EN EL CA­MINO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DIE­GO ARIS­TI­ZÁ­BAL des­deel­cuar­to@gmail.com

Los li­bros que son un re­ga­lo pa­ra los ni­ños en reali­dad son un re­ga­lo pa­ra los adul­tos. Ha­ce po­co al­guien que quie­ro mu­cho le dio un re­ga­lo a mi so­brino. Pe­ro me ad­vir­tió que ese li­bro se­ría pa­ra cuan­do él es­tu­vie­ra em­pe­zan­do a leer. Co­mo mi so­brino ape­nas tie­ne un po­co más de un año, en­ten­dí que el li­bro, “Sal­ta­mon­tes en el ca­mino”, de

Ar­nold Lo­bel, en reali­dad era pa­ra mí y me sen­té a leer­lo.

Un día, Sal­ta­mon­tes de­ci­de ha­cer un via­je, quie­re en­con­trar un ca­mino y sim­ple­men­te se­guir­lo. Es así co­mo en­cuen­tra uno lar­go y pol­vo­rien­to. El pri­mer en­cuen­tro que tie­ne Sal­ta­mon­tes es con un gru­po de es­ca­ra­ba­jos que ama la ma­ña­na. “La ma­ña­na es lo me­jor”, di­cen los es­ca­ra­ba­jos, por­que en ese mo­men­to del día el sol es ama­ri­llo y nue­vo. Sin em­bar­go Sal­ta­mon­tes, en me­dio de la eu­fo­ria de los in­sec­tos, les di­ce que tam­bién dis­fru­ta la tar­de, y co­mo si fue­ra po­co, en me­dio de los de­cep­cio­na­dos ami­gos, agre­ga que la no­che tam­bién es bo­ni­ta. Los es­ca­ra­ba­jos lo in­sul­tan y Sal­ta­mon­tes pre­fie­re se­guir su ca­mino.

En su ca­mino se en­cuen­tra tam­bién con una mos­ca que le gus­ta ba­rrer y su pro­pó­si­to en la vida es ba­rrer el mun­do en­te­ro has­ta que es­té lim­pio, lim­pio, lim­pio. Lue­go se en­cuen­tra con un mos­qui­to na­ve­ga­dor que pa­re­ce Sí­si­fo y con unas ma­ri­po­sas bien pe­cu­lia­res. “To­dos y ca­da uno de los días ha­ce­mos lo mis­mo a la mis­ma ho­ra. Nos gus­ta ha­cer­lo así”, di­jo la ter­ce­ra ma­ri­po­sa. “Nos des­per­ta­mos por la ma­ña­na. Nos ras­ca­mos la ca­be­za tres ve­ces”, di­jo la pri­me­ra ma­ri­po­sa. “Siem­pre. Lue­go abri­mos y ce­rra­mos nues­tras alas cua­tro ve­ces y vo­la­mos en círcu­lo seis ve­ces”, di­jo la se­gun­da ma­ri­po­sa. Y así le enu­me­ran a Sal­ta­mon­tes lo que ha­cen, siem­pre igual, to- dos los días, in­clu­so sus sue­ños se re­pi­ten. Sal­ta­mon­tes las es­cu­cha y ellas quie­ren ha­cer­lo par­te de su co­ti­dia­ni­dad, pe­ro él, des­pués de tan­to oír­las les di­ce que no po­drá ayu­dar­les con esa ru­ti­na por­que él no es­ta­rá ahí, es­ta­rá de via­je ha­cien­do cosas nue­vas. Ellas no pue­den creer que Sal­ta­mon­tes to­dos los días ha­ga cosas nue­vas.

Y aquí es cuan­do uno en­tien­de la fuer­za de Sal­ta­mon­tes, el de­seo que tie­ne de no per­ma­ne­cer es­tá­ti­co en la vida, de no ha­cer­lo to­do igual, de no con­for­mar­se con el plá­ci­do si­llón. La vida es sa­lir a ca­mi­nar, en­con­trar un ca­mino y lle­gar has­ta don­de se pue­da.

El via­je de Sal­ta­mon­tes es lar­go, apa­re­cen y des­apa­re­cen per­so­na­jes que ven las cosas a ve­lo­ci­da­des que ob­vian los atar­de­ce­res so­bre las mon­ta­ñas o que no tie­nen tiem­po, o que siem­pre es­ta­rán con­de­na­das por de­ci­sión pro­pia, y por mie­do creo yo, a ha­cer lo mis­mo mi­li­mé­tri­ca­men­te. Al ter­mi­nar de leer es­te li­bro sen­tí lo mis­mo que sien­to cuan­do leo un li­bro que su­pues­ta­men­te es pa­ra ni­ños: que to­dos los adul­tos de­be­rían leer es­tos li­bros pa­ra vol­ver a ser li­bres. Oja­lá mi so­brino apren­da a leer pron­to pa­ra que lea­mos la his­to­ria de Sal­ta­mon­tes por al­gún ca­mino, pa­ra que ha­ga­mos un plan sin plan y sen­tir el vien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.