60 AÑOS DEL DES­FI­LE

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN GÓ­MEZ MAR­TÍ­NEZ re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

No asis­tí al des­fi­le de si­lle­te­ros pe­ro tu­ve la opor­tu­ni­dad de ver­lo com­ple­to por la te­le­vi­sión. Es al­go que nos tie­ne que emo­cio­nar a to­dos y nos de­be lle­nar de ver­da­de­ro pa­trio­tis­mo.

Es­te año hay que fe­li­ci­tar a la Al­cal­día, a los or­ga­ni­za­do­res y a las au­to­ri­da­des de po­li­cía por el éxi­to del des­fi­le, al pú­bli­co por el or­den y dis­ci­pli­na que vi­mos du­ran­te esas ho­ras de emo­ción. Y, so­bre to­do, a los si­lle­te­ros que otra vez se lu­cie­ron y mos­tra­ron a los co­lom­bia­nos y a los nu­me­ro­sos tu­ris­tas que Me­de­llín, An­tio­quia y Co­lom­bia tie­nen mu­chos va­lo­res po­si­ti­vos pa­ra mos­trar. Gra­cias que­ri­dos si­lle­te­ros.

Mu­chos de los si­lle­te­ros fun­da­do­res han fa­lle­ci­do o no pue­den par­ti­ci­par, a ellos tam­bién de­be­mos agra­de­cer lo que lo­gra­ron pa­ra el fu­tu­ro de es­te pue­blo. Otros fal­ta­ron por en­fer­me­dad y en­tre ellos quie­ro ren­dir­le un ho­me­na­je a Alberto

Hin­ca­pié, a quien que­re­mos mu­cho en nues­tra fa­mi­lia y en la fa­mi­lia de EL CO­LOM­BIANO.

En es­ta cla­se de even­tos son in­fal­ta­bles al­gu­nas fa­llas y ol­vi­dos. No se men­cio­nó a Ar­tu­ro

Uri­be Aran­go, por lo me­nos en la trans­mi­sión, a quien se le de­be la idea de ha­cer des­fi­lar a los si­lle­te­ros y quien or­ga­ni­zó los primeros es­pec­tácu­los.

El des­fi­le fue ador­na­do, ade­más de los si­lle­te­ros, por al­gu­nos de los ca­rros clá­si­cos y an­ti­guos que tam­bién se mos­tra­ron la vís­pe­ra. Gru­pos de mú­si­ca y dan­zas re­co­rrie­ron las ca­lles de Me­de­llín re­sal­tan­do el des­fi­le y mos­tran­do nues­tras tra­di­cio­nes mu­si­ca­les y sus dan­zas.

En los primeros des­fi­les se mos­tra­ron las si­lle­tas tra­di­cio­na­les en las que traían las flo­res pa­ra ven­der­las puer­ta a puer­ta en Me­de­llín o pa­ra lle­var­las a la pla­za de mer­ca­do. Lue­go se le agre­ga­ron las be­llí­si­mas mo­nu­men­ta­les, las em­ble­má­ti­cas, des­fi­la­ron los si­lle­te­ri­tos y aho­ra mos­tra­ron las si­lle­tas ar­tís­ti­cas que re­sul­ta­ron be­llí­si­mas y de mu- cha ima­gi­na­ción y crea­ción.

Al pú­bli­co, co­mo siem­pre, lo de­be­mos aplau­dir. La pre­sen­cia y el en­tu­sias­mo mues­tran a un pue­blo de paz y de res­pe­to. He di­cho siem­pre y, so­bre to­do en los peo­res años de vio­len­cia y nar­co­tra­fi­can­tes en Me­de­llín, cuan­do en Co­lom­bia y en el mun­do en­te­ro nos se­ña­la­ban co­mo lo peor, que un pue­blo que aplau­de al pa­so de las flo­res no pue­de ser un pue­blo ma­lo, co­mo nos ca­li­fi­ca­ban. Es­te pue­blo lo si­gue de­mos­tran­do.

Tu­ve la suer­te de ver el des­fi­le de si­lle­te­ros en Ro­ma y en Pie­tra­san­ta, co­mo ho­me­na­je a

Fer­nan­do Bo­te­ro, cuan­do el em­ba­ja­dor Fa­bio Va­len­cia los lle­vó. Los tu­ris­tas se to­ma­ban fo­tos con ellos y no con los sol­da­dos ro­ma­nos, lo que no les gus­tó a es­tos úl­ti­mos. En Pie­tra­san­ta una se­ño­ra llo­ró y me di­jo que a ella la emo­cio­na­ba ese es­pec­tácu­lo.

La Fe­ria de las Flo­res se en­ga­la­na ca­da año con es­te des­fi­le, con el be­llí­si­mo es­pec­tácu­lo de la ex­po­si­ción de Or­quí­deas Pá­ja­ros y Flo­res, con el des­fi­le de ca­rros an­ti­guos y clá­si­cos, con los ta­bla­dos, los tro­va­do­res y, so­bre to­do, con la ale­gría y dis­fru­te de la gen­te. ¡Fe­li­ci­ta­cio­nes a to­dos! Que mis con­tra­dic­to­res no­ten que en nin­gún mo­men­to ha­blé de Juanpa (co­mo le gus­ta que le di­ga­mos), ni de su no co­la­bo­ra­ción ni pre­sen­cia pa­ra el éxi­to del des­fi­le

He di­cho siem­pre que un pue­blo que aplau­de al pa­so de las flo­res no pue­de ser un pue­blo ma­lo co­mo nos ca­li­fi­ca­ban.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.