EL PAÍS HIS­TÓ­RI­CO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por CA­RO­LI­NA PULISTAR ARCILA Universidad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na Fa­cul­tad de Com. So­cial. 2° se­mes­tre. pu­lis­tarc@gmail.com

Es­ta­dos Uni­dos ha si­do el país más ri­co gra­cias a lu­chas des­me­di­das y gue­rras sin con­tro­les; la res­pues­ta a es­ta re­le­van­te in­cóg­ni­ta re­sul­ta ser con­tras­ta­da gra­cias a las di­ver­sas gue­rras que se die­ron en el si­glo XX, pues allí se des­bor­dó un po­der de es­te an­te los de­más paí­ses, que se han te­ni­do que do­ble­gar por las riendas que ha to­ma­do y ma­ne­ja­do.

Se sa­be a cien­cia cier­ta que des­de los años 90 han sur­gi­do di­fe­ren­tes con­flic­tos mi­li­ta­res, los cua­les han cau­sa­do des­con­tro­les en di­ver­sos ám­bi­tos. El he­cho de que EE. UU. se con­si­de­re el país más ri­co, tam­bién abar­ca el po­der que ha lo­gra­do por su cons­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca y por­que sus hom­bres y mu­je­res se reivin­di­can co­mo per­so­nas li­bres. En Eu­ro­pa na­die re­co­no­ce que el de­cli­ve que pa­de­cen sus paí­ses y el avan­ce de la po­bre­za son la cau­sa di­rec­ta de la fal­ta de de­mo­cra­cia y del po­der ex­ce­si­vo del Estado. Pa­ra des­gra­cia de sus ciu­da­da­nos, a los que se les im­po­nen je­fes de Estado o po­lí­ti­cos que se con­tra­po­nen a sus de­seos y se les suben im­pues­tos sin pie­dad, en Eu­ro­pa so­bre­vi­ve to­da­vía aquel “an­ti­guo ré­gi­men”, pro­pio de es­cla­vos, que di­je­ron que ha­bía que­da­do abo­li­do tras la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa.

El Estado eu­ro­peo es de­ma­sia­do po­de­ro­so, siem­pre tien­de a cre­cer y a lle­nar­se de po­lí­ti­cos y bu­ró­cra­tas que im­po­nen sus cri­te­rios so­bre la vo­lun­tad po­pu­lar, lo que des­vir­túa, de­gra­da la de­mo­cra­cia y res­ta a las na­cio­nes fuer­za y ca­pa­ci­dad pa­ra avan­zar ha­cia la pros­pe­ri­dad.

Si la com­pa­ra­ción se rea­li­za con paí­ses con sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos es­pe­cial­men­te de­gra­da­dos y con ciu­da­da­nos tan mar­gi­na­dos y po­co in­flu­yen­tes co­mo España, se tor­na hi­rien­te, por­que pa­re­cen dos sis­te­mas se­pa­ra­dos por un fo­so pla­ga­do de po­lí­ti­cos, bu­ró­cra­tas y pri­vi­le­gios, al­gu­nos ca­si me- die­va­les, don­de la ca­ren­cia de li­ber­ta­des, de­re­chos y es­tí­mu­los, fre­na, opri­me y res­ta fu­tu­ro e ilu­sión a la so­cie­dad.

Las gue­rras en­tre paí­ses se pro­du­cen por los ma­los en­ten­di­dos en­tre po­lí­ti­cos o has­ta de los mis­mos ciu­da­da­nos que no sa­ben de ne­go­cios o de com­par­tir es­pa­cios. Siem­pre vi­ven li­ga­dos con un pen­sa­mien­to am­bi­cio­so; el que­rer más que el otro, el no te­ner cla­ro que el egoís­mo siem­pre da­rá pa­so a la equi­vo­ca­ción in­di­vi­dual y so­cial * Ta­ller de Opi­nión es un pro­yec­to de El Co­lom­biano, EA­FIT, U. de A. y UPB que bus­ca abrir un es­pa­cio pa­ra la opi­nión jo­ven. Las ideas ex­pre­sa­das por los co­lum­nis­tas del Ta­ller de Opi­nión son li­bres y de ellas son res­pon­sa­bles sus au­to­res. No com­pro­me­ten el pen­sa­mien­to edi­to­rial de El Co­lom­biano, ni las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes vin­cu­la­das con el pro­yec­to.

En Eu­ro­pa so­bre­vi­ve el an­ti­guo ré­gi­men pro­pio de es­cla­vos que di­je­ron ha­bía que­da­do abo­li­do tras la re­vo­lu­ción fran­ce­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.