LE­GA­LI­DAD Y LE­GI­TI­MI­DAD

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JO­SÉ GRE­GO­RIO HER­NÁN­DEZ G.* re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co *(Col­pren­sa)

A pro­pó­si­to de lo que pa­sa en Ve­ne­zue­la, hay que re­cor­dar que res­pec­to al po­der po­lí­ti­co y al ejer­ci­cio de las po­tes­ta­des, fa­cul­ta­des, fun­cio­nes y atri­bu­cio­nes que de él se de­ri­van, es ne­ce­sa­rio dis­tin­guir en­tre el con­cep­to de le­ga­li­dad y el de le­gi­ti­mi­dad.

La le­ga­li­dad guar­da re­la­ción con la ob­ser­van­cia y res­pe­to por las nor­mas vi­gen­tes; se re­fie­re a la apli­ca­ción de las re­glas con­sig­na­das en el De­re­cho po­si­ti­vo tan­to pa­ra el ac­ce­so al po­der co­mo pa­ra el uso y ejer­ci­cio del mis­mo, y pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes y la ex­pe­di­ción y pues­ta en vi­gor de los ac­tos co­rres­pon­dien­tes.

La le­gi­ti­mi­dad, en cam­bio, alu­de a la con­for­mi­dad en­tre esos mis­mos con­cep­tos, más allá de su le­ga­li­dad, y el sen­ti- mien­to co­lec­ti­vo, la con­vic­ción ge­ne­ra­li­za­da en la so­cie­dad acer­ca de có­mo y den­tro de cuá­les va­lo­res quie­re ser go­ber­na­da, lo que con­du­ce a la acep­ta­ción por la co­mu­ni­dad, de ac­tos y de­ci­sio­nes, en el en­ten­di­do de su ajus­te al con­jun­to axio­ló­gi­co y de prin­ci­pios im­pe­ran­tes en ella.

Una nor­ma, un man­da­to o una de­ci­sión pue­den ser ac­tos le­ga­les pe­ro ile­gí­ti­mos. Un go­bierno pue­de ha­ber lle­ga­do vá­li­da­men­te al po­der, por la vía del vo­to po­pu­lar en una de­mo­cra­cia, o por ha­ber­se cum­pli­do vá­li­da­men­te la su­ce­sión en una monarquía, y ser por tan­to un go­bierno le­gal, pe­ro pue­de ser ile­gí­ti­mo des­de el prin­ci­pio por ha­ber triun­fa­do con tram­pa, o caer en la ile­gi­ti­mi­dad por sus com­por­ta­mien­tos en el ejer­ci­cio del man­do, cuan­do abu­sa del po­der y rom­pe con los va­lo­res y prin­ci­pios pos­tu­la­dos por la so­cie­dad, o cuan­do trai­cio­na la con­fian­za en él de­po­si­ta­da, bus­can­do su pro­pio be­ne­fi­cio y no el del pue­blo, o cuan­do atro­pe­lla los de­re­chos y las li­ber­ta­des. Cuan­do im­po­ne ar­bi­tra­ria­men­te sus de­sig­nios y ca­pri­chos, con­tra los prin­ci­pios ge­ne­ral­men­te acep­ta­dos, aun­que a to­do le dé apa­rien­cia de le­ga­li­dad”.

El ré­gi­men ac­tual de Ve­ne­zue­la es un ré­gi­men de fuer­za, com­ple­ta­men­te ilegal - por su ejer­ci­cio y sus abu­sos-, aun­que ha­ya si­do ele­gi­do por vo­ta­ción po­pu­lar. Un ré­gi­men que quie­re dar la apa­rien­cia de de­mo­cra­cia, y mos­trar una reali­dad que no exis­te, con la va­na es­pe­ran­za de que el mun­do crea que el go­bierno so­cia­lis­ta en­tre­ga con ge­ne­ro­si­dad a su pue­blo -que pa­sa ham­bre y cu­yas ne­ce­si­da­des in­sa­tis­fe­chas son mu­chas- las he­rra­mien­tas apro­pia­das pa­ra cons­truir una so­cie­dad pa­cí­fi­ca.

Ale­gan sos­te­ner un Estado de De­re­cho, pe­ro vio­lan abier­ta­men­te la Cons­ti­tu­ción pa­ra con­vo­car una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te ile­gí­ti­ma e ilegal. Gra­ves he­chos de ar­bi­tra­rie­dad, vio­len­cia y muer­te, agu­di­za­dos en los úl­ti­mos me­ses.

La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, ca­si en for­ma uná­ni­me, afir­ma no re­co­no­cer la nue­va Cons­ti­tu­ción; esa que re­sul­te de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, ele­gi­da en con­tra­ven­ción de la Car­ta cha­vis­ta de 1999.

La se­pa­ra­ción de po­de­res no exis­te. Ni los mu­tuos con­tro­les en­tre ór­ga­nos del po­der pú­bli­co. Y la Fis­cal Ge­ne­ral, que se ha se­pa­ra­do del Go­bierno, muy se­gu­ra­men­te se­rá destituida.

Pre­sos po­lí­ti­cos y vio­la­cio­nes al de­bi­do pro­ce­so y a la li­ber­tad per­so­nal, co­rrup­ción e im­pu­ni­dad. ¿Qué de to­do eso pue­de re­cla­mar le­gi­ti­mi­dad?

El ré­gi­men ac­tual de Ve­ne­zue­la es de fuer­za, ilegal -por su ejer­ci­cio y sus abu­sos-, aun­que ha­ya si­do ele­gi­do por vo­ta­ción po­pu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.