“Ma­du­ro no ha­rá elec­cio­nes y la opo­si­ción ca­yó en su tram­pa”

María Co­ri­na Ma­cha­do le ex­pli­có a EL CO­LOM­BIANO por qué di­fie­re con sec­to­res de la MUD.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por DANIEL ARMIROLA R. AFP

Jus­to des­pués de que el ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro ins­ta­la­ra en Ve­ne­zue­la la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te (ANC), a pe­sar de las de­nun­cias con­tra el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral (CNE) y el re­cha­zo internacional, por fin y tras apla­zar du­ran­te 10 me­ses la con­vo­ca­to­ria a elec­cio­nes pa­ra go­ber­na­do­res y al­cal­des, fi­jó pa­ra el 10 de di­ciem­bre di­chos co­mi­cios re­cla­ma­dos por la opo­si­ción.

Pe­ro el con­tex­to aho­ra es dis­tin­to, no so­lo pe­sa la du­da con­tra un CNE de bol­si­llo y que ge­ne­ra po­ca cre­di­bi­li­dad en el mun­do, sino que un ré­gi­men con po­de­res su­pra­cons­ti­tu­cio­na­les so­lo dio una se­ma­na pa­ra los par­ti­dos po­lí­ti­cos pre­sen­ta­ran sus can­di­da­tu­ras. Eso ge­ne­ró un caos en las fi­las opo­si­to­ras, ya que mu­chas de sus fac­cio­nes de­ci­die­ron par­ti­ci­par, mien­tras que otras, co­mo Ven­te Ve­ne­zue­la de María Co­ri­na Ma­cha­do, anun­cia­ron el jue­ves su ne­ga­ti­va a acu­dir an­te la si­tua­ción de ile­gi­ti­mi­dad que im­pe­ra hoy en el país.

En en­tre­vis­ta con EL CO­LOM­BIANO, la lí­der opo­si­to­ra, una de las más re­co­no­ci­das en el ám­bi­to internacional, quien tam­bién ha si­do pre­can­di­da­ta ala pre­si­den­cia y miem­bro de la Asam­blea Na­cio­nal, ex­pli­có sus mo­ti­vos pa­ra dis­tan­ciar­se de ese pro­ce­so y opi­nó so­bre la crí­ti­ca ac­tua­li­dad que vi­ven los ve­ne­zo­la­nos.

¿Qué ba­lan­ce de­jan cua­tro me­ses de agen­da de pro­tes­tas y qué lo­gró la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD)?

“Hay una re­be­lión po­pu­lar ge­ne­ra­li­za­da en to­do el país. No fue so­lo en Caracas o el cen­tro: to­da Ve­ne­zue­la de pun­ta a pun­ta. Y es re­be­lión po­pu­lar por­que par­ti­ci­pan to­das las ge­ne­ra­cio­nes. Sí, los jó­ve­nes es­tán en pri­me­ra lí­nea, pe­ro es­tán yen­do tam­bién a las mar­chas con sus pa­dres, con sus abue­los, con sus her­ma­nos. Ade­más es po­pu­lar por­que ha in­vo­lu­cra­do a to­dos los sec­to­res de la so­cie­dad.

El sa­cri­fi­cio ha si­do bru­tal y el mun­do lo sa­be: 136 ve­ne­zo­la­nos ase­si­na­dos, más de 5.000 de­te­ni­dos, 500 pre­sos po­lí­ti­cos. Pe­ro es­te sa­cri­fi­cio ha lo­gra­do un avan­ce for­mi­da­ble ha­cia la li­ber­tad y no se­rá en vano. ¿A qué me re­fie­ro? Lo­gra­mos de­bi­li­tar tres de los pi­la­res que han so­por­ta­do al ré­gi­men. En pri­mer lu­gar, la co­mu­ni­dad in-

ter­na­cio­nal pa­só de la in­di­fe­ren­cia o la re­tó­ri­ca a la ac­ción. Por otra par­te, otro pi­lar era la com­pli­ci­dad de los ór­ga­nos del po­der pú­bli­co. He­mos lo­gra­do que se se­pa­ren del ré­gi­men la fis­cal ge­ne­ral, ma­gis­tra­dos, dipu­tados y fun­cio­na­rios.

En ter­cer lu­gar, Ma­du­ro lo di­jo: ‘lo que no lo­gra­mos con los vo­tos lo ha­re­mos con las ar­mas’. Pe­ro hoy ve­mos có­mo den­tro de la Fuer­za Ar­ma­da Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na co­mien­zan a ha­cer un vi­ra­je, a ne­gar­se a re­pri­mir y a ex­pre­sar lo que yo siem­pre he di­cho, que la FANB es un re­fle­jo de la com­po­si­ción del país, y que más del 70 % re­cha­za a Ma­du­ro”.

¿El estancamiento ac­tual se re­fuer­za en oc­tu­bre de 2016, cuan­do el ré­gi­men im­pi­de el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio con­tra Ma­du­ro y apla­za a su an­to­jo los co­mi­cios re­gio­na­les?

“En ese mo­men­to nos di­mos cuen­ta los ve­ne­zo­la­nos que to­das las ru­tas ins­ti­tu­cio­na­les y de­mo­crá­ti­cas es­ta­ban ce­rra­das a la fuer­za. Des­pués de eso, es­te año arre­ba­ta­ron la po­tes­tad de la Asam­blea Na­cio­nal, y mien­tras tan­to la ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria de Ve­ne­zue­la se si­guió agra­van­do. Us­te­des en Co­lom­bia lo es­tán vi­vien­do a dia­rio y en car­ne pro­pia con el éxo­do de cien­tos de mi­les de ve­ne­zo­la­nos. Ade­más, son ca­da vez más los que es­tán mu­rien­do aquí por des­nu­tri­ción, por fal­ta de me­di­ci­nas y por la vio­len­cia.

Es­te ho­rror hay que pa­rar­lo ya y no va a ter­mi­nar mien­tras Ma­du­ro y su ma­fia si­ga en el po­der. Nos ce­rra­ron to­das las ru­tas ins­ti­tu­cio­na­les que he­mos re­co­rri­do con pa­cien­cia y co­ra­je, en­ton­ces lo que nos que­da es la mo­vi­li­za­ción, am­pa­ra­da en los ar­tícu­los 333 y 350. Es una lu­cha le­gí­ti­ma”.

Aho­ra sí, tras ins­ta­lar su ANC con po­de­res ili­mi­ta­dos, el ré­gi­men lla­mó a elec­cio­nes re­gio­na­les...

“No las van a ha­cer. No creo que el cha­vis­mo si­quie­ra va­ya a rea­li­zar esos co­mi­cios. Es­ta­mos ha­blan­do de una far­sa de ANC que bus­ca im­po­ner un sis­te­ma co­mu­nis­ta y dic­ta­to­rial. To­do eso es una men­ti­ra y no hay que caer en ella. Es una tram­pa igua­li­ta que el diá­lo­go de Er­nes­to Sam­per y José Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro el año pa­sa­do.

Cuan­do Ve­ne­zue­la es­ta­ba en la ca­lle, y es­tu­vi­mos a pun­to de sa­car a Ma­du­ro, vi­nie­ron a dar­le ese sal­va­vi­das a la dic­ta­du­ra pa­ra re­ga­lar­le tiem­po. ¿En ese mo­men­to qué nos di­je­ron? ‘O dia­lo­ga­mos o nos ma­ta­mos’, ¿y qué pa­só? Dia­lo­ga­ron y nos ma­ta­ron. Son 30.000 ve­ne­zo­la­nos ase­si­na­dos des­de en­ton­ces y aho­ra nos quie­ren im­po­ner ese mis­mo fal­so di­le­ma”.

¿De eso se tra­ta su di­fe­ren­cia con sec­to­res de la MUD?

“Exac­ta­men­te. No po­de­mos caer en la tram­pa del cha­vis­mo. No­so­tros te­ne­mos un man­da­to des­de el 16 de ju­lio que de­be­mos cum­plir. Quie­nes se apar­ta­ron de la MUD son esos par­ti­dos que van a par­ti­ci­par, por­que la Uni­dad ya tie­ne el man­da­to que le dio y que ex­pre­só el pue­blo de Ve­ne­zue­la ese día. Caer en esa tram­pa sig­ni­fi­ca dar­le tiem­po a Ma­du­ro, sig­ni­fi­ca le­gi­ti­mar a un CNE frau­du­len­to, y sig­ni­fi­ca re­co­no­cer una Cons­ti­tu­yen­te ile­gí­ti­ma, mien­tras que el mun­do es­tá des­co­no­cien­do to­do eso. No se pue­de co­me­ter ese error”.

¿Qué otros erro­res ha co­me­ti­do la opo­si­ción?

“Ha sub­es­ti­ma­do la cruel­dad de es­te ré­gi­men, no se ha in­cor­po­ra­do en el aná­li­sis de có­mo enfrentarlo la di­men­sión cri­mi­nal y ma­fio­sa que tie­ne. Es­te de­jó de ser un pro­yec­to po­lí­ti­co ha­ce mu­cho tiem­po, es­te ya es una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal. En Ve­ne­zue­la las ma­fias han per­mea­do al Estado, y no so­lo a los en­tes del po­der pú­bli­co, sino tam­bién a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, la FANB. Mues­tra de eso es que Ma­du­ro di­jo el jue­ves “por las bue­nas o por las ma­las los voy a po­ner a dia­lo­gar”, ¿qué sig­ni­fi­ca eso? Esa es una con­fe­sión y an­te eso no hay más que ha­cer que man­te­ner la agen­da de ca­lle y las san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les con­tra esas re­des cri­mi­na­les”.

¿Se man­tie­nen las ne­go­cia­cio­nes in­ter­nas con los sec­to­res de la opo­si­ción que pre­vén par­ti­ci­par?

“Yo les es­toy pi­dien­do que es­cu­chen al pue­blo, y que re­to­me­mos con to­da la fuer­za es­ta ru­ta del 16 de ju­lio ha­cia la sa­li­da de la dic­ta­du­ra y a un go­bierno de re­cons­truc­ción, no so­lo so­cial y eco­nó­mi­ca, sino so­bre to­do mo­ral. Esa es la sal­va­ción del país y yo sí ten­go con­fian­za en los ve­ne­zo­la­nos”.

¿Han he­cho con­tac­tos con los di­si­den­tes cha­vis­tas? ¿Po­drían par­ti­ci­par en una alian­za re­no­va­da de opo­si­ción al ré­gi­men de Ma­du­ro?

“Des­de lue­go que se ha ha­bla­do con to­dos ellos, que ade­más es­tán su­frien­do te­rri­ble per­se­cu­ción. En un go­bierno de uni­dad na­cio­nal to­dos los sec­to­res ten­drán que es­tar re­pre­sen­ta­dos, tal co­mo el res­to del país, por­que no se tra­ta so­lo de fac­cio­nes po­lí­ti­cas. Ve­ne­zue­la va a te­ner que lle­var ade­lan­te la tran­si­ción más com­ple­ja en su historia. Se tendrá que ha­cer un nue­vo pac­to re­pu­bli­cano que in­clu­ya a to­dos y que ge­ne­re con­fian­za des­de el pri­mer día”

FOTO

Ma­cha­do afir­mó que ha con­tac­ta­do a los opo­si­to­res Leo­pol­do Ló­pez y An­to­nio Le­dez­ma, y que “na­die se ima­gi­na lo que han su­fri­do esos pre­sos po­lí­ti­cos. No so­lo ellos, sino sus fa­mi­lias”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.