DE LO LO­CAL A LO NA­CIO­NAL

El Colombiano - - OPINIÓN - Por WÁL­TER FERNEY CAS­TRO A. Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Luis Ami­gó Fa­cul­tad de Com. So­cial, 4° se­mestr cas­tro.wal­terf909@gmail.com

En Co­lom­bia con­ver­ge in­fi­ni­dad de me­dios de co­mu­ni­ca­ción que cum­plen las tres pro­me­sas bá­si­cas que se en­se­ñan des­de la aca­de­mia y el acon­te­cer dia­rio de las re­gio­nes, edu­car pa­ra una me­jor pe­da­go­gía, in­for­mar con el sen­ti­do per­ti­nen­te y sin ta­pu­jos y en­tre­te­ner sin caer en la mo­no­to­nía del mis­mo sudoku o el crucigrama de siem­pre. Se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes e in­for­mes de la Flip, exis­ten 482 me­dios ma­si­vos, que son de cor­te tra­di­cio­nal e in­de­pen­dien­te, una ci­fra que de­ja mu­cho que desear.

Al­gu­nas pa­la­bras que se di­cen son cier­tas, aun­que real­men­te las per­so­nas no han va­lo­ra­do la in­for­ma­ción de la me­jor ma­ne­ra, tal vez por ig­no­ran­cia co­mo ar­gu­men­tan los ana­lis­tas, o por pe­re­za, una pa­la­bra, y pe­ca­do ca­pi­tal, que dam­ni­fi­ca y des­me­jo­ra el de­seo ávi­do del co­mu­ni­ca­dor o periodista por mos­trar sus no­ti­cias o in­for­mes. Es­ta ciu­dad no es­ca­pa de la reali­dad na­cio­nal, hay tan­tos pro­ble­mas co­mo los pue­de te­ner cual­quier re­gión: con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, vio­len­cia ur­ba­na, irres­pe­to, de­sigual­dad, co­rrup­ción den­tro de las clí­ni­cas, po­la­ri­za­ción gu­ber­na­men­tal.

No dis­tin­gui­mos a las tres em­pre­sas que han si­do com­pe­ti­ti­vas en los úl­ti­mos años por su aten­ción y ser­vi­cio pres­ta­do a lo pú­bli­co y lo pri­va­do: Me­tro de Me­de­llín, In­der Me­de­llín y EPM, o cuál es la co­mu­na que más ha pa­de­ci­do la gue­rra cruel y mor­daz de es­te mi­le­nio: la 13, y ni sa­be­mos el fu­tu­ro del Tran­vía de La 80, una obra que be­ne­fi­cia­ría a mi­les de per­so­nas, pe­ro que afec­ta­ría aún más la mo­vi­li­dad. ¿ A dón­de va­mos? Fer­nan­do

Qui­jano, ana­lis­ta del con­flic­to, lo di­ce así: “oja­lá en es­ta ciu­dad tu­vié­ra­mos un cri­men in­vi­si­ble”, pe­ro suben los ase­si­na­tos y los ro­bos.

No­ti­cie­ros de Bo­go­tá y lo­cu­to­res que se to­man los mi­cró­fo­nos ma­tu­ti­nos, en­tien­dan que los me­dios de co­mu- ni­ca­ción no ido­la­tran a po­lí­ti­cos e in­fluen­cia­do­res de la opi­nión pú­bli­ca, real­men­te de­ben ser fa­ci­li­ta­do­res de de­ci­sio­nes, en torno a la ca­li­dad de vida y a la agen­da in­for­ma­ti­va. Si los me­de­lli­nen­ses y los an­tio­que­ños apli­cá­ra­mos es­to en nues­tro con­tex­to so­cial, se­gu­ra­men­te se­ría­mos más cí­vi­cos y res­pon­sa­bles con lo que ar­gu­men­ta­mos. Las re­gio­nes son im­por­tan­tes, no sim­ple­men­te la ca­pi­tal de la re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.