer­do a su esen­cia”.

La tra­duc­ción de es­tos bre­ves men­sa­jes es mía; la genialidad es del es­cri­tor hai­tiano. La ad­ver­ten­cia es que mien­tras al­gu­nos es­tán ocu­pa­dos de­ba­tien­do so­bre la his­to­ria, hay otros que la to­man en sus ma­nos, sin preo­cu­pa­ción por los si­len­cios.

La pro­duc­ción de na­rra­ti­vas pa­ra con­fron­tar el pa­sa­do de atro­ci­da­des en Co­lom­bia de­be ini­ciar con la re­cu­pe­ra­ción de los he­chos y las fuen­tes que se ex­clu­ye­ron (o que han si­do ig­no­ra­dos).

De ma­ne­ra es­ca­lo­frian­te, he­chos atro­ces han si­do si­len­cia­dos. Son he­chos que han de­ja­do su mar­ca in­de­le­ble en fa­mi­lias y co­lec­ti­vos so­cia­les, pe­ro que la so­cie­dad (am­plia­da) ig­no­ra o nie­ga. Son he­chos que han de­ja­do he­ri­das y ci­ca­tri­ces des­co­no­ci­das por los círcu­los que ejer­cen po­der. Son si­len­cios to­da­vía con­te­ni­dos, que lu­chan por ser des­cu­bier­tos.

Ad­vier­te Troui­llot que el le­ga­do de los ho­rro­res del pa­sa­do es so­lo po­si­ble si hay re­no­va­ción de las di­ná­mi­cas de po­der y de las prác­ti­cas de do­mi­na­ción. Si en el mo­men­to ac­tual no pro­cu­ra­mos la al­te­ra­ción de esas di­ná­mi­cas, los si­len­cios per­du­ra­rán. Y eso no es his­to­ria; es ma­ni­fes­ta­ción cru­da y ac­tual de po­der que tie­ne in­tere­ses en man­te­ner los si­len­cios y que evi­den­cia que “el pre­sen­te no es na­da más cla­ro que el pa­sa­do”

La pro­duc­ción de na­rra­ti­vas pa­ra con­fron­tar el pa­sa­do de atro­ci­da­des en Co­lom­bia, de­be ini­ciar con la re­cu­pe­ra­ción de los he­chos y las fuen­tes que se ex­clu­ye­ron (o que han si­do ig­no­ra­dos). De ma­ne­ra es­ca­lo­frian­te, he­chos atro­ces han si­do si­len­cia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.