¿Y si se le ba­ja la au­to­es­ti­ma por usar Tin­der?

Se­gún un es­tu­dio re­cien­te, los usua­rios de es­ta red tien­den a ver­se ne­ga­ti­va­men­te.

El Colombiano - - TENDENCIAS - HELENA CORTÉS GÓ­MEZ

Abre Tin­der. La per­so­na que es­tá en la pan­ta­lla le pa­re­ce tan bo­ni­ta. No tie­ne ni una pa­la­bra pa­ra des­cri­bir­se, pe­ro le gus­tó por la foto. Des­li­za ha­cia la de­re­cha, y es­pe­ra, es un match. ¡Sí!, di­ce, y aho­ra es­pe­ra que le ha­ble pri­me­ro. La ima­gen que si­gue ni la de­ter­mi­na. Na­da que ver con el es­ti­lo que le gus­ta. Es un no ro­tun­do ha­cia la iz­quier­da. Oja­lá que el otro le ha­ble, que de ver­dad le ha­yan gus­ta­do sus fo­tos – to­do lo que las pen­só– y que ha­ya leí­do su des­crip­ción. Se ilu­sio­na.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes que exa­mi­nan la re­la­ción en­tre las re­des so­cia­les y el fun­cio­na­mien­to psi­co­ló­gi­co se ha cen­tra­do prin­ci­pal­men­te en Fa­ce­book, y eso ha de­ja­do pre­gun­tas so­bre otras re­des so­cia­les, co­mo Tin­der, la apli­ca­ción mó­vil de ci­tas que se con­si­de­ra un si­tio de co­ne­xión pa­ra mu­chos de sus 50 millones de usua­rios es­ti­ma­dos.

Las per­so­nas que uti­li­zan es­ta app re­vi­san per­fi­les, prin­ci­pal­men­te fo­tos. Al­gu­nos se des­cri­ben en pa­la­bras, po­nen su lis­ta de mú­si­ca o re­la­cio­nan Ins­ta­gram. Con eso hay que ele­gir si ti­rar pa­ra la de­re­cha o pa­ra la iz­quier­da. Na­da más.

Se­gún el ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta internacional Body Ima­ge, que pu­bli­ca ar­tícu­los cien­tí­fi­cos de al­ta ca­li­dad so­bre la ima­gen cor­po­ral y la apa­rien­cia fí­si­ca hu­ma­na, si bien es­ta red pue­de ali­men­tar las ten­den­cias nar­ci­sis­tas de ca­da in­di­vi­duo, el es­cru­ti­nio y la eva­lua­ción que de­fi­ne el uso de Tin­der es un pro­ce­so de ob­je­ti­va­ción que pue­de au­men­tar la con­cien­cia del cuer­po y la an­gus­tia.

En el es­tu­dio, pre­sen­ta­do en agos­to en la reunión anual de la Aso­cia­ción Psi­co­ló­gi­ca Ame­ri­ca­na, la in­ves­ti­ga­do­ra prin­ci­pal Jes­si­ca Strü­bel de la Universidad del Nor­te de Te­xas y su equi­po en­cues­ta­ron a usua­rios y no usua­rios de es­ta app pa­ra ex­plo­rar la for­ma en que se sien­ten acer­ca de su apa­rien­cia.

Los re­sul­ta­dos re­ve­la­ron que los usua­rios de Tin­der te­nían me­nor sa­tis­fac­ción cor­po­ral y au­to­es­ti­ma.

“La gen­te es­tá vi­vien­do en un mun­do su­rrea­lis­ta, crean­do es­tos idea­les inal­can­za­bles y ex­pec­ta­ti­vas que na­die pue­de cum­plir – di­jo Strü­bel–. Es­tá crean­do una ne­ce­si­dad cons­tan­te pa­ra la ges­tión de im­pre­sio­nes y apa­rien­cias”.

Tan­to los hom­bres ( 234) co­mo las mu­je­res ( 913) pre­sen­ta­ron he­chos ne­ga­ti­vos si­mi­la­res. Ade­más de pro­por­cio­nar in­for­ma­ción so­bre su uso, las per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en el es­tu­dio res­pon­die­ron pre­gun­tas so­bre su estado de áni­mo, ni­vel de sa­tis­fac­ción cor­po­ral, au­to­es­ti­ma y pre­sio­nes so­cia­les per­ci­bi­das al mi­rar de cier­ta ma­ne­ra y ver­güen­za de su cuer­po.

El es­tu­dio exa­mi­nó si el uso de la red es­ta­ba aso­cia­do con el estado de áni­mo y los há­bi­tos ali­men­ti­cios de una per­so­na.

¿Qué más en­con­tra­ron?

Al­re­de­dor del 17 % de las per­so­nas en el es­tu­dio uti­li­za­ron Tin­der. En com­pa­ra­ción con quie­nes no, los usua­rios eran más pro­pen­sos a re­por­tar sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos. En re­la­ción con los no usua­rios, eran más pro­pen­sos a com­pa­rar­se con otros, sen­tir pre­sio­nes por su as­pec­to y ex­pe­ri­men­tar es­ta­dos de áni­mo ne­ga­ti­vos.

Sin em­bar­go, Strü­bel en­fa­ti­zó que ella no le es­tá di­cien­do a la gen­te que de­je de usar Tin­der. “Es­te es el mun­do de las ci­tas aho­ra, pe­ro no po­de­mos ne­gar lo que la cien­cia di­ce: hay ra­mi­fi­ca­cio­nes psi­co­ló­gi­cas en es­tas di­ná­mi­cas”.

Pa­ra li­mi­tar los po­si­bles efec­tos ne­ga­ti­vos, los in­ves­ti­ga­do­res re­co­mien­dan man­te­ner las ideas en pers­pec­ti­va al usar la apli­ca­ción. Por ejem­plo, ten­ga en cuen­ta que las fo­tos que ve de los de­más no siem­pre re­pre­sen­tan la reali­dad, en su lu­gar, mues­tran a una per­so­na en su me­jor mo­men­to

ILUS­TRA­CIÓN ES­TE­BAN PA­RÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.