Se per­mi­ti­ría el cam­bio de par­ti­do

De ma­ne­ra so­te­rra­da va­rios con­gre­sis­tas, es­pe­cial­men­te de La U, es­tán es­pe­ran­do el trans­fu­guis­mo.

El Colombiano - - PORTADA - Por ÓS­CAR AN­DRÉS SÁN­CHEZ Á.

Es­te mes lle­ga­rá al Con­gre­so co­lom­biano un pro­yec­to de ac­to le­gis­la­ti­vo que da vía li­bre al trans­fu­guis­mo. Co­noz­ca quié­nes se­rían los afec­ta­dos y los ga­na­do­res.

So­bre­vi­vir y se­guir vi­gen­te en la es­ce­na po­lí­ti­ca. No hay otra ra­zón pa­ra que hoy, a cua­tro me­ses del cie­rre de ins­crip­cio­nes de can­di­da­tos al Con­gre­so, al­gu­nos se­na­do­res y re­pre­sen­tan­tes ten­gan la fe pues­ta en el úni­co sal­va­vi­das que les que­da: cam­biar­se de par­ti­do.

Y pe­se a que el pro­pio pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos y su ministro del In­te­rior, Guillermo

Ri­ve­ra, han sa­li­do al pa­so y se de­cla­ra­ron en opo­si­ción a cual­quier ini­cia­ti­va que ten­ga que ver, pre­ci­sa­men­te, con el pro­yec­to de ac­to le­gis­la­ti­vo que mo­di­fi­ca­ría el ar­tícu­lo 107 de la Cons­ti­tu­ción y da­ría pa­so a la des­ban­da­da, ya es­tá co­ci­na­do.

En el tec­ni­cis­mo po­lí­ti­co a es­ta prác­ti­ca de cam­biar­se de un par­ti­do a otro se le co­no­ce co­mo trans­fu­guis­mo. De­trás de ese pro­yec­to es­tá la se­na­do­ra San­dra Vi­lla­die­go, del Par­ti­do de La U, quien ya tie­ne lis­to el bo­rra­dor, aun­que mu­chos de sus co­le­gas di­cen que ese do­cu­men­to no exis­te.

¿Qué con­tie­ne?

EL CO­LOM­BIANO co­no­ció la pro­pues­ta, que so­lo tie­ne dos ar­tícu­los y un pa­rá­gra­fo tran­si­to­rio. En esen­cia, bus­ca au­to­ri­zar, por una so­la vez, que los miem­bros de cuer­pos co­le­gia­dos de elec­ción po­pu­lar, o a quie­nes re­nun­cia­ron a su cu­rul an­tes de la en­tra­da en vi­gen­cia de esa nor­ma, se pue­dan ins­cri­bir por un par­ti­do dis­tin­to al que los ava­ló. De es­ta ma­ne­ra, no ten­drían que re­nun­ciar a las cu­ru­les que os­ten­tan y tam­po­co in­cu­rri­rían do­ble militancia, prohi­bi­da en el ar­tícu­lo dos de la ley 14575 de 2011 (es­ta­tu­to de par­ti­dos), que se san­cio­na con can­ce­la­ción de ins­crip­ción o pér­di­da de in­ves­ti­du­ra. Pa­ra el cam­bio de ca­mi­se­ta, es­ta nor­ma es­ta­ble­ce que se de­be re­nun­ciar a la cu­rul 12 me­ses an­tes del pri­mer día de ins­crip­cio­nes.

Pe­ro es­te pro­yec­to no so­lo be­ne­fi­cia­ría a los pa­dres de la Pa­tria. Tal y co­mo ocu­rrió en 2009, en la re­for­ma po­lí­ti­ca, cuan­do se per­mi­tió el trans­fu­guis­mo por una so­la vez, tam­bién po­drán ha­cer uso de es­ta car­ta los can­di­da­tos del or­den de­par­ta­men­tal, dis­tri­tal, mu­ni­ci­pal y lo­cal; dos me­ses an­tes del ini­cio del pe­rio­do de ins­crip­ción de can­di­da­tu­ras.

Esa fue la úl­ti­ma vez que hu­bo mu­ta­ción ma­si­va. El más be­ne­fi­cia­do en ese mo­men­to fue La U, que ba­jo el au­ra del en­ton­ces pre­si­den­te Álvaro Uri

be, fue el que más tráns­fu­gas re­ci­bió (20), se­gui­do del Par­ti­do Con­ser­va­dor (11). La ma­yo­ría eran so­bre­vi­vien­tes de cua­tro par­ti­dos que en 2006 ob­tu­vie­ron per­so­ne­ría, gra­cias a la re­for­ma po­lí­ti­ca de 2003 y que des­apa­re­cie­ron: Co­lom­bia Vi­va, Co­lom­bia De­mo­crá­ti­ca y Alas Equi­po Co­lom­bia.

Si es­te nue­vo pro­yec­to de ac­to le­gis­la­ti­vo sa­le ade­lan­te, en una dis­cu­sión ma­ra­tó­ni­ca, por­que el tiem­po jue­ga en

con­tra, se­gún va­rios po­li­tó­lo­gos con­sul­ta­dos, la tor­ta se vol­tea­ría: aho­ra el más afec­ta­do se­ría La U y los más be­ne­fi­cia­dos Cam­bio Ra­di­cal y el Cen­tro De­mo­crá­ti­co.

¿Por qué se quie­ren ir?

La U na­ció en 2005, ba­jo el li­de­raz­go de San­tos, co­mo pun­ta de lan­za de la re­elec­ción de Uri­be. En 2010 ava­ló al un­gi­do y, tras la rup­tu­ra en­tre el ex­pre­si­den­te y el pre­si­den­te, se que­dó con el in­qui­lino de Pa­la­cio. En 2014 vol­vió a ob­te­ner el tro­feo ma­yor.

Aho­ra Uri­be tie­ne su pro­pio par­ti­do, San­tos va de sa­li­da con su ima­gen des­fa­vo­ra­ble y La U se que­dó sin una op­ción de pe­so pa­ra con­ser­var el po­der. A es­to se su­ma que con me­nos re­pre­sen­ta­ción en el ga­bi­ne­te, al­gu­nos de sus miem­bros di­cen, en voz ba­ja, que los días del par­ti­do es­tán con­ta­dos y que por eso bus­can emi­grar. Si por tiem­pos o fal­ta de coa­li­ción no pa­sa, va­rios no as­pi­ra­rán a ser re­ele­gi­dos por La U, sino que pon- drán can­di­da­to en la co­lec­ti­vi­dad de sus nue­vos afec­tos.

“Exis­te mo­les­tia por­que nos qui­ta­ron el Mi­nT­rans­por­te, y por­que es po­si­ble que, una vez sal­ga Au­re­lio Ira­go­rri, el con­ser­va­tis­mo re­cu­pe­re el Mi­nA­gri­cul­tu­ra. El pre­si­den­te San­tos es­tá re­for­zan­do al Par­ti­do Li­be­ral y no quie­re de­jar ir a Cam­bio Ra­di­cal”, ex­pre­só un se­na­dor de La U, que pi­dió no ser ci­ta­do.

Se­gún la se­na­do­ra Vi­lla­die­go, au­to­ra de la ini­cia­ti­va, hay una nue­va reali­dad po­lí­ti­ca que vi­ve el país con la en­tre­ga de ar­mas de las Farc y su par­ti­ci­pa­ción en la con­tien­da de­mo­crá­ti­ca. “De­be­mos per­mi­tir que se reaco­mo­den las fuer­zas de los di­fe­ren­tes par­ti­dos con es­pa­cios en el Con­gre­so”. El re­pre­sen­tan­te Al­fre­do De

luque, de La U, afir­mó que siem­pre hay con­gre­sis­tas que quie­ren cam­biar­se de par­ti­do por mil ra­zo­nes, en­tre ellas por que pue­den con­si­de­rar que su re­elec­ción en más fá­cil en otra co­lec­ti­vi­dad y que eso no es al­go ajeno a la po­lí­ti­ca.

Tam­bién le ba­jó el tono a las vo­ces que no le de­pa­ran un pa­no­ra­ma ha­la­güe­ño a la co­lec­ti­vi­dad pa­ra 2018: “Así co­mo hay con­gre­sis­tas que se quie­ren ir pa­ra otros par­ti­dos, ha­brá otros que se quie­ren pa­sar tam­bién pa­ra La U.”

Agre­gó que no co­no­ce el pro­yec­to, que no ha ha­bla­do con nin­gún con­gre­sis­ta al res­pec­to. “Lo que sé es que el pre­sien­te San­tos aho­ra sí es­tá preo­cu­pa­do por el par­ti­do y va a to­mar las rien­das”.

Se­gún el re­pre­sen­tan­te y co­di­rec­tor de La U, Ber­ner Zam

brano, en las reunio­nes que han te­ni­do, ni un so­lo con­gre­sis­ta ha ma­ni­fes­ta­do de­seo de ir­se a otro par­ti­do. “De Cá­ma­ra le pue­do ga­ran­ti­zar no hay uno so­lo que se quie­ra ir. Del Se­na­do no sé qué pre­ten­da uno que otro”.

La si­tua­ción en An­tio­quia dis­ta de ese op­ti­mis­mo. De dos re­pre­sen­tan­tes, uno, León

Da­río Ra­mí­rez, no va a as­pi­rar “pa­ra per­mi­tir el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal” y el se­gun­do, Juan

Fe­li­pe Le­mos, tam­po­co lo ha­rá. Su equi­po es­tá mi­gran­do ha­cia el Cen­tro De­mo­crá­ti­co. Al tiem­po, los dos ex­dipu­tados que fue­ron can­di­da­tos a la Cá­ma­ra por ese par­ti­do en el 2014, Alex Fló­rez y Guillermo

Pa­la­cio, aho­ra es­tán as­pi­ran­do por Cam­bio Ra­di­cal.

¿Al­can­za­ría el tiem­po?

En vis­ta de que un ac­to le­gis­la­ti­vo es una nor­ma que mo­di­fi­ca o de­ro­ga tex­tos cons­ti­tu­cio­na­les, el pro­ce­di­mien­to pa­ra su apro­ba­ción es más exi­gen­te que pa­ra ex­pe­dir le­yes. De­be te­ner uni­dad de ma­te­ria; ser vo­ta­do en ocho de­ba­tes, en un so­lo pe­rio­do; no se pue­den desa­rro­llar en se­sio­nes con­jun­tas y tam­po­co se le pue­de dar trá­mi­te de ur­gen­cia. To­do es­to ten­dría que ocu­rrir es­te año.

An­te es­te pa­no­ra­ma el se­na­dor Mau­ri­cio Liz­cano de La U, di­jo que tam­po­co lo co­no­ce y que no le ve via­bi­li­dad por los tiem­pos que es­to to­ma­ría pa­ra apro­bar­se”.

Pa­ra An­gé­li­ca Ber­nal, do­cen­te de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la U. Ta­deo, es muy po­si­ble que aprue­ben la re­for­ma, por­que les con­vie­ne a quie­nes quie­ren cam­biar­se de par­ti­do “y en eso hay cier­to con­sen­so”.

Cris­tian Ro­jas, do­cen­te de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la U. de La Sa­ba­na, no le ve fu­tu­ro, por-

que el res­to del ofi­cia­lis­mo y el Go­bierno mis­mo que­rrán ama­rrar a sus con­gre­sis­tas, quie­nes pon­drán bue­na par­te de la ma­qui­na­ria con la que es­pe­ran pe­lear las pró­xi­mas elec­cio­nes de 2018.

¿Es con­ve­nien­te la idea?

La pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial

Clara Ló­pez pre­ci­só que siem­pre que es­tá pró­xi­mo un pe­rio­do elec­to­ral, la gen­te quie­re cam­biar las re­glas y eso es in­con­ve­nien­te. Agre­gó que se ha ido de­ma­sia­do le­jos en man­te­ner a la gen­te ama­rra­da a los par­ti­dos, cuan­do tie­nen deseos de ha­cer vida en otra par­te, es­pe­cial­men­te quie­nes sien­ten que los par­ti­dos se con­vier­ten en pro­pie­dad pri­va­da de unos po­cos. “Una nor­ma de esas no se pue­de apli­car pa­ra la si­guien­te elec­ción”.

El re­pre­sen­tan­te Ra­mí­rez sos­tu­vo que lo que de­ben ha­cer los di­ri­gen­te se La U es lu­char por con­so­li­dar­lo y de­jar co­mo le­ga­do a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes una au­tén­ti­ca de­mo­cra­cia. “La apro­ba­ción a es­te ti­po de ini­cia­ti­vas de­bi­li­ta la de­mo­cra­cia. Es­te no es el mo-

men­to, má­xi­me cuan­do te­ne­mos cosas más ur­gen­tes e im­por­tan­tes que re­sol­ver”.

An­drés Mo­lano, ma­gís­ter en Aná­li­sis de Pro­ble­mas Po­lí­ti­cos y do­cen­te de la U. del Ro­sa­rio, ma­ni­fes­tó que cual­quier re­for­ma elec­to­ral es in­con­ve­nien­te en la an­te­sa­la de un pro­ce­so elec­to­ral, por­que es­te re­quie­re le­gi­ti­mi­dad y cre­di­bi­li­dad, y eso de­pen­de de la cla­ri­dad y es­ta­bi­li­dad de las re­glas de jue­go.

“El des­pres­ti­gio de los par­ti­dos no es nue­vo y, ade­más, el Acuer­do trae par­tes que los afec­ta aún más, por­que tie­ne un ré­gi­men de pri­vi­le­gios a fa­vor del par­ti­do de las Farc que al­te­ra las con­di­cio­nes de igual­dad en la com­pe­ten­cia po­lí­ti­ca. Ade­más, en las cir­cuns­crip­cio­nes es­pe­cia­les de paz ha­brá una de­mo­cra­cia sin par­ti­dos, por­que se­rán ex­clui­dos”.

¿Quié­nes per­de­rían?

Pa­ra el se­na­dor An­to­nio Na­va

rro (A. Ver­de), si se lle­ga a apro­bar el trans­fu­guis­mo La U des­apa­re­ce­ría, pues sus miem­bros irían a otros par­ti­dos que tie­nen op­ción de Pre­si­den­cia. Se­gún Ber­nal sal­dría afec­ta­da La U, pe­ro tam­bién el li­be­ra­lis­mo y el con­ser­va­tis­mo. Ex­pli­có que es­ta pro­pues­ta no es cau­sa sino con­se­cuen­cia de par­ti­dos po­co ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos, dé­bi­les ideo­ló­gi­ca y pro­gra­má­ti­ca­men­te, en los que pri­man los in­tere­ses elec­to­ra­les. “Los po­lí­ti­cos, con unas ex­cep­cio­nes, se van a don­de creen te­ner más op­ción de ga­nar”.

Ro­jas ad­vir­tió que no sor­pren­de que des­de La U quie­ran re­vi­vir el trans­fu­guis­mo, por­que es un par­ti­do lla­ma­do a des­apa­re­cer. Agre­gó que si hay una co­lec­ti­vi­dad que se pue­de ver afec­ta­da es esa, y por eso hay quie­nes quie­ren

sal­tar del bar­co que se hun­de.

Se­gún Rai­nie­ro Ji­mé­nez, do­cen­te de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la U. Na­cio­nal, el trans­fu­guis­mo es una “ju­ga­da po­lí­ti­ca es­tra­té­gi­ca” que per­mi­ti­rá el reaco­mo­do de las fuer­zas que fi­na­li­zan los acuer­dos con el Go­bierno sa­lien­te. “Ten­drá eco y apo­yo. Se be­ne­fi­cia­rán los par­ti­dos con dis­cur­so na­cio­na­lis­ta y an­ti­so­cia­lis­ta”.

Pa­ra que el pro­yec­to de Vi­lla­die­go sea es­tu­dia­do ten­drá que te­ner el apo­yo de, mí­ni­mo, diez con­gre­sis­tas. Si en el Con­gre­so se hun­de, les que­dan dos ca­mi­nos a quie­nes quie­ren mi­grar: as­pi­rar en cuer­po ajeno en otra co­lec­ti­vi­dad o in­ten­tar so­bre­vi­vir a la tor­men­ta. Pe­ro eso de aguan­tar has­ta fi­nal, así se va­ya per­dien­do, no ocu­rre sino en los par­ti­dos... de fút­bol

“No es cau­sa sino con­se­cuen­cia de par­ti­dos po­co ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos, don­de pri­man los in­tere­ses elec­to­ra­les”. AN­GÉ­LI­CA BER­NAL Do­cen­te C. Po­lí­ti­ca U. Jor­ge Ta­deo L.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.