El ge­ne­ral Gó­mez ma­ti­zó sus pa­la­bras y se dis­cul­pó

El Colombiano - - METRO - Por DIE­GO ZAM­BRANO BE­NA­VI­DES

El co­man­dan­te de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na pre­ci­só que la mi­sión de la ins­ti­tu­ción es pro­te­ger la vida de to­dos los ciu­da­da­nos.

Cuan­do se le pre­gun­tó al ge­ne­ral Ós­car Gó­mez He­re­dia, co­man­dan­te de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na del Va­lle de Abu­rrá, por la re­la­ción en­tre la Fe­ria de las Flo­res y el in­cre­men­to de los ho­mi­ci­dios en Me­de­llín, res­pon­dió con la fra­se: “aquí a la gen­te de bien no la ase­si­nan, a los que es­tán ase­si­nan­do son aque­llos que tie­nen pro­ble­mas ju­di­cia­les”.

Es­tas de­cla­ra­cio­nes fue­ron re­cha­za­das por la opi­nión pú­bli­ca, y al­gu­nos ex­per­tos con­sul­ta­dos por EL CO­LOM­BIANO las ca­li­fi­ca­ron co­mo des­afor­tu­na­das y preo­cu­pan­tes, por- que po­drían ser to­ma­das co­mo una for­ma de jus­ti­fi­car los ac­tos vio­len­tos.

En diá­lo­go con Ca­ra­col Ra­dio, el ge­ne­ral Gó­mez ma­ni- fes­tó que su in­ten­ción era en­viar un men­sa­je de tran­qui­li­dad a los asis­ten­tes a la fe­ria y de­cir­les que po­dían dis­fru­tar con tran­qui­li­dad.

“Lo que qui­se trans­mi­tir no fue la fra­se que se ter­mi­nó re­gan­do. Pi­do ex­cu­sas y reite­ro que la mi­sión de la Po­li­cía es ha­cer res­pe­tar la vida de las per­so­nas”, ex­pre­só.

El ge­ne­ral re­co­no­ció que la for­ma de ex­pre­sar­se qui­zás no fue la más acer­ta­da y di­jo que la res­pon­sa­bi­li­dad de la fuer­za pú­bli­ca es in­ves­ti­gar y que los cri­mi­na­les en­fren­ten a la justicia por sus de­li­tos.

“Hay ho­mi­ci­dios que son con­se­cuen­cia del en­fren­ta- mien­to de ban­das. Pe­ro no va­mos a es­tig­ma­ti­zar, y aun­que en­ten­de­mos que va­rios tie­nen an­te­ce­den­tes ju­di­cia­les, no se justifica su muer­te y nos due­le por­que son se­res hu­ma­nos”, pre­ci­só.

En la lu­cha con­tra la cri­mi­na­li­dad, el ge­ne­ral Gó­mez afir­mó que, a la fe­cha, la ins­ti­tu­ción lo­gró la cap­tu­ra de 702 in­te­gran­tes de com­bos de­lic­ti­vos que han si­do pues­tos a dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des pa­ra ser ju­di­cia­li­za­dos.

Ex­cu­sas acer­ta­das

El an­tro­pó­lo­go Gre­go­rio Henríquez se­ña­ló la im­por­tan­cia de dar a las per­so­nas la opor-

tu­ni­dad de rec­ti­fi­car.

“Las dis­cul­pas que ofre­ció son un ges­to cohe­ren­te y muy hu­mano. Hay fra­ses que se suel­tan en mo­men­tos de efer­ves­cen­cia y ca­lor, y es me­ri­to­rio lo que ha he­cho, te­nien­do en cuen­ta la res­pon­sa­bi­li­dad tan gran­de que tie­ne fren­te a la ciu­da­da­nía”, ex­pre­só Her­nán­dez.

Ade­más sub­ra­yó la im­por­tan­cia del pa­pel de los me­dios co­mo vi­gi­lan­tes de las es­truc­tu­ras de po­der. Y así co­mo la pren­sa de­be lla­mar la aten­ción cuan­do ocu­rran sa­li­das en fal­so por par­te de una fi­gu­ra pú­bli­ca, tam­bién de­be per­mi­tir que es­tas pue­dan re­co­no­cer los erro­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.