LA HE­REN­CIA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RAFAEL ISA­ZA GON­ZÁ­LEZ ra­fae­li­sa­zag@une.net.co

Ama­ble Lec­tor. Con te­mor pe­ro con el de­bi­do res­pe­to quie­ro co­men­tar al­go so­bre la ge­né­ti­ca. Que di­cho sea de pa­so, has­ta hoy es inexo­ra­ble. En for­ma co­lo­quial en nues­tro me­dio se es­cu­cha: “De tal pa­lo tal astilla” - “Lo que se he­re­da no se hur­ta” - “Hi­jo de ti­gre na­ce pin­ta­do”.

Los cien­tí­fi­cos se han ocu­pa­do en ve­ri­fi­car la re­la­ción de las en­fer­me­da­des que se tras­mi­ten de abue­los a hi­jos y nie­tos. Sin em­bar­go, po­co se ha di­cho de otros te­mas so­bre la he­ren­cia. Co­mien­zo por men­cio­nar el ca­so de los gran­des maes­tros del ar­te, pin­tu­ra, mú­si­ca, es­cul­tu­ra y el len­gua­je. En es­tos la ge­né­ti­ca ha si­do ta­ca­ña con sus des­cen­dien­tes. Igual ha ocu­rri­do con las le­yen­das del de­por­te. Sus hi­jos aun­que he­re­da­ron el di­ne­ro, ca­si nin­guno de­mos­tró te­ner las ac­ti­tu­des de sus pa­dres. Las gran­des em­pre­sas que crea­ron los abue­los, no obs­tan­te que to­dos los nie­tos lo su­pe­raron en in­te­li­gen­cia, y te­ner tí­tu­los de las me­jo­res uni­ver­si­da­des del ex­te­rior, con po­cas ex­cep­cio­nes, las arrui­na­ron o pa­sa­ron a otras ma­nos.

Con­tra­rio a lo an­te­rior, es in­creí­ble có­mo se man­tie­ne la pu­re­za ge­né­ti­ca de los po­lí­ti­cos. Lo usual es que es­tos tras­mi­tan sus vir­tu­des, en­tre otras, el acen­dra­do amor a la pa­tria, el po­co o nin­gún ape­go al di­ne­ro y el pro­fun­do co­no­ci­mien­to de la Ha­cien­da Pú­bli­ca. Bas­ta leer las úl­ti­mas tres re­for­mas tri­bu­ta­rias, lle­nas de sa­bi­du­ría y sim­pli­ci­dad. Don­de es más evi­den­te el com­por­ta­mien­to de la ge­né­ti­ca es en Ve­ne­zue­la. Los go­ber­nan­tes de los úl­ti­mos años, Chá­vez, Ma­du­ro y Dios­da­do Ca­be­llo, son una ré­pli­ca ge­nui­na de los que tu­vie­ron el po­der a par­tir de José

An­to­nio Páez (1825). Un lla­ne­ro pen­den­cie­ro y am­bi­cio­so que ale­jó a Bo­lí­var de su pa­tria. Aun­que hay que re­co­no­cer­le que va­rios años des­pués de su muerte, bus­can­do be­ne­fi­cios po­lí­ti­cos, man­dó por sus ce­ni­zas.

Lue­go de Páez han ocu­pa­do la pre­si­den­cia un buen nú­me­ro de mi­li­ta­res. En épo­cas le­ja­nas ,en­tre otros: José Ta­deo Mo­na­gas

y su her­mano José Gregorio, Juan Cri­san­to Fal­cón y An­to­nio Guz­mán Blan­co. En épo­cas más re­cien­tes José Vi­cen­te Gó­mez y

Mar­cos Pérez Ji­mé­nez. To­dos tu­vie­ron en co­mún la co­di­cia por los bie­nes ma­te­ria­les y la in­ca­pa­ci­dad pa­ra dar­le un me­jor bie­nes­tar a su pue­blo.

Ve­ne­zue­la, do­ta­da por la na­tu­ra­le­za en for­ma ge­ne­ro­sa, pri­me­ro con la agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría y lue­go con el pe­tró­leo, su gen­te, en ge­ne­ral ha si­do pa­si­va. Di­cho en otras pa­la­bras, no tu­vie­ron la ne­ce­si­dad, co­mo otros, de lu­char pa­ra su­pe­rar la po­bre­za de la tie­rra.

Mien­tras Ma­du­ro y los su­yos ha­blan de que allí so­lo hay amor y paz, los otros di­cen que hay ham­bre y es­ca­sez de me­di­ci­nas. Ayu­da a com­pren­der un po­co me­jor el Ré­gi­men Bo­li­va­riano, se­ña­lar que el sa­la­rio mí­ni­mo en el año 2012 era cer­cano a US$ 300 y hoy es del or­den de US$ 30. En po­co tiem­po en Ve­ne­zue­la to­dos se­rán igua­les, me­nos sus go­ber­nan­tes. Que el Se­ñor se apia­de de ellos y de no­so­tros

El sa­la­rio mí­ni­mo en Ve­ne­zue­la en 2012 era cer­cano a US$ 300. Hoy es de US$ 30.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.