EL CA­MINO ES EDU­CAR

El Colombiano - - OPINIÓN - Por KA­RI­NA CON­TRE­RAS CHA­VA­RRÍA Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na Fa­cul­tad de Com. So­cial, 2° se­mes­tre ka­ri­na.con­tre­ras@upb.edu.co

Se­gu­ra­men­te al­gu­na vez he­mos oído, o in­clu­so emi­ti­do, que­jas acer­ca de di­ver­sos fac­to­res so­cia­les co­mo la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca, el ma­chis­mo, la ba­ja ca­li­dad en aten­ción mé­di­ca, la con­ges­tión vehi­cu­lar de la ciu­dad, el cos­to de la edu­ca­ción, el in­cre­men­to de los im­pues­tos, el pro­ce­so de paz o la co­rrup­ción; ca­sos co­mo el de Ode­brecht nos de­jan bas­tan­te que desear.

A pe­sar de es­to, es­ta­mos in­mer­sos en un con­ti­nuo vai­vén con lo que res­pec­ta a si acep­tar o no la si­tua­ción en la que hoy vi­vi­mos; po­de­mos ver cla­ra­men­te que a pe­sar de que nos da­mos per­fec­ta cuen­ta de nues­tros pro­ble­mas so­cia­les, nun­ca ha­ce­mos al­go más que una que­ja lan­za­da al ai­re a las per­so­nas in­co­rrec­tas en el mo­men­to y lu­gar in­co- rrec­tos; ha­ce­mos una pro­tes­ta que no se­rá es­cu­cha­da más que por no­so­tros mis­mos, ge­ne­ran­do así un ambiente de re­pro­che y de exal­ta­ción al in­con­for­mis­mo. Sin em­bar­go la pa­la­bra, que a mi con­si­de­ra­ción, pue­de de­fi­nir per­fec­ta­men­te es­te ma­les­tar cul­tu­ral en el que hoy nos ve­mos in­mer­sos es acep­ta­ción; por­que que­jar­se es acep­tar con im­po­ten­cia, y aun­que lo ol­vi­de­mos por mo­men­tos, po­pu­lar­men­te sa­be­mos que “del di­cho al he­cho, hay mu­cho tre­cho”; es por eso que si us­ted o yo que­re­mos cam­biar nues­tra si­tua­ción ac­tual, de­be­mos em­pe­zar a mo­ver al­go más que la len­gua; em­pe­ce­mos a ha­blar me­nos y a ha­cer más; no di­cién­do­lo con el áni­mo de ca­llar lo que pen­sa­mos, sino más bien con la in­ten­ción de que nues- tros pen­sa­mien­tos com­bi­nen no so­lo con las pa­la­bras sino tam­bién con nues­tras ac­cio­nes; que sea­mos per­so­nas de pro­pues­tas que cons­tru­yan ha­blan­do y ac­tuan­do.

Ca­da año se gra­dúan mi­les de al­cal­des, go­ber­na­do­res y pre­si­den­tes en po­ten­cia; es por es­to que el ar­ma se­cre­ta pa­ra aca­bar con la co­rrup­ción, y to­dos los ma­le­fi­cios so­cia­les que vie­nen con ella, es edu­can­do; mos­tran­do a los jó­ve­nes que so­mos los ver­da­de­ra­men­te en­car­ga­dos de en­ca­mi­nar la na­ción. Anual­men­te mi­llo­nes de jó­ve­nes cum­plen la ma­yo­ría de edad; es­to so­lo se pue­de tra­du­cir en nue­vos vo­tan­tes.

Yo creo en per­so­nas que, así co­mo Mar­tin Lu­ter King, Nel­son Man­de­la o Mahat­ma

Gand­hi, sue­ñan con que las co­sas sean di­fe­ren­tes y con­fío en quie­nes quie­ren de­jar hue­lla de ma­ne­ra po­si­ti­va en nues­tra so­cie­dad

Es por eso que si que­re­mos cam­biar nues­tra si­tua­ción ac­tual, de­be­mos em­pe­zar a mo­ver al­go más que la len­gua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.