ME­DE­LLÍN LLE­VA AÑOS GA­NÁN­DO­SE EL PRI­VI­LE­GIO DE UNA VI­SI­TA PA­PAL

Ade­más de las ra­zo­nes apos­tó­li­cas con las que el Va­ti­cano jus­ti­fi­có el pa­so del Su­mo Pon­tí­fi­ce por la ca­pi­tal an­tio­que­ña, la re­si­lien­cia pai­sa ha lo­gra­do ob­te­ner mé­ri­to pa­ra te­ner­lo acá.

El Colombiano - - METRO - Por CA­MI­LO TRU­JI­LLO VI­LLA

Por qué Me­de­llín? ¿Por qué re­pi­ten las ciu­da­des que vi­si­tó Juan Pa­blo II? ¿Por qué no Ba­rran­qui­lla, Bu­ca­ra­man­ga, Ca­li o Po­pa­yán? Es­tos fue­ron al­gu­nos de los in­te­rro­gan­tes que mu­chos co­lom­bia­nos de otras re­gio­nes del país se hi­cie­ron cuan­do el Va­ti­cano anun­ció las cua­tro ciu­da­des que re­co­rre­rá el Pa­pa Fran­cis­co en su pri­me­ra vi­si­ta ofi­cial a Co­lom­bia.

En Me­de­llín, la no­ti­cia fue re­ci­bi­da con jú­bi­lo y de in­me­dia­to se con­vir­tió en uno de los ma­yo­res re­tos de ciu­dad en lo que a or­ga­ni­za­ción de even­tos se re­fie­re. Se­gún la pro­yec­ción, se al­can­za­rá una ocu­pa­ción ho­te­le­ra del 90 %. Se es­pe­ra la lle­ga­da de ca­si 200.000 vi­si­tan­tes del Va­lle, Na­ri­ño, Eje Ca­fe­te­ro, Cór­do­ba, Cho­có, los San­tan­de­res y otros mu­ni­ci­pios de An­tio­quia.

“No es fá­cil que un Pa­pa vi­si­te un país y que, una vez que se pro­gra­me, pue­da lle­gar has­ta nues­tra pro­pia ciu­dad, nues­tra pro­pia re­gión. Por eso es­ta­mos con­ten­tos y que­re­mos pre­pa­rar lo me­jor po­si­ble esa vi­si­ta y que pro­duz­ca los me­jo­res re­sul­ta­dos, que ha­ga que en­tre no­so­tros ven­ga una vi­da nue­va y me­jor”, di­ce el ar­zo­bis­po de Me­de­llín, mon­se­ñor Ri­car­do To­bón Res­tre­po.

De acuer­do con la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Co­lom­bia, en Me­de­llín, se coor­di­na la vi­si­ta del Pa­pa Fran­cis­co por me­dio de nue­ve co­mi­sio­nes: Teo­ló­gi­co–Pas­to­ral, Li­tur­gia, Pro­duc­ción, Co­mu­ni­ca­cio­nes, Trans­por­te, Sa­lud, Pro­to­co­lo, Se­gu­ri­dad y Fi­nan­zas.

Pe­ro, ¿por qué es­co­gie­ron a Me­de­llín? El Va­ti­cano sí res­pon­dió es­ta pre­gun­ta. Ra­zón apos­tó­li­ca

Se­gún el se­cre­ta­rio ad­jun­to de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Co­lom­bia y di­rec­tor na­cio­nal del Co­mi­té Teo­ló­gi­co-Pas­to­ral, pa­dre Juan Ál­va­ro Za­pa­ta, du­ran­te el tiem­po de pre­pa­ra­ción que lle­van de la vi­si­ta —más de 18 me­ses—, se pre­sen­ta­ron al Pa­pa Fran­cis­co cin­co pro­pues­tas de lu­ga­res. La co­mi­sión de la San­ta Se­de to­mó la de­ci­sión, te­nien­do en cuen­ta: la sa­lud del Pa­pa, su edad —80 años—, y las po­si­bi­li­da­des de que la ma­yor can­ti­dad de co­lom­bia­nos lo pue­dan ver.

Cuan­do el Va­ti­cano anun­ció las cua­tro ciu­da­des que iba a vi­si­tar, a ca­da una se le asig­nó un te­ma que jus­ti­fi­ca­ba la es­co­gen­cia. Bogotá: vi­da; Vi­lla­vi­cen­cio: re­con­ci­lia­ción; Me­de­llín: vo­ca­ción, y Car­ta­ge­na: de­re­chos hu­ma­nos.

“En sin­to­nía con su pa­la­bra y pas­to­ral so­bre la paz, el San­to Pa­dre vie­ne a dar­le al país el blindaje es­pi­ri­tual que ne­ce­si­ta. Es por ello que ca­da una de las ciu­da­des que re­co­rre­rá ten­drá su pro­pio sig­ni­fi­ca­do. En Me­de­llín es ‘la vi­da cris­tia­na co­mo dis­ci­pu­la­do’”, ex­pli­ca

Gui­ller­mo León Es­co­bar, em­ba­ja­dor de Co­lom- bia an­te la San­ta Se­de.

Pa­ra el di­plo­má­ti­co An­tio­quia es fuen­te de vo­ca­ción re­li­gio­sa en Co­lom­bia. “Allí se han ges­ta­do im­por­tan­tes congregaciones al ser­vi­cio de Dios, po­si­cio­nán­do­se co­mo ejem­plo de arrai­go cris­tiano”.

Co­mo di­ce el di­cho, “en pa­la­bras cris­tia­nas”, nues­tro de­par­ta­men­to es el te­rri­to­rio co­lom­biano que más for­ma se­mi­na­ris­tas, don­de la Igle­sia Ca­tó­li­ca tie­ne más re­li­gio­sas y sa­cer­do­tes egre­sa­dos.

Es tal la im­por­tan­cia de es­to en la vi­si­ta del Su­mo Pon­tí­fi­ce a la ca­pi­tal an­tio­que­ña, que hay un mo­men­to en la agen­da que hon­ra­rá di­cho mo­ti­vo. El Vi­ca­rio de Cris­to sos­ten­drá un en­cuen­tro con sa­cer­do­tes, re­li­gio­sas, con­sa­gra­dos, se­mi­na­ris­tas y sus fa­mi­lias en el cen­tro de es­pec­tácu­los La Ma­ca­re­na. Se­rá a las 4:00 p.m. y du­ra­rá po­co más de una ho­ra.

“Se­rá un en­cuen­tro úni­co, se ha­bla­rá de las vo­ca­cio­nes”, anun­cia mon­se­ñor To­bón Res­tre­po.

Apar­te de to­do es­to, tam­po­co es un se­cre­to que se hi­zo lobby en el Va­ti­cano pa­ra mos­trar las bon­da­des de la ciu­dad y así ayu­dar a re­for­zar la de­ci­sión de la vi­si­ta de la Ca­be­za de la Igle­sia, es­to lo con­fir­ma­ron las au­to­ri­da­des ci­vi­les y la Ar­qui­dió­ce­sis de Me­de­llín. A la po­si­bi­li­dad de arri­bo del Pa­pa se le dio tratamiento de pro­yec­to es­pe­cial. La Al­cal­día se con­cen­tró en el te­ma y lo con­si­de­ró un ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio. Igual­men­te, una co­mi­sión de la San­ta Se­de vi­si­tó la ca­pi­tal an­tio­que­ña con el pro­pó­si­to de com­pro­bar si es­ta­ban da­das las con­di­cio­nes pa­ra traer a Su San­ti­dad.

Ciu­dad de re­si­lien­cia

Ade­más de las ra­zo­nes apos­tó­li­cas, de sa­lud y edad del Pa­pa, Me­de­llín es una ciu­dad que se ha ga­na­do a pul­so el mé­ri­to de re­ci­bir una vi­si­ta del Vi­ca­rio de Cris­to.

“Me­de­llín ha evi­den­cia­do en las úl­ti­mas tres dé­ca­das una trans­for­ma­ción ur­ba­na y so­cial que es ejem­plo y un re­fe­ren­te a ni­vel mun­dial. Aun­que no hay que des­co­no­cer que la ciu­dad tie­ne unos re­tos muy im­por­tan­tes en in­clu­sión so­cial, inequi­dad y una cul­tu­ra de paz, tam­bién hay que re­co­no­cer que los me­de­lli­nen­ses tie-

“ALLÍ SE HAN GES­TA­DO IM­POR­TAN­TES CONGREGACIONES AL SER­VI­CIO DE DIOS...”

nen una gran ca­pa­ci­dad de re­si­lien­cia de ma­ne­ra in­te­gral, tan­to en lo ur­bano co­mo en lo so­cial”, ex­pli­ca San­tia­go Uri­be Rocha, an­tro­pó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia y di­rec­tor de la Ofi­ci­na de Re­si­lien­cia de Me­de­llín.

Pa­ra Uri­be Rocha, más que la in­fra­es­truc­tu­ra, el ca­pi­tal hu­mano es lo más va­lio­so que tie­ne Me­de­llín; así muy po­cos sean par­te del pro­ble­ma, la gran ma­yo­ría son la so­lu­ción y los que han sa­ca­do ade­lan­te la ciu­dad.

“Los pai­sas no se do­ble­gan an­te las ad­ver­si­da­des sino que las en­fren­tan y las con­vier­ten en opor­tu­ni­da­des. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ese mis­mo ca­pi­tal hu­mano se ha usa­do en fun­ción de fi­nes per­ver­sos, pe­ro te­ne­mos una gran crea­ti­vi­dad y ca­pa­ci­dad de su­pe­rar los re­tos que se nos pre­sen­tan. Las ciu­da­des no son so­lo in­fra­es­truc­tu­ra o las ins­ti­tu­cio­nes; son las per­so­nas que la ha­bi­tan y que le dan sen­ti­do”, en­fa­ti­za el an­tro­pó­lo­go.

La pla­nea­ción a lar­go pla­zo, re­sal­ta el di­rec­tor de la Ofi­ci­na de Re­si­lien­cia, es al­go que ya en­ten­die­ron los ciu­da­da­nos de Me­de­llín; así lo han de­mos­tra­do los úl­ti­mos go­bier­nos que ha te­ni­do la ca­pi­tal an­tio­que­ña, con pla­nes de desa­rro­llo que le dan con­ti­nui­dad a los tra­ba­jos que se vie­nen rea­li­zan­do. El al­cal­de de Me­de­llín, Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez

Zu­lua­ga, aña­de que, en los úl­ti­mos 31 años, he­mos pa­sa­do los mo­men­tos más di­fí­ci­les de la vio­len­cia y la ex­clu­sión.

“Te­ne­mos una ciu­dad que, aun­que tie­ne mu­cho por me­jo­rar, mi­ra con or­gu­llo ha­cia el fu­tu­ro”, re­sal­ta Gu­tié­rrez Zu­lua­ga.

El lla­ma­do de la En­cí­cli­ca

En la Car­ta En­cí­cli­ca Lau­da­to Si del Pa­pa Fran­cis­co, so­bre El Cui­da­do de la Ca­sa Co­mún, el Obis­po de Ro­ma es­cri­be 246 men­sa­jes que son un lla­ma­do a la re­fle­xión acer­ca del cui­da­do del pla­ne­ta y cuál es nues­tra mi­sión y res­pon­sa­bi­li­dad —des­de to­das las po­si­cio­nes so­cia­les— en es­te sen­ti­do.

Ca­da men­sa­je es apli­ca­ble a la co­ti­dia­ni­dad y a las di­ná­mi­cas ur­ba­nas de Me­de­llín y el Va­lle de Abu­rrá; sin em­bar­go, en el ca­pí­tu­lo cuar­to —Una Eco­lo­gía In­te­gral— el pun­to tres —Eco­lo­gía de la vi­da co­ti­dia­na— tie­ne dos ele­men­tos que se re­la­cio­nan mu­cho con lo que ha su­ce­di­do en la ca­pi­tal an­tio­que­ña en las úl­ti­mas dos dé­ca­das:

“150. Da­da la in­ter­re­la­ción en­tre el es­pa­cio y la con­duc­ta hu­ma­na, quie­nes di­se­ñan edi­fi­cios, ba­rrios, es­pa­cios pú­bli­cos y ciu­da­des ne­ce­si­tan del apor­te de di­ver­sas dis­ci­pli­nas que per­mi­tan en­ten­der los pro­ce­sos, el sim­bo­lis­mo y los com­por­ta­mien­tos de las per­so­nas. No bas­ta la bús­que­da de la be­lle­za en el di­se­ño, por­que más va­lio­so to­da­vía es el ser­vi­cio a otra be­lle­za: la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas, su adap­ta­ción al am­bien­te, el en­cuen­tro y la ayu­da mu­tua. Tam­bién por eso es tan im­por­tan­te que las pers­pec­ti­vas de los po­bla­do­res siem­pre com­ple­ten el aná­li­sis del pla­nea­mien­to ur­bano”.

“153. La ca­li­dad de vi­da en las ciu­da­des tie­ne mu­cho que ver con el trans­por­te, que sue­le ser cau­sa de gran­des su­fri­mien­tos pa­ra los ha­bi­tan­tes. En las ciu­da­des cir­cu­lan mu­chos au­to­mó­vi­les uti­li­za­dos por una o dos per­so­nas, con lo cual el trán­si­to se ha­ce com­pli­ca­do, el ni­vel de con­ta­mi­na­ción es al­to, se con­su­men can­ti­da­des enor­mes de ener­gía no re­no­va­ble y se vuel­ve ne­ce­sa­ria la cons­truc­ción de más au­to­pis­tas y lu­ga­res de es­ta­cio­na­mien­to que per­ju­di­can la tra­ma ur­ba­na. Mu­chos es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de prio­ri­zar el trans­por­te pú­bli­co. Pe­ro al­gu­nas me­di­das ne­ce­sa­rias di­fí­cil­men­te se­rán pa­cí­fi­ca­men­te acep­ta­das por la so­cie­dad sin una me­jo­ra sus­tan­cial de ese trans­por­te, que en mu­chas ciu­da­des sig­ni­fi­ca un tra­to in­digno a las per­so­nas de­bi­do a la aglo­me­ra­ción, a la in­co­mo­di­dad o a la ba­ja fre­cuen­cia de los ser­vi­cios y a la in­se­gu­ri­dad”.

Lo an­te­rior, su­ma­do al men­sa­je de unión, so­li­da­ri­dad y res­pon­sa­bi­li­dad so­cial que trae­rá el Pa­pa Fran­cis­co en su vi­si­ta ofi­cial, son mo­ti­vos pa­ra se­guir tra­ba­jan­do, en­tre otros as­pec­tos, por el desa­rro­llo de Me­de­llín, una ciu­dad que, a pe­sar de sus pro­ble­mas ac­tua­les, ha su­pe­ra­do gran­des ad­ver­si­da­des y ya es ejem­plo de re­si­lien­cia y desa­rro­llo ur­bano en Co­lom­bia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.