LÍ­DE­RES Y ES­TÍ­MU­LOS EN OC­CI­DEN­TE

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RAÚL E. TA­MA­YO GA­VI­RIA rta­ma­yo@une.net.co

Cuen­ta mi ami­go, el doc­tor

Aní­bal Ruiz, que en Ca­ñas­gor­das, ha­bía un tin­te­ri­llo muy avis­pa­do lla­ma­do Ramón

Mon­to­ya, que vi­vía de ha­cer “trá­mi­tes y pe­ri­taz­gos ju­di­cia­les”, y los cam­pe­si­nos le de­cían “do­tor”.

Cier­to día del año 1998, lle­gó un cam­pe­sino a la ofi­ci­na del “do­tor” Mon­to­ya pa­ra so­li­ci­tar un cer­ti­fi­ca­do de li­ber­tad y tra­di­ción de un pre­dio pa­ra em­pe­zar los trá­mi­tes de una su­ce­sión.

-- Con to­do gus­to, apre­cia­do ami­go. Di­jo el acu­cio­so tin­te­ri­llo, Ramón Mon­to­ya. Eso le va a cos­tar 40 mil pe­si­tos, por­que me ten­dré que des­pla­zar a la ciu­dad de Frontino, don­de que­da la Ofi­ci­na de Re­gis­tro, mis ho­no­ra­rios pro­fe­sio­na­les, más los viá­ti­cos de trans­por­te, los tin­tos y gua­ros mien­tras es­pe­ro el cer­ti­fi­ca­do, fue­ra de lo que me co­bre el fun­cio­na­rio de re­gis­tro.

El cam­pe­sino ate­rra­do por el pre­cio, fue don­de don Jor­ge

Ve­ne­gas, quien lla­mó a un ami­go de la ofi­ci­na de Re­gis­tro en Frontino y es­te, via fax, le en­vió el do­cu­men­to “ma­dre” y así, des­de la ofi­ci­na de Ca­ñas­gor­das le ex­pi­dió el do­cu­men­to por un va­lor de: $1.000.

Con la di­fe­ren­cia, 39 mil pe­sos de 1998 se ha­cían mu­chas co­sas.

En Oc­ci­den­te te­ne­mos una Cor­po­ra­ción de Lí­de­res que lle­va vein­te y pi­co de años fun­cio­nan­do, 19 de los cua­les fue ma­ne­ja­da por un círcu­lo de ami­gos que se tur­na­ban los car­gos di­rec­ti­vos y fue­ra de or­ga­ni­zar al­gu­nos even­tos re­gio­na­les nun­ca mos­tra­ron obras o re­sul­ta­dos. En el año 2014 lle­gó a la pre­si­den­cia de la Cor­po­ra­ción un jo­ven pro­fe­sio­nal de Ura­mi­ta, mu­ni­ci­pio que lle­vo en mi co­ra­zón des­de 1978, cuan­do lo co­ro­na­mos co­mo ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal en la Asam­blea De­par­ta­men­tal. Fa­bio Borja Ar­bo­le­da en la pre­si­den­cia del En­cuen­tro de Di­ri­gen­tes de Oc­ci­den­te, en so­lo dos años, lo­gró or­ga­ni­zar dos en­cuen­tros. En Ca­ñas­gor­das uno y en Ura­mi­ta otro. Se ade­lan­ta­ron trá­mi­tes y de los re­cur­sos de los dos en­cuen­tros se com­pró se­de pa­ra la Cor­po­ra­ción con re­cur­sos pro­pios, en pleno cen­tro de la ca­pi­tal de An­tio­quia, en Ju­nín con Aya­cu­cho.

Pues bien, los an­te­rio­res di­ri­gen­tes que con 19 años de ma­ne­jo y con ex­ce­len­tes go­ber­na­do­res de la re­gión,

co­mo Ber­nar­do Gue­rra Ser­na, Juan Gó­mez Martínez, Gui­ller­mo y Aní­bal Ga­vi­ria Co­rrea, to­dos de Oc­ci­den­te, y no los apro­ve­cha­ron, quie­ren aho­ra arre­ba­tar­le la pre­si­den­cia a Fa­bio Borja, con una asam­blea con­fi­gu­ra­da con ami­gos y fa­mi­lia­res de so­cios que no per­te­ne­cen a la Cor­po­ra­ción y con do­cu­men­tos adul­te­ra­dos, pre­ten­den lle­gar a la se­de ad­qui­ri­da con el es­fuer­zo y la ho­nes­ti­dad de Fa­bio, quien lo­gró re­cu­pe­rar el li­de­raz­go de Oc­ci­den­te.

Ya las de­nun­cias es­tán pues­tas: pe­nal y ad­mi­nis­tra­ti­va y an­te la Su­pe­rin­ten­den­cia de In­dus­tria y Co­mer­cio y la Cá­ma­ra de Co­mer­cio. Es­pe­ra­mos jus­ti­cia en es­tas en­ti­da­des.

Ña­pa: La se­ma­na an­te­rior, al glo­sar los ata­ques de José

Ga­lat al San­to Pa­dre, con­fun­dí el nom­bre del ca­nal de te­le­vi­sión y en lu­gar de Te­le Ami­ga, es­cri­bí Te­le­vi­da. Se­ría por­que Te­le­vi­da era el nom­bre de la ac­tual Te­le­vid, el ca­nal de la Con­gre­ga­ción Ma­ria­na di­ri­gi­do por mi ami­go y res­pe­ta­do di­ri­gen­te Juan C.

Greinf­fes­tein. Ca­nal que mi­ra­mos y es­cu­cha­mos to­dos los ca­tó­li­cos an­tio­que­ños.

Ofrez­co dis­cul­pas a mis lec­to­res y a los di­ri­gen­tes del ca­nal Te­le­vid, al tiem­po que acla­ro que el ca­nal de los ata­ques an­ti­ca­tó­li­cos de José Ga­lat es Te­le Ami­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.