SO­BRE LA NA­VA­JA DE OCKHAM

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JOSÉ GUI­LLER­MO ÁNGEL me­moan­jel5@gmail.com

Es­ta­ción Pe­gue (que no quie­re de­cir pe­lea sino ad­he­rir), ha­bi­ta­da de pa­so por au­men­ta­do­res de da­tos y ane­xio­nis­tas de pa­re­ci­dos, in­fla­do­res de te­mas y crea­do­res de in­ci­sos, in­ven­to­res de sis­te­mas com­ple­jos pa­ra per­der a cual­quie­ra y alar­mis­tas con pre­dis­po­si­ción a criar más mie­dos en el mie­do, abs­trac­cio­nis­tas de es­pa­cios que es­ta­ban bien y hay que con­fun­dir, gen­te que cam­bia de pei­na­do ca­da vez que mi­ra, am­plia­do­res de con­vo­ca­to­rias sin efec­to y tre­men­dis­tas que vuel­ven y sal­tan, etc. Tan dis­tin­tos a los que usan la na­va­ja de Ockham, hom­bres y mu­je­res sim­pli­fi­ca­do­res, pu­li­do­res de su­per­fi­cies tos­cas y su­cias, de­fi­ni­do­res sin pre­ten­sio­nes re­tó­ri­cas, di­bu­jan­tes de ma­pas exac­tos y cal­cu­la­do­res pre­ci­sos y prag­má­ti­cos pa­ra evi­tar la mel­co­cha y las car­gas in­de­bi­das (van por el re­sul­ta­do), los la­be­rin­tos men­ta­les y los re­te­ji­dos de con­cep­tos que al­gu­na vez es­tu­vie­ron bien y aho­ra no se en­tien­den de­bi­do a la so­bre­car­ga. Y a los que se los mi­ra mal por­que no van con lar­gas ni jue­gos de es­pe­re.

Gui­ller­mo de Ockham, fi­ló­so­fo fran­cis­cano in­glés del si­glo 14 y víc­ti­ma de la pes­te ne­gra (mu­rió en ella por­que era mé­di­co), fue un hom­bre prác­ti­co: ca­da co­sa en su lu­gar, con su nom­bre y for­ma de­bi­dos y sin más de­fi­ni­ción que la pro­pia. Y pa­ra que es­to fun­cio­na­ra, se in­ven­tó un mé­to­do que lue­go otros lla­ma­ron la na­va­ja de Ockham: En con­di­cio­nes igua­les, la ex­pli­ca­ción más sen­ci­lla sue­le ser la más pro­ba­ble, que­rien­do de­cir con es­to que las co­sas hay que sim­pli­fi­car­las al má­xi­mo po­si­ble pa­ra acer­tar con el pro­pó­si­to. Así que de cual­quier te­ma que se tra­te, pa­ra sa­ber en reali­dad de qué se ha­bla o qué se ha­ce, hay que cor­tar to­do aque­llo que no tie­ne que ver con lo tra­ta­do, evi­tan­do con­fu­sio­nes. Ya, cuan­do na­da dis­per­se la aten­ción, vie­ne el acier­to. Pe­ro esa na­va­ja ne­ce­sa­ria, por es­tas tie­rras se ha per­di­do. ¡Ugh!

Cla­ro que unos usan la na­va­ja que no es pa­ra cor­tar más de la cuen­ta y así los pro­yec­tos, las cons­truc­cio­nes y los pro­gra­mas de ca­li­dad que­dan co­jos, in­com­ple­tos y has­ta va­cíos, pues a mu­chos in­ter­ven­to­res, ase­so­res y ecó­no­mos se les va la mano en cor­tar, cuan­do no en sa­car lo que no es de­bi­do y me­tér­se­lo al bol­si­llo, lo que tam­bién es de­li­ran­te en es­tos ca­lo­res, don­de la na­va­ja de Ockham es­tá es­con­di­da y me­jor se usan otros filos (el del se­rru­cho por ejem­plo) pa­ra des­pu­lir, ha­ce co­jear y has­ta cor­tar pe­da­zos del ce­re­bro ne­ce­sa­rio pa­ra te­ner ideas ade­cua­das, prin­ci­pios vá­li­dos y cos­tum­bres sa­nas, ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra que ha­ya so­cie­dad, cre­ci­mien­to y pro­gre­so. Sin em­bar­go, a pe­sar de to­do, ahí es­tá la na­va­ja de Ockham pa­ra usar­la bien y cor­tar­le a la men­ti­ra, el de­li­rio y el ex­ce­so de pos­ver­dad que cre­ce lu­ju­rio­so.

Aco­ta­ción: a lo lar­go de la historia, los fi­ló­so­fos se han preo­cu­pa­do por en­ten­der lo que pa­sa y en­se­ñar a vi­vir co­mo es de­bi­do, di­cien­do có­mo evi­tar la des­me­su­ra. Pe­ro, se­gu­ro de­bi­do al ca­lor que to­do lo di­la­ta, a la par que se en­se­ña a no co­me­ter erro­res, otros des­en­se­ñan, le dan más va­lor a las emo­cio­nes cre­ci­das y ahí es­tán, re­pro­du­cien­do sel­va y gen­te sal­tan­do en una su­per­fi­cie hir­vien­do

Ya cuan­do na­da dis­per­se la aten­ción, vie­ne el acier­to. Pe­ro esa na­va­ja ne­ce­sa­ria, por es­tas tie­rras se ha per­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.