La sa­lud en las cár­ce­les del país tam­bién es­tá pre­sa

Tu­ber­co­lo­sis, prin­ci­pal te­mor. Con­sor­cio en­car­ga­do di­ce que tra­ba­ja en aten­der lo que de­jó re­pre­sa­do Ca­pre­com.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por RI­CHARD AGUI­RRE FER­NÁN­DEZ

AÓs­car Ta­ma­yo lo ma­tó, ha­ce un mes, la tu­bercu­losis, una en­fer­me­dad que se trans­mi­te en­tre las per­so­nas, por bac­te­rias que via­jan por el ai­re.

Pa­ga­ba una pe­na en la cár­cel Be­lla­vis­ta, de Me­de­llín, y so­lo du­ró cua­tro días en su ca­sa, des­pués de tra­mi­tar la pri­sión do­mi­ci­lia­ria pa­ra tra­tar su con­di­ción. “La me­di­da le lle­gó muy tar­de y no pu­do dis­fru­tar un po­co más de tiem­po con su fa­mi­lia”, la­men­ta un com­pa­ñe­ro del pe­nal, quien pi­dió no dar su iden­ti­dad. En es­tos mo­men­tos hay tres per­so­nas en cua­ren­te­na en la cár­cel.

Es­te in­terno di­ce que lo que pa­sa con los en­fer­mos de tu­bercu­losis en es­te pe­nal es si­mi­lar a lo que vi­ven en el res­to del país y re­sal­ta, por lo que ve en las no­ti­cias, lo que su­ce­de en Caldas, don­de los ca­sos de tu­bercu­losis au­men­ta­ron 17 %.

“Es un caos”, “no te­ne­mos ni un ace­ta­mi­no­fén”, “mu­chas ve­ces la guar­dia com­pra las me­di­ci­nas”, son res­pues­tas que se en­cuen­tran cuan­do se in­da­ga por la pres­ta­ción de ser­vi­cios de sa­lud en las cár­ce­les. Des­de los in­ter­nos, pa­san­do por en­ti­da­des co­mo la De­fen­so­ría del Pue­blo y per­so­ne­rías, has­ta lle­gar a los sin­di­ca­tos, la voz crí­ti­ca es la mis­ma.

El fe­nó­meno no es nue­vo, pe­ro se acen­túa año a año. Se­gún Ger­mán Pa­bón, de­le­ga­do de asun­tos car­ce­la­rios de la De­fen­so­ría del Pue­blo, el pa­no­ra­ma es “ab­so­lu­ta­men­te crí­ti­co, por­que el sis­te­ma fra­ca­só”.

La De­fen­so­ría so­li­ci­tó, en el pri­mer se­mes­tre de es­te año, ce­rrar las cár­ce­les de Rioha­cha (La Gua­ji­ra) y Be­lla­vis­ta (Me­de­llín), por con­si­de­rar que las con­di­cio­nes fí­si­cas y de ha­ci­na­mien­to com­pli­ca­ban la sa­lud de los in­ter­nos.

Es­ca­sa aten­ción

El dra­go­nean­te del In­pec Fe­li­pe Quimbayo, pre­si­den­te del Sin­di­ca­to de Em­plea­dos Uni­dos Pe­ni­ten­cia­rios, ma­ni­fies­ta que es­ta cri­sis no es nue­va. “Cuan­do Ca­pre­com era la EPS en­car­ga­da em­pe­zó el dra­ma, que se com­pli­có con el pa­sar de los años, la pres­ta­ción de sa­lud no fun­cio­nó, has­ta que de­ci­die­ron li­qui­dar­la”.

El sin­di­cas­lis­ta ase­gu­ra que si­guen sin en­con­trar res­pues­tas opor­tu­nas pa­ra ga­ran­ti­zar la sa­lud de los in­ter­nos, por­que los pro­ce­sos de aten­ción son len­tos o no hay su­fi­cien­tes me­di­ca­men­tos.

Otro ejem­plo lle­ga des­de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Sa­lud. En­tre enero de 2016 y ju­nio de 2017 re­ci­bie­ron 1.191 pe­ti­cio­nes, que­jas y re­cla­mos exi­gien­do aten­ción mé­di­ca, me­di­ca­men­tos y ci­tas con es­pe­cia­lis­tas, en­tre otros. “Y eso que no es la po­bla­ción de la que más que­jas no lle­gan”, co­men­ta un fun­cio­na­rio de la en­ti­dad.

El pre­si­den­te del sin­di­ca­to se­ña­la que, en oca­sio­nes, la guar­dia re­co­lec­ta di­ne­ro pa­ra com­prar al­gún me­di­ca­men­to, “la si­tua­ción es de ese ta­ma­ño”, re­la­ta Quimbayo, quien ex­pli­ca que en el ca­so la cár­cel de Pe­dre­gal, en An­tio­quia, hay un so­lo mé­di­co que se que­da en las no­ches. “Ima­gí­ne­se lo que pue­de ha­cer un so­lo mé­di­co”.

El de­le­ga­do pa­ra asun­tos car­ce­la­rios de la De­fen­so­ría ase­gu­ra que las di­fi­cul­ta­des en la aten­ción de la po­bla­ción car­ce­la­ria se ba­sa prin­ci­pal­men­te en la ter­ce­ri­za­ción de los ser­vi­cios.

“El In­pec tie­ne a la Uni­dad de Ser­vi­cios Pe­ni­ten­cia­rios y con­tra­ta la sa­lud con un ter­ce­ro, que es Fi­du­pre­vi­so­ra, que lue­go con­tra­ta mé­di­cos y la en­tre­ga de me­di­ca­men­tos, pe­ro es un ver­da­de­ro caos”, ase­gu­ra Pa­bón.

Otro ca­so, mis­mo dra­ma

El dra­go­nean­te Quimbayo sos­tie­ne que en Pe­dre­gal, pa­ra ci­tar otro ejem­plo, es­tá el in­terno Ber­tul­fo, quien lle­va 24 me­ses en la cár­cel y le han prac­ti­ca­do dos ci­ru­gías a co­ra­zón abier­to, pe­ro con­ti­núa en un pa­tio nor­mal.

Ber­tul­fo, quien no qui­so re­ve­lar su nom­bre, ase­gu­ra que la en­fer­me­dad em­pe­zó con una pe­que­ña as­fi­xia, que se com­pli­có. “La aten­ción ha si­do re­gu­lar, he te­ni­do ci­tas de re­vi­sión, pe­ro las he per­di­do por­que mu­chas ve­ces las po­nen a las 8:00 a.m., pe­ro las re­mi­sio­nes de la cár­cel sa­len a esa ho­ra o más tar­de y cuan­do lle­go el mé­di­co no me atien­de”, cri­ti­ca Ber­tul­fo. “Es­ta­mos pre­sos, pe­ro no es­ta­mos muer­tos”, re­cla­ma.

Luz Ma­ri­na Ace­ve­do, sub­se­cre­ta­ria de De­re­chos Hu­ma­nos de la Per­so­ne­ría de Me­de­llín, ex­pli­ca que la si­tua­ción de los in­ter­nos en las cár­ce­les tam­bién ha si­do es­tu­dia­do por la en­ti­dad. En un in­for­me pu­bli­ca­do es­te año, des­cri­ben que la sa­lud se en­cuen­tra de­bi­li­ta­da.

“En ge­ne­ral, se tra­ta de una po­bla­ción mar­gi­na­da e in­vi­si­bi­li­za­da por la so­cie­dad”, re­la­ta el in­for­me, que ha­bla de las cár­ce­les Be­lla­vis­ta y Pe­dre­gal.

Con ello es­tá de acuer­do el de­fen­sor Ger­mán Pa­bón, quien in­sis­te que el fra­ca­so de la sa­lud tras las re­jas ra­di­ca en que no hay con­ti­nui­dad, asis­ten­cias e in­su­fi­cien­cia de mé­di­cos. “Fun­da­men­tal­men­te atien­den mé­di­cos ge­ne­ra­les, que pa­ra cual­quier do­lor re­ce­tan ibu­pro­feno”.

Sin em­bar­go, la di­rec­ción de sa­lud de la re­gión no­roes­te del In­pec, que co­bi­ja a An­tio­quia y Cho­có, res­pon­de que el sis­te­ma de aten­ción ha me­jo­ra­do y se pro­cu­ra en aten­der los re­que­ri­mien­tos de la po­bla­ción.

Cues­tión de De­re­chos

Jor­ge Car­mo­na, de­fen­sor de De­re­chos Hu­ma­nos en asun­tos car­ce­la­rios, sos­tie­ne que el Es­ta­do no se ha preo­cu­pa­do lo su­fi­cien­te. “El ha­ci­na­mien­to es des­bor­da­do y to­do es­to es el re­sul­ta­do de una se­cuen­cia de con­jun­tos que vul­ne­ran los de­re­chos”.

Po­ne el ca­so de la cár­cel de Ita­güí, que fue cons­trui­da pa­ra 325 per­so­nas, pe­ro hoy cuen­ta con 1.132. “Ima­gí­ne­se la gran can­ti­dad de en­fer­me­da­des que se pue­den ge­ne­rar en un lu­gar don­de vi­ven en esas con­di­cio­nes”, cues­tio­na.

En es­te ca­so, la De­fen­so­ría y la Per­so­ne­ría tam­bién lla­ma la aten­ción, por­que las

“En la cár­cel de Pe­dre­gal, en An­tio­quia, hay un so­lo mé­di­co que se que­da en las no­ches”. FE­LI­PE QUIMBAYO Dra­go­nean­te del In­pec

cár­ce­les ca­re­cen de in­fra­es­truc­tu­ra ade­cua­da, con­di­cio­nes pa­ra al­ber­gar a las per­so­nas con mí­ni­mos de dig­ni­dad, ya que el ha­ci­na­mien­to en al­gu­nos es­ta­ble­ci­mien­tos car­ce­la­rios su­pera el 100 %.

Car­mo­na tam­bién apun­ta que la si­tua­ción de los in­ter­nos con VIH, SI­DA y en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual no es aje­na a es­ta reali­dad e ins­ta a las au­to­ri­da­des de con­trol y a los en­car­ga­dos de la sa­lud car­cer­la­ria pa­ra que ga­ran­ti­cen la aten­ción de sa­lud de los in­ter­nos.

Avan­za la aten­ción

ge­ren­te del Con­sor­cio Sa­lud PPL, en­car­ga­do de aten­der a los in­ter­nos des­de el año pa­sa­do, ase­gu­ra que, con cor­te a ju­lio, han in­ver­ti­do unos 200 mil mi­llo­nes pa­ra ga­ran­ti­zar la aten­ción. Sin em­bar­go, re­co­no­ce di­fi­cul­ta­des en el pro­ce­so, de­bi­do a la fal­ta de in­for­ma­ción, se­gui­mien­to a pro­ce­sos y a las con­di­cio­nes en las que vi­ven.

“Es­tos even­tos de sa­lud pú­bli­ca se ha­cen muy com­ple­jos, pe­ro hay que de­jar cla­ro que los pa­cien­tes son aten­di­dos prin­ci­pal­men­te por los mé­di­cos que es­tán en las cár­ce­les”, ex­pli­ca el ge­ren­te.

En cuan­to a la tu­bercu­losis, ase­gu­ra que sí se han pre­sen­ta­dos ca­sos nue­vos, pe­ro avan­zan en la aten­ción y que por eso se reúnen con los go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les y de­par­ta­men­ta­les pa­ra iden­ti­fi­car las con­di­cio­nes en las que se en­cuen­tran los in­ter­nos.

Ire­gui agre­ga que en 2016 aten­die­ron cer­ca de 76 mil in­ter­nos y rea­li­za­ron 572 mil con­sul­tas ex­tra­mu­ra­les. A pe­sar del crí­ti­co pa­no­ra­ma, el con­sor­cio ma­ni­fies­ta que ha me­jo­ra­do. Di­ce que eva­cúan las cer­ca de 25 mil so­li­ci­tu­des re­pre­sa­das que de­jó Ca­pre­com. “Las ob­ser­va­cio­nes que ha­cen los or­ga­nis­mos son muy im­por­tan­tes, pe­ro hay que en­ten­der que el

con­sor­cio co­men­zó el año pa­sa­do, y va­mos a brin­dar­les la ca­li­dad que ne­ce­si­tan”.

Aun­que el con­sor­cio en­car­ga­do ase­gu­ra que rea­li­za es­fuer­zos pa­ra me­jo­rar la aten­ción, los in­ter­nos, la De­fen­so­ría y la Per­so­ne­ría pi­den más efi­cien­cia y ma­yo­res ga­ran­tías pa­ra la po­bla­ción car­ce­la­ria.

Las en­fer­me­da­des se com­pli­can por el ha­ci­na­mien­to. La ima­gen fue

FO­TOS CORTESÍA DE­FEN­SO­RÍA DEL PUE­BLO

cap­tu­ra­da en La Gua­ji­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.