Da­vid Tur­bay pro­po­ne al­za del mí­ni­mo no me­nor a 50 %

El ex­con­tra­lor quie­re ser una ter­ce­ra vía y en­fo­ca su plan en lo eco­nó­mi­co.

El Colombiano - - PORTADA - Por JU­LIÁN AMOROCHO BE­CE­RRA JUAN AN­TO­NIO SÁN­CHEZ

El ex­con­tra­lor Da­vid Tur­bay Tur­bay, un ve­te­rano en la po­lí­ti­ca, cree que su pro­pues­ta di­ri­gi­da ha­cia los jó­ve­nes lo po­drá lle­var a la Ca­sa de Na­ri­ño co­mo can­di­da­to de Op­ción Ciu­da­da­na.

Tras ha­ber si­do con­de­na­do por re­ci­bir 49 mi­llo­nes de pe­sos del Car­tel de Ca­li, en el mar­co del pro­ce­so 8.000, pa­gó su pe­na, y dos dé­ca­das des­pués, se lan­za a la pre­si­den­cia con­si­de­ran­do que las co­sas hoy van cues­ta aba­jo en un país don­de el pre­si­den­te ha­bría re­ci­bi­do un mi­llón de dó­la­res de Ode­brecht.

En diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO, es­te po­lí­ti­co de cor­ba­tín, que a pe­sar del pa­re­ci­do no tie­ne re­la­ción al­gu­na con el ex­pre­si­den­te Ju­lio Cé­sar Tur­bay, ex­pli­có có­mo se­ría su go­bierno.

Us­ted que fue con­tra­lor, ¿qué pro­po­ne pa­ra so­lu­cio­nar la cri­sis eco­nó­mi­ca?

“Pa­ra mí, la paz co­mien­za don­de ter­mi­na el ham­bre. Por eso,el en­fo­que de mi cam­pa­ña se­rá pro­du­cir más em­pleo, con­fian­za in­ver­sio­nis­ta, traer ca­pi­tal pa­ra el em­pren­di­mien­to y vin­cu­lar a la ju­ven­tud en los pro­ce­sos de­mo­crá­ti­cos. En mi go­bierno el sa­la­rio mí­ni­mo se in­cre­men­ta­rá no me­nos de un 50%. Cuan­do lo pro­pu­se, me lla­ma­ron po­pu­lis­ta, pe­ro no se tra­ta de eso, sino de que el ca­pi­ta­lis­mo fra­ca­só y me apo­yo en la ex­pe­rien­cia de paí­ses co­mo Por­tu­gal, que ha re­ci­bi­do aplau­sos del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal”.

¿Tal in­cre­men­to no aca­ba­ría de re­ven­tar el bol­si­llo del Es­ta­do?

“Si el tra­ba­ja­dor tie­ne más di­ne­ro, com­pra más y, por en­de, de­be ha­ber más pro­duc­tos pa­ra que com­pre. En­ton­ces ha­brá que pro­du­cir más y eso obli­ga­rá a in­tro­du­cir más tra­ba­jo. Así es co­mo se in­cre­men­ta la ba­se tri­bu­ta­ria. No quie­ro tam­po­co re­ven­tar a los em­pre­sa­rios, es­to tie­ne que ir em­pa­re­ja­do con nor­mas co­mo la re­vi­sión de la es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria co­lom­bia­na. Hay que em­pa­re­jar las car­gas pa­ra que la mu­la pue­da tre­par la mon­ta­ña. No es se­rio un país en el que ca­da tres años hay una re­for­ma tri­bu­ta­ria”.

¿Có­mo evi­tar que esos cam­bios no nos quie­bren em­pe­zan­do?

“Hay que equi­li­brar las car­gas. En 2018 el sec­tor fi­nan­cie­ro no pa­ga­rá im­pues­to por pa­tri­mo­nio y son 1.400 bi­llo­nes de pe­sos lo que va­len los ac­ti­vos de ese sec­tor. En­ton­ces, son 6,7 bi­llo­nes de pe­sos que no se van a re­ci­bir. Hay que re­vi­sar la es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria y te­ner la vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción y la eva­sión fis­cal. Por­que si aquí la gen­te no pa­ga im­pues­tos, es por­que no ve que las obras se ha­gan. 32 bi­llo­nes de pe­sos se lle­va la eva­sión del Es­ta­do”.

¿Có­mo ha­cer pa­ra re­du­cir la co­rrup­ción que es otro de­san­gre del era­rio pú­bli­co?

“El pro­ble­ma es es­truc­tu­ral. Hay que apun­tar­le a la crea­ción de un nue­vo hom­bre co­lom­biano, en va­lo­res y prin­ci­pios. La par­ti­ci­pa­ción pa­ra la de­nun­cia tam­bién se­rá im­por­tan­te y ha­brá que ha­cer pú­bli­cos to­dos los pro­ce­sos de con­tra­ta­ción. Hoy el país vi­ve en gran de­s­es­pe­ran­za. Los es­cán­da­los co­mo los de Ode­brecht y Re­fi­car han ba­ra­ja­do de nue­vo el aje­drez po­lí­ti­co y la gen­te quie­re par­ti­ci­par y ver las co­sas de for­ma dis­tin­ta. Aho­ra re­sul­tó que los bue­nos son más ma­los que los ma­los y al­gu­nos sec­to­res les gus­ta tan­to ha­blar de la mo­ral, que la tie­nen do­ble”.

¿En­ton­ces, se iden­ti­fi­ca con al­gún ac­tor po­lí­ti­co de hoy?

“Yo quie­ro ha­cer un go­bierno dis­tin­to. Vivimos en un en­fren­ta­mien­to de odios y quie­ro lle­var una ban­de­ra de re­con­ci­lia­ción. Tan­to Uri­be co­mo San­tos, y to­dos los de­más, tie­nen co­sas bue­nas y co­sas pé­si­mas. Hay que con­tra­rres­tar el in­cre­men­to del pe­si­mis­mo que se lle­vó a Co­lom­bia”

¿Y qué ha­rá con las Farc, que se vuel­ven otro ac­tor po­lí­ti­co?

“Com­ba­tir­los y de­rro­tar­los elec­to­ral­men­te, co­mo co­rres­pon­de a to­do de­mó­cra­ta que ten­ga un pro­gra­ma dis­tin­to al de ellos”.

¿En­ton­ces no quie­re “ha­cer tri­zas” el Acuer­do?

“No, la paz tie­ne que hon­rar­se en mu­chos as­pec­tos, pe­ro ha­bría que re­vi­sar al­gu­nas co­sas. La ne­go­cia­ción tal vez no fue tan afor­tu­na­da co­mo nos con­ta­ron y los cos­tos del pro­ce­so ha­cen que lo re­cur­sos es­tén to­dos ca­na­li­za­dos ha­cia ellos. Yo soy po­nen­te de la ley de in­dul­to del M19 y no me arre­pien­to. Eran épo­cas dis­tin­tas y no se con­ta­ba con cri­te­rio de re­pa­ra­ción, pe­ro los pre­fie­ro com­pi­tien­do con­mi­go por las al­tas dig­ni­da­des que sa­cri­fi­can­do la in­fra­es­truc­tu­ra na­cio­nal o

ma­tan­do ma­gis­tra­dos en to­mas do­lo­ro­sas”.

¿Có­mo va a arre­glar los pro­ble­mas con la sa­lud?

“Las EPS re­sul­ta­ron ser los in­ter­me­dia­ros, más in­tere­sa­dos en la his­to­ria fi­nan­cie­ra que en la clí­ni­ca de los co­lom­bia­nos. Preo­cu­pan tam­bién tan­tos mé­di­cos ter­ce­ri­za­dos, que son de la mis­ma ma­ne­ra pa­cien­tes en es­te pro­ble­ma na­cio­nal. Yo voy a ha­cer un

sis­te­ma dual, re­vi­vir un ins­ti­tu­to que fun­cio­ne co­mo lo ha­cía el Se­gu­ro So­cial, pe­ro ocu­pa­do na­da más de la sa­lud. De la mano con Aso­cia­cio­nes Pú­bli­co Pri­va­das, APP, se va a di­ri­gir ese ins­ti­tu­to, pa­ra que sir­va de com­pe­ten­cia a la ofer­ta de las EPS. Se tra­ta de un sis­te­ma pa­ra­le­lo, con una ins­ti­tu­ción ofi­cial que com­pi­ta con las pri­va­das, por­que los pri­va­dos ha­cen lo que les da la ga­na”.

¿Có­mo tra­ta­ría las re­la­cio­nes con Ve­ne­zue­la?

“Creo que Co­lom­bia tie­ne que ser leal a su po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal, con to­do el res­pe­to por la li­bre au­to­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos. Eso no sig­ni­fi­ca que, a tí­tu­lo per­so­nal, no me opon­ga a to­do ti­po de opre­sión. Pe­ro, en úl­ti­mas, a Co­lom­bia no le sir­ve cor­tar las re­la­cio­nes ni fo­men­tar una in­va­sión, sino el en­ten­di­mien­to. Ha­cia allá hay que apun­tar el es­fuer­zo di­plo­má­ti­co. Hay que lle­gar a acuer­dos. En es­tos te­mas, pre­fie­ro la ho­nes­ti­dad so­bre opi­nio­nes que son sim­ples po­pu­lis­mos, así me cues­te al­gu­nos vo­tos”.

¿Có­mo ca­na­li­zar el vo­to jo­ven y el abs­ten­cio­nis­ta?

“El 85 % de los jó­ve­nes no par­ti­ci­pan de la po­lí­ti­ca y el 94 % odia a los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les. He pro­pues­to una po­lí­ti­ca es­pe­cial pa­ra esa po­bla­ción. A los jó­ve­nes los en­tu­sias­ma­ron con la ley de pri­mer em­pleo, pe­ro ter­mi­nó en na­da por­que no hay nor­mas que obli­guen a in­cor­po­rar al pro­fe­sio­nal jo­ven al to­rren­te la­bo­ral. Por eso es que es­ta­mos vi­vien­do un éxo­do a cual­quier otro país, por­que les pa­gan me­jor y pue­den res­pon­der­le a cré­di­tos por su edu­ca­ción co­mo el Ice­tex”.

¿Qué opor­tu­ni­da­des reales cree de po­der ga­nar?

“Creo te­ner el aval de Op­ción Ciu­da­da­na y quie­ro des­per­tar el sen­ti­mien­to de mi re­gión, que es el Ca­ri­be. Lle­va­mos 130 años es­pe­ran­do la opor­tu­ni­dad de re­gir los des­ti­nos de la pa­tria y creo que eso me va a dar mu­chos apo­yos. Mi úni­co com­pro­mi­so es con Dios y con na­die más. He te­ni­do tiem­po pa­ra mi­rar los pro­ble­mas del país y creo que lo que yo ofrez­co es un pa­no­ra­ma me­nos som­brío”

“Con los es­cán­da­los, nos da­mos cuen­ta que los bue­nos no sa­lie­ron tan bue­nos y que a al­gu­nos sec­to­res les gus­ta tan­to la mo­ral, que la tie­nen do­ble”.

FOTO

Da­vid Tur­bay di­ce que el pa­no­ra­ma es­tá más di­fí­cil que en 1994, cuan­do se lan­zó por pri­me­ra vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.