CUAN­DO EL GO­BIERNO DI­FA­MA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AZIZ HUQ re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Ima­gi­ne que un ve­te­rano fun­cio­na­rio del go­bierno re­cu­rre a Twit­ter, ha­ce una lla­ma­da a la red de no­ti­cias na­cio­nal o ha­ce una apa­ri­ción en te­le­vi­sión na­cio­nal pa­ra de­ni­grar­lo. Ima­gi­ne que di­ce men­ti­ras so­bre us­ted a una au­dien­cia na­cio­nal, men­ti­ras que son da­ñi­nas pa­ra su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal o per­so­nal. ¿Qué po­dría ha­cer us­ted pa­ra re­me­diar la si­tua­ción?

Us­ted po­dría bus­car una re­trac­ta­ción. Tal vez us­ted acu­di- ría a sus co­le­gas y ami­gos pa­ra de­fen­der en pri­va­do su ver­sión del ca­so. O si tu­vie­ra la suer­te de te­ner una pla­ta­for­ma na­cio­nal pro­pia, qui­zás in­ten­ta­ría co­rre­gir la de­cla­ra­ción di­fa­ma­to­ria en pú­bli­co.

Pe­ro una co­sa que no po­dría ha­cer es de­man­dar. No exis­te nin­gún re­me­dio ju­di­cial pa­ra cuan­do un fun­cio­na­rio fe­de­ral di­fa­ma a al­guien. Es­ta bre­cha en la ley no es el re­sul­ta­do de una de­ci­sión cons­cien­te por par­te del Con­gre­so o jue­ces fe­de­ra­les pa­ra pro­te­ger la ha­bi­li­dad del go­bierno pa­ra de­ni­grar­lo a us­ted. Fue crea­da in­vo­lun­ta­ria­men­te. En una épo­ca cuan­do la men­ti­ra po­lí­ti­ca es­tá sien­do uti­li­za­da co­mo un ar­ma pa­ra au­men­tar el efec­to, es una omi­sión que el Con­gre­so de­be­ría rec­ti­fi­car.

Hoy, si una ca­de­na de no­ti­cias co­mo The New York Ti­mes, CNN o Breit­bart News pro­nun­cia una ca­lum­nia, o si un ciu­da­dano pri­va­do ha­cien­do cam­pa­ña en bus­ca de un car­go pú­bli­co lo ha­ce, los tri­bu­na­les es­tán abier­tos. Cier­ta­men­te, los re­me­dios no son ili­mi­ta­dos. Preo­cu­pa­do por los efec­tos es­ca­lo­frian­tes de la di­fa­ma­ción en la pren­sa, la Cor­te Su­pre­ma ha eri­gi­do con ra­zón los gran­des obs­tácu­los a los da­ños por di­fa­ma­ción.

Pe­ro si un fun­cio­na­rio del go­bierno ha­ce una de­cla­ra­ción in­ten­cio­nal, fal­sa y da­ñi­na, no hay na­da que ha­cer. En fe­bre­ro, por ejem­plo, ho­ras des­pués de re­por­tar crí­ti­ca­men­te so­bre las ope­ra­cio­nes de pren­sa de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, Alex

Isens­tadt se vio acu­sa­do (al pa­re­cer fal­sa­men­te) por ofi­cia­les anó­ni­mos de la Ca­sa Blan­ca de bur­lar­se y des­es­ti­mar la muerte de un ofi­cial de la Fuer­za de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les de la Ma­ri­na de Es­ta­dos Uni­dos. Bajo la ac­tual ley de di­fa­ma­ción, Isens­tadt no ten­dría re­cur­so al­guno en ese ca­so.

¿Có­mo sur­gió es­ta bre­cha en la ley de di­fa­ma­ción?

Cuan­do el go­bierno le ha­ce da­ño a al­guien, una ley de 1946 lla­ma­da el Ac­ta Fe­de­ral de Re­cla­ma­cio­nes de Agra­vios ge­ne­ral­men­te ofre­ce un re­me­dio ju­di­cial. En 1988, en el Ac­ta West­fall, el Con­gre­so en­men­dó el ac­ta an­te­rior pa­ra cu­brir la ma­yo­ría de los re­cla­mos por da­ños per­so­na­les con­tra fun­cio­na­rios ofi­cia­les. Es­tas le­yes, sin em­bar­go, for­jan in­mu­ni­da­des pa­ra fun­cio­na­rios del go­bierno cuan­do se tra­ta de “di­fa­ma­ción, ca­lum­nia, ter­gi­ver­sa­ción” así co­mo “en­ga­ño.”

¿Por qué esas ex­cep­cio­nes? Sim­ple cau­te­la,

En un ca­so de 1976,

Da­vis, que te­nía que ver con un fo­lle­to po­li­cial con fo­to­gra­fías de per­so­nas “co­no­ci­das co­mo ac­ti­vas” co­mo la­dro­nes, la Cor­te Su­pre­ma sos­tu­vo que la cláusula de de­bi­do pro­ce­so de la Cons­ti­tu­ción no pro­te­ge la repu­tación. El presidente de la Cor­te Su­pre­ma, Wi­lliam H. Rehn­quist, ex­pre­só su alar­ma por la can­ti­dad de ca­sos que po­drían ocu­rrir si se per­mi­tie­ra a las per­so­nas de­man­dar a sus fun­cio­na­rios lo­ca­les y es­ta­ta­les por di­fa­ma­ción y ca­lum­nia.

Mu­chas dé­ca­das han pa­sa­do. En ese tiem­po, las cor­tes han te­ni­do am­plia ex­pe­rien­cia con re­cla­ma­cio­nes de le­sio­nes con­tra el go­bierno fe­de­ral. Sin em­bar­go, no se han to­ma­do me­di­das pa­ra pro­te­ger con­tra el da­ño del dis­cur­so ofi­cial que fal­sa­men­te im­pug­na el ca­rác­ter de una per- so­na en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción na­cio­na­les.

Hay una so­lu­ción sim­ple. El Con­gre­so de­be­ría pro­mul­gar un re­cur­so ju­di­cial pa­ra cual­quier per­so­na di­fa­ma­da por un fun­cio­na­rio del go­bierno fe­de­ral ha­blan­do o es­cri­bien­do al pú­bli­co.

Li­mi­tar la so­lu­ción a fun­cio­na­rios fe­de­ra­les le da­ría ma­ne­jo a la preo­cu­pa­ción del ma­gis­tra­do prin­ci­pal Ren­quist en cuan­to a una inun­da­ción de de­man­das me­no­res con­tra ofi­cia­les lo­ca­les y es­ta­ta­les. Ade­más, los fun­cio­na­rios pú­bli­cos no es­ta­rían tran­qui­los por na­da más que por de­cla­ra­cio­nes im­pru­den­tes y fal­sas. Por una par­te, nor­mal­men­te se­ría di­fí­cil pa­ra un de­man­dan­te de­mos­trar que un fun­cio­na­rio de­bía ha­ber sa­bi­do que una de­cla­ra­ción era fal­sa.

Ade­más, el re­me­dio si un de­man­dan­te ga­na no se­rían da­ños. Nin­gún fun­cio­na­rio pa­ga­ría per­so­nal­men­te de su bol­si­llo. El Presidente Trump ha ha­bla­do so­bre abrir la ley de li­be­lo, aun­que du­do que es­to es lo que te­nía en men­te. Sin em­bar­go, se­ría bueno que los le­gis­la­do­res que quie­ren man­te­ner es­ta­ble y civil nues­tra vi­da po­lí­ti­ca na­cio­nal pien­sen so­bre la re­for­ma al li­be­lo - pa­ra el dis­cur­so del go­bierno

Si un fun­cio­na­rio del go­bierno ha­ce una de­cla­ra­ción in­ten­cio­nal, fal­sa y da­ñi­na, no hay na­da que ha­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.