AC­TUA­LI­DAD

54 pe­rio­dis­tas in­te­gran Zan Tv, el pri­mer ca­nal de es­ta Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca di­ri­gi­do por mu­je­res.

El Colombiano - - PORTADA - Por MARIANA ES­CO­BAR ROLDÁN CORTESÍA ZAN TV

Af­ga­nas que son he­roí­nas en TV por bus­car igual­dad.

Si en Af­ga­nis­tán cues­ta el he­cho de ser mu­jer, en­ton­ces ser mu­jer va­lien­te, fuer­te, in­de­pen­dien­te y con de­seos de te­ner de­re­chos reales pa­re­ce im­po­si­ble. Nasrine Nawa, 26 años, si­có­lo­ga de ofi­cio y pe­rio­dis­ta por vo­ca­ción, lo sien­te:

“Des­de el mo­men­to en que pon­go mis pies por fue­ra de la ca­sa lle­ga una ex­po­si­ción de si­nies­tras mi­ra­das, que si­guen por to­do mi ba­rrio, por las tien­das, los mer­ca­dos, la pe­lu­que­ría. Me ob­ser­van muy cui­da­do­sa­men­te, y aun­que me ven a dia­rio, no sé por qué no se abu­rren de mi ca­ra. Son so­bre to­do hom­bres, pe­ro a ve­ces las mu­je­res tam­bién lan­zan in­sul­tos.

Hoy, mien­tras es­pe­ra­ba un ta­xi, re­ci­bí una do­ce­na de co­men­ta­rios des­cor­te­ses en so­lo cin­co mi­nu­tos. Es­cu­ché por ejem­plo: ‘ hey, sú­be­te a mi au­to, te pue­do lle­var a un lu­gar her­mo­so’.

En es­ta so­cie­dad la gen­te co­men­ta y pien­sa que las chi­cas co­mo yo es­tán mo­les­tan­do gra­ve­men­te a los de­más y que no es­ta­mos lis­tas pa­ra desem­pe­ñar­nos en ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les co­mo los hom­bres.

Mi fa­mi­lia me de­ja ser li­bre, pe­ro aquí hay mu­chas que es­tán pre­sio­na­das en ca­sa. In­clu­so, no se les per­mi­te sa­lir con ami­gos y aún más frus­tran­te es que tam­po­co pue­dan ir a la es­cue­la o la uni­ver­si­dad.

Ca­si to­das las af­ga­nas lle­van la carga de ho­nor y dig­ni­dad de un her­mano, de un ve­cin­da­rio o de una tri­bu. La ma­yo­ría no vi­ven de la ma­ne­ra en que qui­sie­ran. Y pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es muy di­fí­cil lle­var­se bien con una so­cie­dad tra­di­cio­nal que no quie­re que es­tu­die­mos, tra­ba­je­mos y vi­va­mos en li­ber­tad.

A ve­ces pien­so que so­mos co­mo pri­sio­ne­ras en un país don­de las cel­das son in­vi­si­bles”.

La te­le­vi­sión, un ar­ti­lu­gio

Nasrine no bus­ca ma­ri­do. Nasrine no tie­ne hi­jos ni se que­da en ca­sa es­pe­ran­do a que al­guien lle­ve de co­mer. Con un ve­lo que ape­nas cu­bre par­te de su ca­be­za y es­me­ra­da en su ma­qui­lla­je y ves­tua­rio, des­de ha­ce tres me­ses va to­dos los días a tra­ba­jar co­mo di­rec­to­ra de pro­gra­ma­ción en Zan Tv, que em­pe­zó a emi­tir el 21 de ma­yo de es­te año y se con­vir­tió en el pri­mer ca­nal de te­le­vi­sión pa­ra mu­je­res en Af­ga­nis­tán don­de ser pe­rio­dis­ta ya es una ha­za­ña y ser mu­jer pe­rio­dis­ta es un desafío al es­ta­ble­ci­mien­to:

“El pri­mer re­to es la se­gu­ri­dad. Las ame­na­zas son más cons­tan­tes con­tra no­so­tras que con­tra los mu­cha­chos. Lue­go, es­tá el pro­ble­ma cul­tu­ral. Un gru­po gran­de de per­so­nas to­da­vía cree que las mu­je­res que tra­ba­jan en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no son bue­nas ni­ñas y es­tán fal­tan­do a la éti­ca. Y que­da lo la­bo­ral: la ver­dad es que los hom­bres nos lle­van años de ven­ta­ja en for­ma­ción y ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal, y lu­char con­tra eso a la ho­ra de pre­sen­tar­se a un tra­ba­jo es du­ro.

Pe­se a to­do eso, que pa­re­ce no fa­vo­re­cer­nos, es­toy con­ven­ci­da de que los me­dios son muy efi­ca­ces pa­ra co­nec­tar­me con la gen­te. En una so­cie­dad en la que una ma­dre y un ni­ño es­tán in­tere­sa­dos en en­cen­der un televisor en lu­gar de leer un li­bro, la me­jor ma­ne­ra de co­no­cer­los y al­te­rar su si­tua­ción cul­tu­ral y so­cial es la pan­ta­lla chi­ca.

Quie­ro de­mos­trar que es po­si­ble ha­cer una pre­sen­cia ac­ti­va en la so­cie­dad al par­ti­ci­par en la te­le­vi­sión, quie­ro con­ver­tir­me en un buen pa­trón pa­ra otras chi­cas con ta­len­to que me ven des­de su ho­gar y que tie­nen to­do el po­ten­cial pa­ra ser per­so­nas ac­ti­vas, quie­ro ins­pi­rar pa­ra que ha­ya mu­je­res más in­de­pen­dien­tes, que to­men par­te en la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía.

Af­ga­nis­tán lo ne­ce­si­ta. Te- ne­mos 49 me­dios de co­mu­ni­ca­ción ac­ti­vos, pe­ro en la te­le­vi­sión la ma­yo­ría de em­plea­dos son hom­bres, cuan­do te­ne­mos mu­je­res muy pro­fe­sio­na­les en eda­des va­ria­das que de­ben te­ner la opor­tu­ni­dad de ser co­no­ci­das y de con­ver­tir su voz en un ar­ti­lu­gio pa­ra co­mu­ni­car ideas pro­lí­fi­cas.

An­tes ya ha­bía tra­ba­ja­do tres años en el cam­po de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro lle­gué a Zan Tv se­gu­ra de que va­mos a po­der al­te­rar lo que pa­re­ce ina­mo­vi­ble en Af­ga­nis­tán.

Mi fa­mi­lia siem­pre me ha apo­ya­do y es­tán or­gu­llo­sos de mis ac­ti­vi­da­des. Mis ami­gos tam­bién apre­cian mi tra­ba­jo y me desean éxi­to. Siem­pre me di­cen que cual­quier día yo se­ré cau­san­te de una gran evo­lu­ción, una evo­lu­ción que tal vez ya co­men­zó con los men­sa­jes de mu­je­res que aho­ra sue­ñan con ha­cer lo mis­mo que yo.

El efec­to Zan

Zan, que sig­ni­fi­ca “mu­je­res” en ára­be, fue idea de un hom­bre: Ha­mid Sa­mar, un em­pre­sa­rio que por 14 años le dio em­pleo a mu­je­res de ba­jos re­cur­sos en Af­ga­nis­tán. En­con­tró que és­tas so­lo al­can­za­rían un li­de­raz­go en la so­cie­dad si lle­ga­ban al que pa­ra él es el se­gun­do po­der, el de los me­dios.

“Quie­ro ins­pi­rar pa­ra que ha­ya mu­je­res más in­de­pen­dien­tes, que to­men par­te en la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía”. NASRINE NAWA Pe­rio­dis­ta y pro­duc­to­ra de Zan Tv

El pro­yec­to ini­ció con re­cur­sos de su pro­pio bol­si­llo y po­co a po­co se fue­ron su­man­do or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos pa­ra lo­grar un ob­je­ti­vo: que las 54 pe­rio­dis­tas que tra­ba­jan en Zan Tv en­ca­be­cen la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción me­diá­ti­ca de esa na­ción.

Ellas, en­tre las que es­tá Nasrine, tie­nen en­tre 17 y 28 años, la mi­tad son ca­li­fi­ca­das y el res­to ape­nas es­tán apren­dien­do a desem­pe­ñar­se en un ca­nal de te­le­vi­sión, por­que nun­ca tu­vie­ron ac­ce­so a edu­ca­ción.

En Zan TV hay 11 pro­gra­mas pro­duc­ti­vos re­la­cio­na­dos con cul­tu­ra, de­por­te, sa­lud, fa­mi­lia, mú­si­ca y en­tre­te­ni­mien­to. Tres es­pa­cios po­lí­ti­cos con con­te­ni­dos co­mo jus­ti­cia pa­ra las mu­je­res, en­tre­vis­tas es­pe­cia­les, dos no­ti­cie­ros y bo­le­ti­nes de úl­ti­ma ho­ra.

La vi­sión fe­mi­nis­ta del Is­lam tam­bién es dis­cu­ti­da, así co­mo los de­re­chos re­pro­duc­ti­vos, la ges­tión de fi­nan­zas y el ac­ce­so a ca­rre­ras. El ra­ting sue­le ele­var­se con Daily News, un

pro­gra­ma pre­sen­ta­do por la jo­ven Ya­sa­min Yar­mal, que ofre­ce con­ver­sa­cio­nes con mu­je­res af­ga­nas ra­di­ca­les co­mo la po­lí­ti­ca y ac­ti­vis­ta Fa­ree­da Ku­chi Balk­hi, de la tri­bu nó­ma­da Ku­chi.

Aun­que el ob­je­ti­vo no es di­vi­dir, el re­cha­zo ha es­ta­do pre­sen­te. Du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na de emi­sión, en ma­yo, un gru­po de hom­bres le ad­vir­tió a Ha­mid que boi­co­tea­rían la trans­mi­sión y en la pá­gi­na de Zan en Fa­ce­book es po­si­ble ver co­men­ta­rios de quie­nes con­si­de­ran la pro­pues­ta “in­mo­ral”.

Pe­ro no to­do an­da mal, ad­vier­te Nasrine:

“Des­de ma­yo pa­sa­do, cuan­do lan­za­mos Zan Tv, he­mos te­ni­do al­gu­nos co­men­ta­rios pro­me­te­do­res de hom­bres edu­ca­dos e ilus­tra­dos, y aun­que el Go­bierno con­tro­la los me­dios, no nos han cen­su­ra­do. Un pro­me­dio de 90.000 per­so­nas es­tán sin­to­ni­zan­do el pro­gra­ma de no­ti­cias de la ma­ña­na.

El ca­nal fue una chis­pa pa­ra que to­das las mu­je­res re­fle­xio­nen pro­fun­da­men­te so­bre nues­tros de­re­chos.

De he­cho yo mis­ma es­toy aho­ra más con­mo­vi­da con el de­ber de lu­char por la igual­dad de gé­ne­ro. Esa se vol­vió mi preo­cu­pa­ción prin­ci­pal, in­clu­so mu­cho más que los desafíos de la se­gu­ri­dad.

No sé qué tan le­jos es­tá Af­ga­nis­tán de lo­grar la igual­dad de gé­ne­ro. Si lo pre­de­ci­mos con­si­de­ran­do la si­tua­ción en la que es­ta­mos aho­ra, di­ría que nos en­ca­mi­na­mos ha­cia un pro­fun­do desas­tre de dis­cri­mi­na­ción, por­que así son las co­sas que su­ce­den en es­te país: una ni­ña fue ase­si­na­da por va­rios hom­bres en el cen­tro de Ka­bul, las ma­dres obli­gas a sus hi­jas a tra­ba­jar co­mo sier­vas pa­ra sus her­ma­nos, las mis­mas mu­je­res se lla­man se­gun­do se­xo y, co­mo ocu­rrió en si­glos an­te­rio­res, aún las mu­cha­chas son ape­drea­das y en­te­rra­das vi­vas en se­pul­cros.

¿Có­mo po­de­mos al­can­zar la igual­dad de gé­ne­ro? Es­ta­mos le­jos, pe­ro el he­cho de que no­so­tras ya es­te­mos en la te­le­vi­sión po­dría con­du­cir a que, tal vez, en 50 años po­da­mos ver cam­bios fuer­tes”

FO­TOS

1. Con es­te gru­po de mu­je­res ini­ció en ma­yo Zan Tv. Nasrine Nawa es la sép­ti­ma en la pri­me­ra fi­la. 2. En las tar­des, en la pro­gra­ma­ción de Zan Tv hay un es­pa­cio pa­ra en­tre­vis­tas con mu­je­res que ge­ne­ran de­ba­te en el país. Des­de po­lí­ti­cas has­ta de­por­tis­tas han asis­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.