EDI­TO­RIAL

Si gran nú­me­ro de se­na­do­res pre­fi­rie­ron otros asun­tos en vez de es­tar pre­sen­tes en el de­ba­te de con­trol por la vio­len­cia con­tra la mu­jer, el país sí de­be aten­der, y ya, es­te enor­me pro­ble­ma.

El Colombiano - - PORTADA - ES­TE­BAN PA­RÍS

“Si gran nú­me­ro de se­na­do­res pre­fi­rie­ron otros asun­tos en vez de es­tar pre­sen­tes en el de­ba­te de con­trol por la vio­len­cia con­tra la mu­jer, el país sí de­be aten­der, y ya, es­te enor­me pro­ble­ma”.

Lue­go de mu­chos in­ten­tos y de pro­gra­ma­cio­nes frus­tra­das de agen­da, en la plenaria del Se­na­do se ci­tó un de­ba­te de con­trol po­lí­ti­co, en el cual se­na­do­ras de va­rios par­ti­dos y mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos pre­sen­ta­ron, el pa­sa­do mar­tes, el estado ac­tual de la vio­len­cia -en sus múl­ti­ples for­mas- con­tra las mu­je­res en Co­lom­bia.

Lo que de­sa­for­tu­na­da­men­te ha si­do no­ti­cia es que a me­di­da que fue­ron pa­san­do los mi­nu­tos, los se­na­do­res fue­ron re­ti­rán­do­se del re­cin­to. Se­gún el re­por­te de la agen­cia Col­pren­sa, “pa­sa­das las 8:00 de la no­che no ha­bía nin­guno de los se­na­do­res de Cam­bio Ra­di­cal, co­mo tam­po­co del Par­ti­do Li­be­ral. La ban­ca­da que sí te­nía la ma­yo­ría de sus se­na­do­res fue el Cen­tro De­mo­crá­ti­co; mien­tras que en otros par­ti­dos co­mo el Po­lo so­lo ha­bía dos; un con­ser­va­dor, uno de los ver­des, dos de la U y un in­dí­ge­na”.

Un pro­ble­ma gra­ví­si­mo que con­cier­ne no so­lo a la mi­tad de la po­bla­ción (las mu­je­res po­ten­cial­men­te víc­ti­mas), sino a to­do el país, fue des­es­ti­ma­do por tan­tos se­na­do­res, so­bre to­do los va­ro­nes, que o no asis­tie­ron o so­lo fue­ron pa­ra con­tes­tar el lla­ma­do a lis­ta. Vi­cio con­sue­tu­di­na­rio, pe­ro que, en ma­nos de los elec­to­res que quie­ran real­men­te de­fi­nir cosas en las elec­cio­nes del año en­tran­te, po­dría te­ner san­cio­nes me­dian­te el vo­to.

Sin em­bar­go, a pe­sar de esa au­sen­cia de par­la­men­ta­rios, las se­na­do­ras ci­tan­tes pre­sen­ta­ron la cru­da reali­dad que to­do el país de­be co­no­cer, de­nun­cias fren­te a las cua­les los fun­cio­na­rios del Go­bierno con­tes­ta­ron de ma­ne­ra más bien di­fu­sa.

Se re­cor­da­ron en el de­ba­te da­tos tan des­alen­ta­do­res co­mo es­tos: el 72 % de las mu­je­res su­fren vio­len­cia si­co­ló­gi­ca; ca­da cua­tro días una mu­jer es ase­si­na­da por su pa­re­ja o ex­pa­re­ja; ca­da 12 mi­nu­tos al­gu­na es agre­di­da tam­bién por sus pa­re­jas o ex­pa­re­jas; ca­da 28 mi­nu­tos hay una que es víc­ti­ma de vio­len­cia se­xual.

Y el da­to más alar­man­te: la im­pu­ni­dad ron­da el 96 por cien­to de los ca­sos. El sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal, en par­ti­cu­lar el ju­di­cial, no atien­de a las víc­ti­mas ni cas­ti­ga a los agre­so­res. Las fa­len­cias es­ta­ta­les al­can­zan a que, por ejem­plo, en el 80 por cien­to de los mu­ni­ci­pios co­lom­bia­nos hay ca­sos de vio­len­cia con­tra las mu­je­res y en más del 80 por cien­to de ellos no hay pro­gra­mas de po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra pre­ve­nir es­tas vio­len­cias ni pa­ra aten­ción a las víc­ti­mas.

A pe­sar de que hay una Co­mi­sión In­ter­sec­to­rial don­de par­ti­ci­pan 15 en­ti­da­des es­ta­ta­les (seis mi­nis­te­rios, el ICBF, Pla­nea­ción Na­cio­nal, etc.), no hay, se­gún de­nun­ció la se­na­do­ra Claudia Ló­pez, quién li­de­re es­ta po­lí­ti­ca pú­bli­ca. Hay 11 mil mi­llo­nes de pe­sos que de­be­rían des­ti­nar­se a la aten­ción a mu­je­res vio­len­ta­das, y no se han eje­cu­ta­do, por con­tra­po­si­ción de in­ter­pre­ta­cio­nes nor­ma­ti­vas.

Con in­de­pen­den­cia de sus co­rrien­tes ideo­ló­gi­cas y po­lí­ti­cas, ha­ce muy bien su la­bor el blo­que de con­gre­sis­tas (se­na­do­ras y re­pre­sen­tan­tes a la Cá­ma­ra) que no de­ja de la­do es­te agudo pro­ble­ma de vio­len­cia, ca­li­fi­ca­do allí co­mo pan­de­mia, y lo ha­rán to­da­vía me­jor si su con­trol po­lí­ti­co es cons­tan­te, per­sis­ten­te. De esa for­ma lle­ga­rá el mo­men­to en que el país to­do asu­ma co­mo com­pro­mi­so mo­ral la condena de to­da vio­len­cia con­tra las mu­je­res, erra­di­cán­do­la de plano, y que los go­bier­nos ten­gan la obli­ga­ción de mos­trar re­sul­ta­dos y ac­cio­nes efi­ca­ces, le­jos de es­tos dis­cur­sos ga­seo­sos y po­bre­men­te re­tó­ri­cos co­mo los que se es­cu­cha­ron en el de­ba­te del mar­tes

ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.