EVI­TAR LA TRAM­PA DE LA POR­NO­GRA­FÍA DE LA IN­MI­GRA­CIÓN

El Colombiano - - OPINIÓN - Por HÉC­TOR TO­BAR redaccion@el­co­lom­biano.com.co

Bus­que a ver si pue­de acom­pa­ñar a agen­tes de la Agen­cia de In­mi­gra­ción y Adua­nas re­co­gien­do a in­mi­gran­tes la­ti­nos, le di­ce el edi­tor fo­to­grá­fi­co al fo­tó­gra­fo. Va­ya y cap­tu­re imá­ge­nes de un gru­po de gen­te inocen­te de piel mo­re­na sien­do re­ti­ra­da en es­po­sas. Y si uno de los agen­tes de ICE tam­bién es la­tino, mu­cho me­jor.

En la era de Trump, con­ver- sa­cio­nes co­mo es­ta se es­tán desa­rro­llan­do ca­da vez más en las sa­las de re­dac­ción por to­dos los Es­ta­dos Uni­dos. Nues­tros me­jo­res fo­tó­gra­fos son en­via­dos a con­se­guir imá­ge­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos du­ran­te tal vez los mo­men­tos más vul­ne­ra­bles y de­gra­dan­tes de sus vi­das.

Es­tas imá­ge­nes han si­do un ele­men­to bá­si­co del pe­rio­dis­mo es­ta­dou­ni­den­se des­de que yo he es­ta­do en el ne­go­cio. Muy a me­nu­do, pa­re­cen una es­pe­cie de por­no­gra­fía de la in­mi­gra­ción.

Cuan­do era jo­ven y vi fotos co­mo es­tas por pri­me­ra vez, le di la ca­ra a uno de sus crea­do­res. Un periodista grá­fi­co y ar­tis­ta ha­bía lle­na­do una ga­le­ría de ar­te de San Fran­cis­co con sus imá­ge­nes en blan­co y ne­gro de me­xi­ca­nos y otros sien­do ata­dos y eva­cua­dos por la pa­tru­lla fron­te­ri­za cer­ca de Ti­jua­na. Es­to fue a me­dia­dos de los años 80, mu­cho tiem­po an­tes de que cual­quier re­ja o mu­ro fue­ra cons­trui­do allí. Los in­mi­gran­tes de­te­ni­dos te­nían en sus ca­ras las ex­pre­sio­nes de ni­ños que fue­ron pi­lla­dos por­tán­do­se mal, o cam­pe­si­nos con­fun­di­dos atra­pa­dos en un sis­te­ma mo­derno que no es­pe­ra­ban lo­grar en­ten­der.

Le di­je al fo­tó­gra­fo que me opo­nía a la can­ti­dad y la mo­no­to­nía de las imá­ge­nes. Gol­pea­ban la mis­ma no­ta pa­té­ti­ca y me­lo­dra­má­ti­ca una y otra vez. Col­gar­las en la pa­red y lla­mar­las ar­te era pro­fun­da­men­te ofen­si­vo. Ca­da uno de sus su­je­tos po­seía una his­to­ria y una per­so­na­li­dad que él ha­bía ig­no­ra­do com­ple­ta­men­te.

“Her­mano, es­to no es quié­nes son, di­je. “Es­to no es quie­nes so­mos”.

El fo­tó­gra­fo era un li­be­ral bien in­ten­cio­na­do. Mis co­men­ta­rios lo atur­die­ron. Nun­ca ha­bía co­no­ci­do a un jo­ven con pa­dres in­mi­gran­tes y tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio que le de­cía que no ha­bía lo­gra­do ver la hu­ma­ni­dad com­ple­ta de sus su­je­tos la­ti­nos.

Hoy en día, el porno de in­mi­gra­ción es om­ni­pre­sen­te. Mu­chas ve­ces es más pro­ba­ble que vea a un de­por­ta­do en las no­ti­cias de te­le­vi­sión que a un mé­di­co o maes­tro la­tino. Las imá­ge­nes de in­mi­gran­tes que en­fren­tan la de­por­ta­ción se han acu­mu­la­do en nues­tra con­cien­cia na­cio­nal co­lec­ti­va co­mo la esen­cia de la ex­pe­rien­cia la­ti­na.

El la­tino es un mes­ti­zo trá­gi­co: el in­mi­gran­te ile­gal a quien siem­pre le se­rá ne­ga­da una por­ción del sue­ño ame­ri­cano; el afli­gi­do agen­te de in­mi­gra­ción obli­ga­do a re­co­ger a su pro­pia gen­te; el ni­ño afue­ra de un edi­fi­cio fe­de­ral, con lá­gri­mas, re­cién se­pa­ra­do de su pa­dre. .

Mi ob­je­ción no es a la co­ber­tu­ra de las de­por­ta­cio­nes y el dra­ma de los cruces de la fron­te­ra del de­sier­to. Pa­dres se­pa­ra­dos de sus hi­jos, per­so­nas tor­tu­ra­das por tra­fi­can­tes, y mu­chos mue­ren. No po­de­mos mi­rar ha­cia otro la­do.

Pe­ro las per­so­nas hu­mi­lla­das y ca­za­das que ve en la co­ber­tu­ra de los de­por­ta­dos no son la per­so­na com­ple­ta. La te­na­ci­dad y la ter­que­dad son las cua­li­da­des que ca­rac­te­ri­zan a Amé­ri­ca in­do­cu­men­ta­da. Es­to es lo que fal­ta en la re­pre­sen­ta­ción de los me­dios de las más de 11 mi­llo­nes de per­so­nas que vi­ven allí. Si pu­die­ra, re­su­ci­ta­ría a Do

rot­hea Lan­ge, la le­gen­da­ria fo­tó­gra­fa de la Gran De­pre­sión , pa­ra cap­tu­rar una ima­gen ver­da­de­ra­men­te de­fi­ni­ti­va de esa ex­pe­rien­cia. Cuan­do to­mó su fo­to­gra­fía más fa­mo­sa, “Ma­dre In­mi­gran­te”, Lan­ge ig­no­ró el ce­rro de ro­pa su­cia a su la­do, una gran­je­ra iti­ne­ran­te sen­ta­da al la­do de la ca­lle con sus hi­jos. “Ella nun­ca aver­gon­za­ría a sus su­je­tos”, di­jo su bió­gra­fa Lin­da

Gor­don en “Do­rot­hea Lan­ge: una vi­da más allá de los lí­mi­tes”.

Me gus­ta ima­gi­nar a Lan­ge va­gan­do por los ba­rrios de Ca­li­for­nia en su vie­jo Ford, car­ga­do con su cá­ma­ra Gra­flex. En lu­gar de ver a sus su­je­tos co­mo ob­je­tos de lás­ti­ma “vi­vien­do en las som­bras”, se su­mer­gi­ría en sus vi­das.

Tal vez se en­cuen­tra a un in­mi­gran­te me­xi­cano sen­ta­do en su por­che en Los Án­ge­les, can­sa­do de las la­bo­res del día. La veo dan­do un pa­so atrás y ob­ser­ván­do­lo per­di­do en pen­sa­mien­to mien­tras ve ju­gar a sus hi­jos.

En la ca­ra y los ges­tos de ese hom­bre de piel de co­bre, su fo­to­gra­fía re­pre­sen­ta­ría las cua­li­da­des inefa­bles del in­mi­gran­te pre­sen­te: can­san­cio y es­pe­ran­za, in­cer­ti­dum­bre y or­gu­llo. Su dig­ni­dad y sus car­gas se­rían cla­ras de ver, pe­ro tal vez tam­bién una cier­ta cua­li­dad pí­ca­ra -los ojos ca­fés ani­ma­dos de un hom­bre que ha en­con­tra­do su ca­mino en medio de la ad­ver­si­dad con in­ge­nio y as­tu­cia.

Esa es la ver­da­de­ra ima­gen de Amé­ri­ca in­do­cu­men­ta­da. No por­no­gra­fia de in­mi­gran­tes, sino al­go in­fi­ni­ta­men­te más in­tere­san­te. Ar­te. La be­lle­za y com­ple­ji­dad de las vi­das de la gen­te tra­ba­ja­do­ra vis­ta co­mo real­men­te es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.