VIH, la­ten­te en Me­de­llín

Se­gún cifras del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Sa­lud, en 2016 la ciu­dad re­gis­tró la pre­va­len­cia más al­ta de es­ta en­fer­me­dad en el país. ¿Por qué?

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por HELENA CORTÉS GÓ­MEZ

El si­da ha cau­sa­do la muer­te de más de 35 mi­llo­nes de per­so­nas, se­gún cifras de la OMS, des­de que se iden­ti­fi­có. En 2005 fa­lle­cie­ron 1.7 mi­llo­nes de in­di­vi­duos por cau­sa del VIH. En 2013, 1.3 mi­llo­nes, y en 2015, 1.1 mi­llo­nes. Pa­re­ce po­si­ti­vo. Dis­mi­nu­yó la mor­ta­li­dad y la en­fer­me­dad de­jó de ser un te­ma cen­tral de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, pre­ci­sa­men­te por los avan­ces cien­tí­fi­cos en su tra­ta­mien­to y pro­gra­mas de pre­ven­ción.

Sin em­bar­go, sin im­por­tar có­mo se ana­li­ce, es­te virus to­da­vía re­pre­sen­ta una ame­na­za se­ria: han au­men­ta­do los ca­sos de con­ta­gio.

En los ochen­ta, las ex­pec­ta­ti­vas y la ca­li­dad de vi­da de una per­so­na in­fec­ta­da eran ba­jas, pues se co­no­cía po­co acer­ca de es­te te­ma y de su for­ma de con­ta­gio. Aho­ra los avan­ces en los tra­ta­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos per­mi­ten que quie­nes la pa­de­cen pue­dan se­guir su vi­da y tra­tar­la ca­si co­mo si fue­ra un trans­torno cró­ni­co, por ejem­plo, una dia­be­tes. No se cu­ra, pe­ro se so­bre­lle­va con me­di­ca­men­tos.

Es­to ha sig­ni­fi­ca­do que se le pier­da el mie­do, pe­ro no sig­ni­fi­ca que el VIH sea me­nos pe­li­gro­so y con­ta­gio­so.

¿Por qué nue­vos ca­sos?

El in­cre­men­to en Co­lom­bia, se­gún in­ves­ti­ga­do­res co­mo Ca­ta­ño, se de­be a las re­la­cio­nes se­xua­les sin pro­tec­ción: 9 de ca­da 10 per­so­nas diag­nos­ti­ca­das en­tre 2012 y 2014 no uti­li­za­ron pre­ser­va­ti­vo.

“Pa­ra la gen­te ya no es una no­ve­dad in­fec­tar­se de VIH”, ase­gu­ra Juan Car­los Ca­ta­ño, mé­di­co re­si­den­te de la Fun­da­ción An­tio­que­ña de In­fec­to­lo­gía. La po­bla­ción jo­ven (en­tre 14 y 35 años), que es la que pa­re­ce es­tá dis­per­san­do el virus con más efi­ca­cia, “ca­da vez ex­pe­ri­men­ta con más dro­gas, y es­to com­bi­na­do con se­xo, no per­mi­te ra­cio­na­li­zar so­bre la im­por­tan­cia de usar el con­dón cuan­do de in­ti­mi­dad se­xual se tra­ta”, re­pli­ca el in­fec­tó­lo­go.

En 2015, 2,1 mi­llo­nes de per­so­nas se in­fec­ta­ron con el virus. Mu­chos des­co­no­cen el nú­me­ro y creen que no es una in­fec­ción gra­ve, sino so­lo un tras­torno ali­men­ta­rio (ba­jan de pe­so y su­fren mu­cho por la ali­men­ta­ción) y na­da más. No exis­te pa­ra ellos.

Ac­tual­men­te, 44.556 hom­bres vi­ven con VIH en Co­lom­bia, y ello co­rres­pon­de al 72.83 %; el nú­me­ro de ca­sos pa­ra las mu­je­res es de 16.618, sien­do un 27.17 % del to­tal de in­fec­ta­dos.

Me­de­llín es la ciu­dad con la pre­va­len­cia más al­ta, se­gún úl­ti­mos in­for­mes del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Sa­lud, in­clu­so por en­ci­ma de ciu­da­des co­mo Bo­go­tá, que tie­ne el do­ble de la po­bla­ción. Es­to sig­ni­fi­ca que coin­ci­den una se­rie de ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo que hay un au­men­to de ca­sos de per­so­nas que ad­quie­ren VIH y una mayor po­bla­ción en ries­go.

La pro­tec­ción

Di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das del país han uni­do es­fuer­zos pa­ra ge­ne­rar con­cien­cia en la po­bla­ción so­bre la im­por­tan­cia de usar pre­ser­va­ti­vos, no so­lo co­mo mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo de ba­rre­ra, sino co­mo un me­ca­nis­mo de pre­ven­ción de In­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual (ITS).

No ha si­do una ta­rea sen­ci­lla: un es­tu­dio rea­li­za­do por la mar­ca de con­do­nes To­day re­fle­ja que el 53 % de las per­so­nas con­si­de­ran que no es fá­cil con­ta­giar­se de una ITS, lo que in­di­ca que un gran por­cen­ta­je de la po­bla­ción per­ci­be es­tas in­fec­cio­nes le­ja­nas, creen que les pue­de pa­sar a otros, pe­ro no a ellos. Es so­lo un mito ur­bano que no va a to­car­los.

Se­gún la En­cues­ta Na­cio­nal de De­mo­gra­fía y Sa­lud 2015, las re­la­cio­nes se­xua­les de al­to ries­go –es de­cir, con una per­so­na di­fe­ren­te a la pa­re­ja es­ta­ble–, son prac­ti­ca­das, en su ma­yo­ría, por los hom­bres. En la en­cues­ta, el 52.9 % de hom­bres en­tre 13 y 49 años afir­mó te­ner re­la­cio­nes de es­te ti­po. Pa­ra las mu­je­res en el mis­mo ran­go de edad, el por­cen­ta­je fue de 35.3.

Pa­ra el doc­tor Ca­ta­ño, mu­chas pa­re­jas es­ta­bles tie­nen re-

la­cio­nes se­xua­les sin con­dón, “y aun­que el co­mún de la gen­te crea que así es­tá a sal­vo, no siem­pre es de es­ta ma­ne­ra”.

El con­dón

Car­los Pé­rez, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en in­fec­to­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, ase­gu­ra que la úl­ti­ma cam­pa­ña que re­cuer­da el pú­bli­co de a pie pa­ra pro­mo­ver el uso del con­dón es “Sin pro­tec­ción ni pío”, y eso fue en los 90.

Tam­bién se­ña­la que “es ne­ce­sa­rio for­ta­le­cer la edu­ca­ción se­xual a tra­vés de un len­gua­je

cla­ro, pru­den­te y fran­co, fren­te a la im­por­tan­cia de la pre­ven­ción de es­te ti­po de in­fec­cio­nes, con prác­ti­cas co­mo el uso del con­dón en las re­la­cio­nes se­xua­les. Ade­más es im­por­tan­te aso­ciar el au­to­cui­da­do y la cons­truc­ción de un plan de vi­da”.

Pé­rez afir­ma que uno de los mi­tos más co­mu­nes pa­ra no usar pre­ser­va­ti­vo en las re­la­cio­nes se­xua­les tie­ne que ver con el ima­gi­na­rio de que al uti­li­zar­lo se dis­mi­nu­ye el pla­cer.

Es­tas le­yen­das re­pre­sen­tan un al­to ries­go pa­ra la sa­lud, de­bi­do a que el pla­cer es­tá re­la­cio­na­do con otros ele­men­tos co­mo el de­seo, la afi­ni­dad, la co­ne­xión fí­si­ca y emo­cio­nal, jue­gos eró­ti­cos y la to­ma de de­ci­sio­nes de ma­ne­ra au­tó­no­ma y res­pon­sa­ble.

Por es­ta ra­zón el in­fec­tó­lo­go in­di­ca que “lle­var el con­dón siem­pre se­rá una ga­ran­tía pa­ra dis­fru­tar de una vi­da se­xual tran­qui­la y pla­cen­te­ra”.

To­da­vía no hay cu­ra pa­ra el VIH y el si­da. Los tra­ta­mien­tos han avan­za­do en que los fár­ma­cos ca­da vez tie­nen me­nos efec­tos se­cun­da­rios, son más cer­te­ros y me­nos agre­si­vos, y le per­mi­ten a la gen­te vi­vir más y me­jor aún te­nien­do la en­fer­me­dad.

El pa­no­ra­ma

De las más de 30 ITS iden­ti­fi­ca­das, ocho se han con­ver­ti­do en las de mayor in­ci­den­cia en el mun­do en­tre es­te gru­po de en­fer­me­da­des (ver ranking).

De es­tas, so­lo al­gu­nas se con­si­de­ran cu­ra­bles si se diag­nos­ti­can y se con­sul­ta al mé- di­co de for­ma in­me­dia­ta pa­ra evi­tar ries­gos.

Sin em­bar­go, pa­ra en­fer­me­da­des tan gra­ves co­mo el VIH y el virus del pa­pi­lo­ma hu­mano, en­tre otras, aún no hay cu­ra y so­lo exis­ten me­di­ca­men­tos y al­ter­na­ti­vas que mi­ti­gan los sín­to­mas y ate­núan la evo­lu­ción de la en­fer­me­dad.

Se­gún el in­for­me Glo­bal AIDS pa­ra 2015, apro­xi­ma­da­men­te 36,7 mi­llo­nes de per­so­nas vi­vían con VIH, de las que 2 mi­llo­nes eran de La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be.

¿Cuál es el pe­li­gro?

De acuer­do con el doc­tor Pé­rez, “se han es­tu­dia­do múl­ti­ples tra­ta­mien­tos pa­ra el ma­ne­jo de ITS, da­da la ta­sa de re­sis­ten­cia que al­gu­nos de es­tos pa­tó­ge­nos vie­nen pre­sen­tan­do a tra­vés del tiem­po”.

Sin em­bar­go, el ex­per­to afir­ma que “lo pri­mor­dial no es el tra­ta­mien­to pa­ra di­chas en­fer­me­da­des sino la pre­ven­ción de las mis­mas”.

Aun­que es­tas in­fec­cio­nes no son siem­pre mor­ta­les, las se­cue­las sí son se­ve­ras. Pue­den desatar pro­ble­mas pul­mo­na­res, neu­ro­ló­gi­cos, e in­clu­so lle­gar a pro­du­cir el es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo en una per­so­na en con­di­ción gra­ve.

Al­gu­nas ITS, co­mo el herpes y la sí­fi­lis, pue­den mul­ti­pli­car tres ve­ces o más el ries­go de con­traer el VIH.

La trans­mi­sión de la ma­dre al ni­ño pue­de dar lu­gar a muer­te pre­na­tal o neo­na­tal, in­su­fi­cien­cia pon­de­ral al na­cer y pre­ma­tu­ri­dad, sep­ti­ce­mia, neu­mo­nía, con­jun­ti­vi­tis neo­na­tal y de­for­mi­da­des con­gé­ni­tas.

Anual­men­te, la in­fec­ción del VPH (Virus del Pa­pi­lo­ma Hu­mano) pro­vo­ca 528.000 ca­sos de cán­cer cer­vi­coute­ri­no y 266.000 de­fun­cio­nes.

ITS ta­les co­mo la go­no­rrea y la clamidiasis son cau-

sas prin­ci­pa­les de en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria de la pel­vis, desen­la­ce ad­ver­so del em­ba­ra­zo e in­fer­ti­li­dad.

El te­ma es de pro­tec­ción y de cons­cien­cia. Por­que el he­cho, por ejem­plo, de que el VIH sea una en­fer­me­dad que se con­tro­la ca­da vez más, si bien es im­por­tan­te pa­ra la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas in­fec­ta­das, ha­ce que se le te­ma me­nos a es­tas in­fec­cio­nes. Así, han dis­mi­nui­do las muer­tes en va­rios lu­ga­res, pe­ro no el con­ta­gio. Se de­be­ría vol­ver al con­se­jo del po­lli­to: Sin con­dón, ni pio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.