In­ver­sión pri­va­da en el cam­po

El Acuer­do de Paz de­be crear con­di­cio­nes de ma­yor se­gu­ri­dad y desa­rro­llo en el cam­po. Ello de­be­rá ma­ni­fes­tar­se en in­ver­sión pri­va­da en nue­vos em­pren­di­mien­tos agro­pe­cua­rios que di­na­mi­cen la vi­da ru­ral.

El Colombiano - - OPINIÓN -

Uno de los fac­to­res que du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das más ha en­tra­ba­do el desem­pe­ño de la agri­cul­tu­ra co­lom­bia­na ha si­do la fal­ta de se­gu­ri­dad de­ri­va­da del con­flic­to in­terno. Fe­nó­me­nos co­mo el se­cues­tro, la ex­tor­sión y el chan­ta­je lle­va­ron a que la in­ver­sión pri­va­da en el cam­po fue­ra li­mi­ta­da.

Es­ta fal­ta de in­ver­sión se ha ma­ni­fes­ta­do en un cre­ci­mien­to del PIB del sec­tor agro­pe­cua­rio muy por de­ba­jo del re­gis­tra­do pa­ra el to­tal de la eco­no­mía, lo que ha lle­va­do a que la agri­cul­tu­ra pier­da par­ti­ci­pa­ción en el PIB to­tal.

Es­tu­dios re­cien­tes po­nen de pre­sen­te có­mo la pro­duc­ción agrí­co­la del país no so­lo cre­ce a ta­sas muy in­fe­rio­res a las de las prin­ci­pa­les agri­cul­tu­ras la­ti­noa­me­ri­ca­nas (co­mo las de Bra­sil, Pe­rú, Chi­le y Ar­gen­ti­na) sino que tam­bién lo ha­ce por de­ba­jo de la co­rres­pon­dien­te al pro­me­dio mundial.

Es­tos re­sul­ta­dos con­tras­tan con los gran­des po­ten­cia­les de desa­rro­llo que tie­nen las ac­ti­vi­da­des agrí­co­las, pe­cua­rias y fo­res­ta­les en Co­lom­bia. No en vano, la FAO tie­ne ca­ta­lo­ga­do al país co­mo una de las sie­te na­cio­nes del mun­do con ca­pa­ci­dad pa­ra ser des­pen­sa ali­men­ta­ria glo­bal en las pró­xi­mas dé­ca­das.

Es­tos po­ten­cia­les se ma­ni­fies­tan en 22 millones de hec­tá- reas con vo­ca­ción pa­ra desa­rro­llar cul­ti­vos agrí­co­las, 15 millones pa­ra la pro­duc­ción ga­na­de­ra y 4 millones pa­ra las ac­ti­vi­da­des agro­sil­vo­pas­to­ri­les.

Ade­más de es­to, la gran di­ver­si­dad agroe­co­ló­gi­ca del te­rri­to­rio na­cio­nal per­mi­te que la ofer­ta agro­pe­cua­ria sea muy di­ver­sa, lo que cons­ti­tu­ye una for­ta­le­za en un mun­do glo­ba­li­za­do que se ca­rac­te­ri­za por una de­man­da agroa­li­men­ta­ria muy va­ria­da.

El Acuer­do de Paz fir­ma­do con las Farc abre la po­si­bi­li­dad de que los ni­ve­les de se­gu­ri­dad en el cam­po co­lom­biano me­jo­ren y que, por en­de, los inversionistas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros se sien­tan atraí­dos a em­pren­der nue­vos pro­yec­tos y desa­rro­llos agro­pe­cua­rios y agroin­dus­tria­les en los dis­tin­tos te­rri­to­rios ru­ra­les.

El com­pro­mi­so ad­qui­ri­do por el Go­bierno en el Acuer­do es­ta­ble­ce, en­tre otras co­sas, que, pa­ra desa­rro­llar los sec­to­res agro­pe­cua­rio y ru­ral en be­ne­fi­cio de sus po­bla­do­res, de­be­rán po­ner­se en mar­cha 12 Pla­nes Na­cio­na­les.

Es­tos Pla­nes com­pren­den tres gran­des áreas de in­ter­ven­ción: in­fra­es­truc­tu­ra (vías ter­cia­rias, rie­go, ener­gi­za­ción ru­ral y co­nec­ti­vi­dad); desa­rro­llo so­cial (edu­ca­ción, sa­lud, vi­vien­da y erra­di­ca­ción de la po­bre­za); y desa­rro­llo pro­duc­ti­vo y co­mer­cial.

De cum­plir­se con lo es­ta­ble­ci­do, no so­lo se le es­ta­rá dan­do al sec­tor ru­ral (y en par­ti­cu­lar a sus po­bla­do­res) el tra­ta­mien­to que his­tó­ri­ca­men­te le ha si­do ne­ga­do por la so­cie- dad sino que se crea­rán las con­di­cio­nes pa­ra im­pul­sar un desa­rro­llo más vigoroso de las ac­ti­vi­da­des agro­pe­cua­rias.

Ello de­be­rá re­dun­dar en un cre­ci­mien­to al­to del PIB sec­to­rial, en una ma­yor ge­ne­ra­ción de em­pleo y en el me­jo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vi­da de los ho­ga­res ru­ra­les.

La eje­cu­ción efi­caz de los Pla­nes Na­cio­na­les fa­ci­li­ta­rá aún más la lle­ga­da de ma­yo­res flu­jos de in­ver­sión pri­va­da, los cua­les de­be­rán con­ver­tir­se en nue­vos em­pren­di­mien­tos em­pre­sa­ria­les (los de­no­mi­na­dos agro­ne­go­cios) que no so­lo in­cre­men­ten y ex­pan­dan la ofer­ta ali­men­ta­ria y agroin­dus­trial pa­ra el mer­ca­do na­cio­nal sino, aún más im­por­tan­te, pa­ra los mer­ca­dos ex­ter­nos.

Pre­ci­sa­men­te, la re­vis­ta Di­ne­ro in­for­mó que ProCo­lom­bia iden­ti­fi­có, en el pri­mer se­mes­tre de 2017, diez ini­cia­ti­vas de in­ver­sión ex­tran­je­ra en di­ver­sas ac­ti­vi­da­des agro­pe­cua­rias por va­lor de 330 millones de dó­la­res.

Si el Go­bierno efec­ti­va­men­te ga­ran­ti­za un am­bien­te de ma­yor se­gu­ri­dad y con­di­cio­nes ade­cua­das de desa­rro­llo en el cam­po, la agri­cul­tu­ra co­lom­bia­na de­be­rá em­pren­der, de la mano de la in­ver­sión pri­va­da, una sen­da de cre­ci­mien­to acor­de con sus muy al­tos po­ten­cia­les pro­duc­ti­vos

ILUS­TRA­CIÓN ES­TE­BAN PA­RÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.