UNA RE­NUN­CIA NE­CE­SA­RIA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AL­DO CIVICO al­do@al­do­ci­vi­co.com

Las des­afor­tu­na­das pa­la­bras del ge­ne­ral Ós­car Gó­mez He­re

dia, co­man­dan­te de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na del Va­lle de Abu­rrá, han desata­do una ola de in­dig­na­ción que se ha ex­ten­di­do has­ta los rin­co­nes más le­ja­nos de la ciu­dad.

Que­rien­do ex­pli­car el al­to ín­di­ce de ho­mi­ci­dios de es­te agos­to ne­gro, el ge­ne­ral Gó­mez He­re­dia di­jo que la cau­sa son los en­fren­ta­mien­tos en­tre unas es­truc­tu­ras cri­mi­na­les que se es­tán reaco­mo­dan­do. Es en me­dio de es­te aná­li­sis que el co­man­dan­te de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na afir­mó que: “Aquí a la gen­te de bien no la ase­si­nan, a los que es­tán ma­tan­do son a aque­llos que tie­nen pro­ble­mas ju­di­cia­les”.

La de­cla­ra­ción es gra­ve y no pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­da, ni ser con­si­de­ra­da sim­ple­men­te co­mo una me­ti­da de pa­ta. Cier­ta­men­te no cuan­do hay una ad­mi­nis­tra­ción que ha he­cho de la se­gu­ri­dad y de la cul­tu­ra de la le­ga­li­dad su pla­to prin­ci­pal. Por­que las pa­la­bras del ge­ne­ral Gó­mez He­re­dia re­ve­lan una cul­tu- ra y una for­ma­ción que no son ade­cua­das pa­ra el li­de­raz­go que tie­ne que ejer­cer el co­man­dan­te de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na en una reali­dad com­ple­ja co­mo la de Me­de­llín, y don­de, ade­más, la po­li­cía no go­za de la con­fian­za de las co­mu­ni­da­des más afec­ta­das por la vio­len­cia.

De he­cho, la de­cla­ra­ción su­gie­re que en­tre los ciu­da­da­nos hay vi­das que va­len me­nos que otras, y que hay ciu­da­da­nos que, por su con­di­ción so­cial, tie­nen me­nos de­re­chos que otros. Ade­más, asu­me que se jus­ti­fi­ca la muerte vio­len­ta de quie­nes tie­nen líos con la jus­ti­cia, ava­lan­do así a quie­nes jus­ti­fi­can la ne­ce­si­dad de la lim­pie­za so­cial y del lin­cha­mien­to, prác­ti­cas cul­tu­ra­les que no han si­do to­da­vía erra­di­ca­das en Me­de­llín. Fi­nal­men­te, asu­me que la vio­len­cia y sus cau­sas son li­mi­ta­das so­lo a las áreas mar­gi­na­les de la ciu­dad, co­mo si lo que pa­sa en cual­quier rin­cón no afec­ta­ra la ca­li­dad de vi­da de la co­mu­ni­dad en­te­ra.

Asi­mis­mo, las de­cla­ra­cio­nes del ge­ne­ral in­si­núan que no es un ver­da­de­ro pro­ble­ma si los miem­bros de com­bos se ma­tan en­tre ellos, co­mo si los jó­ve­nes que pier­den la vi­da por la vio­len­cia fue­ran su­je­tos ais­la­dos, y no par­te de re­des fa­mi­lia­res, de amis­tad y te­rri­to­ria­les que ter­mi­nan sien­do pro­fun­da­men­te afec­ta­das. La de­cla­ra­ción del ge­ne­ral des­co­no­ce que la vio­len­cia no so­la­men­te es un fe­nó­meno cri­mi­nal, sino tam­bién un asun­to de sa­lud pú­bli­ca, sien­do la vio­len­cia co­mo un vi­rus que se pro­pa­ga rá­pi­do en to­do el cuer­po so­cial, da­ñan­do su in­te­gri­dad.

En un estado de de­re­cho ma­du­ro, un mi­nis­tro de Defensa o el di­rec­tor de la Po­li­cía Na­cio­nal exi­gi­rían la re­nun­cia del ge­ne­ral pa­ra dar la se­ñal de que sus pa­la­bras no son to­le­ra­das en la cul­tu­ra de una ins­ti­tu­ción que es res­pon­sa­ble del or­den pú­bli­co. Por­que la cul­tu­ra de la le­ga­li­dad ra­di­ca ne­ce­sa­ria­men­te en una cul­tu­ra que va­lo­ra la sa­cra­li­dad de to­das las vi­das y por eso no pue­de to­le­rar que al­tos man­dos de la po­li­cía no ten­gan una men­ta­li­dad y una for­ma­ción co­rres­pon­dien­te.

Pa­ra una trans­for­ma­ción cul­tu­ral co­mo lo re­quie­re la lu­cha con­tra el po­der ma­fio­so, los li­de­raz­gos tie­nen que dar buen ejem­plo. Por eso, el ge­ne­ral Ós­car Gó­mez He­re­dia de­be­ría mos­trar sen­si­bi­li­dad y pre­sen­tar su re­nun­cia

La de­cla­ra­ción su­gie­re que hay vi­das que va­len más que otras... que se jus­ti­fi­ca la muerte de quie­nes tie­nen líos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.