¿NO HAY OTRA MA­NE­RA DE PRO­GRE­SAR?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RA­MI­RO VE­LÁS­QUEZ GÓ­MEZ ra­mi­ro­ve@el­co­lom­biano.com.co

La ima­gen im­pac­ta­ba. En la pla­ya, a 20 mi­nu­tos al nor­te de Bahía So­lano, en Me­ca­na, un car­tel avi­sa­ba a los vi­si­tan­tes no pa­sar, pro­pie­dad pri­va­da.

Unas de­ce­nas de me­tros al fon­do se ob­ser­va­ba un cam­pa­men­to en cons­truc­ción. ¿El mo­ti­vo? Una fir­ma ca­na­dien­se pre­pa­ra­ba la ex­plo­ta­ción de la sel­va vir­gen cho­coa­na.

Te­nía li­cen­cia y con­ta­ba con la ve­nia del con­se­jo co­mu­ni­ta­rio del lu­gar.

Con la de­nun­cia pe­rio­dís­ti­ca lo­gra­mos pa­rar la ta­la y los ca­na­dien­ses tu­vie­ron que sa­lir a los po­cos me­ses an­tes de que con­ti­nua­ran el da­ño que ya ha­bían em­pe­za­do, vio­lan­do lo que la li­cen­cia les per­mi­tía.

Fue so­lo un ca­so, pe­ro es lo que se vi­ve a lo lar­go y an­cho del te­rri­to­rio con las ex­plo­ta- cio­nes mi­ne­ras y pe­tro­le­ras. Ex­tran­je­ros ejer­cien­do so­be­ra­nía. Sí, le­gal, pe­ro...

(A pro­pó­si­to, Ca­na­dá, que aden­tro es mo­de­lo am­bien­tal, tie­ne mu­chas gran­des em­pre­sas cues­tio­na­das en paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca por con­flic­tos y afec­ta­cio­nes mi­ne­ras).

Pe­ro el cuen­to es es­te: Fran­cia no da­rá más li­cen­cias pa­ra ex­plo­tar pe­tró­leo ni gas en su te­rri­to­rio, di­jo el mi­nis­tro de tran­si­ción eco­ló­gi­ca, Ni­co­las Hu­lot.

Ese país no es nin­gu­na po­ten­cia en esos re­cur­sos, pe­ro quie­re dar ejem­plo al mun­do e in­cen­ti­var el desa­rro­llo y uso de las ener­gías lim­pias.

Cos­ta Ri­ca, ha­ce años, to­mó la de­ci­sión de cen­trar en su na­tu­ra­le­za y bio­di­ver­si­dad co­mo ba­se de su desa­rro­llo.

Que Co­lom­bia si­ga los mis­mos pa­sos es im­po­si­ble. Acá hay más pe­tró­leo, así pa­rez­ca que se es­tá ago­tan­do.

Lo que que­da al des­cu­bier­to es la ca­ren­cia de otras vi­sio­nes so­bre nues­tro desa­rro­llo, pe­se a ser un país más ri­co en re­cur­sos na­tu­ra­les que el ve­cino cen­troa­me­ri­cano y con una di­ver­si­dad de te­rri­to­rios y pai­sa­jes in­creí­ble.

Pe­ro to­dos esos sec­to­res re­ci­ben mi­ga­jas, cuan­do no es que las au­to­ri­da­des au­to­ri­zan los zar­pa­zos, co­mo el que se pro­yec­ta­ba cer­ca a Ca­ño Cris­ta­les, o el ho­tel de la Sie­rra Ne­va­da o la ‘agri­cul­tu­ri­za­ción’ des­or­de­na­da de la ri­ca Ori­no­quia.

Di­fí­cil que se mi­ren otros sec­to­res, que se di­ver­si­fi­que, por­que la ex­plo­ta­ción fo­rá­nea de nues­tro te­rri­to­rio da mu­cho di­ne­ro. En­ci­ma y de­ba­jo de la me­sa.

En el ca­so de Bahía So­lano, di­cen que el em­pre­sa­rio ca­na­dien­se era re­co­men­da­do de

Bill Clin­ton. Y bien pue­da, llé­ve­se lo que quie­ra y si lue­go no lo de­jan, de­man­de co­mo las com­pa­ñías de Ca­ño Cris­ta­les, San­tur­bán y va­rias más.

Mau­lli­do: la mis­ma au­to­ri­dad lo­cal pi­dien­do que se vio­le la ley. El vie­jo oes­te

Que­da al des­cu­bier­to la ca­ren­cia de otras vi­sio­nes so­bre el desa­rro­llo, pe­se a nues­tra ri­que­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.