Cuan­do al al­ma la to­can los ob­je­tos y no el di­ne­ro

Me­de­llín es la ciu­dad del país don­de la gen­te más se afe­rra a lo usa­do y a lo vie­jo, re­ve­la una in­ves­ti­ga­ción.

El Colombiano - - METRO - Por GUS­TA­VO OS­PI­NA ZA­PA­TA

De dón­de vie­ne esa ma­nía de co­lec­cio­nar, de te­ner ob­je­tos vie­jos y apa­ren­te­men­te inú­ti­les, pe­ro que po­drían ser ren­ta­bles si uno se de­ci­die­ra a ven­der­los?

“Hay días en que los re­lo­jes/ las ta­zas, los som­bre­ros o las lla­ves/ son sim­ple­men­te ob­je­tos co­ti­dia­nos/ po­bla­do­res im­pre­ci­sos de las ca­sas/ que se lle­van con des­cui­do de un la­do a otro de los cuar­tos/. Pe­ro hay tam­bién cuan­do esos mis­mos en­se­res ha­bi­tua­les/ se cu­bren de im­por­tan­cia ines­pe­ra­da/ y pue­den sus­ci­tar re­ve­la­cio­nes que les con­vier­ten en te­ma de un poe­ma/”, es­cri­be la es­cri­to­ra An­drea Co­te Bo­te­ro.

Poe­sía o di­ne­ro. He ahí un di­le­ma de a vi­da, que pa­ra mu­chos gi­ra al­re­de­dor de lo que se po­see o de la na­da, si lo que más se va­lo­ra es el al­ma, tan in­tan­gi­ble que no se pue­de ta­sar en pe­sos.

Di­ce Nor­ber­to Ca­lle Res­tre­po, co­lec­cio­nis­ta con un an­ti­cua­rio lla­ma­do La Te­la­ra­ña, a tres cua­dras del par­que de En­vi­ga­do, que la ma­nía de co­lec­cio­nar bo­te­llas de le­che (¿qué em­pre­sa hoy en día la ven­de en es­tos re­ci­pien­tes de vi­drio?) le vino de los re­cuer­dos de su ado­les­cen­cia, por in­fluen­cias de una fa­mi­liar.

“Re­cuer­do que a mis 15 años te­nía una tía que ven­día le­che en li­tros y yo era el que le ayu­da­ba. Yo iba en un ca­rri­to de ro­di­llos por las ca­lles, me echa­ban las ca­jas con los li­tros y sa­lía a ven­der­las a las ca­sas, me de­cían: ‘ho­la Nor­ber­ti­co’. To­do eso me re­cuer­da mu­cho de la le­chi­ta de mi tía”.

A Nor­ber­to, de 70 años y re­si­den­te en el ba­rrio Me­sa, de En­vi­ga­do, se le va la mi­ra­da en su via­je ima­gi­na­rio al pa­sa­do, a los re­cuer­dos de sus años de pan­ta­lón cor­to, ca­chu­cha y ti­ran­tes, y una luz lle­ga a su ros­tro. Su be­lle­za se ilu­mi­na con su pe­lo cano y pa­re­ce con au­reo­la.

Al­guien que co­lec­cio­na co- sas es equi­va­len­te a un poe­ta o un ha­ce­dor de ver­sos.

“Las co­sas tie­nen un va­lor. Las bo­te­llas que ten­go -de un li­tro, de me­dio y de un cuar­to, son mu­cho más que vi­drio, tie­nen una his­to­ria. Mu­chas son di­fí­ci­les de con­se­guir y, por eso, las ten­go en mi co­lec­ción per­so­nal”, ase­gu­ra.

Pe­ro en su vi­tri­na hay mu­cho más que “li­tros”. En su ca­sa de En­vi­ga­do tie­ne cen­te­na­res de ob­je­tos que él ca­li­fi­ca de úni­cos y es­ca­sos, en­tre los que se cuen­tan una má­qui­na de co­ser Sin­ger mi­nia­tu­ra, ré­pli­cas de una mo­to Lam­bret­ta, de una má­qui­na pa­ra mo­ler maíz, de hi­dran­tes, de un som­bre­ro de bom­be­ro y mi­ni­ca­jas de Co­ca Co­la, Pep­si Co­la y una ca­je­ti­lla pe­que­ña de ci­ga­rri­llos Piel­ro­ja, se­lla­da y sin abrir, cuan­do in­clu­so se ven­dían sin fil­tro y con em­pa­que ama­ri­llo.

“Ca­da co­si­ta de es­tas yo la ten­go, por­que sé que es di­fe­ren­te, tie­nen una his­to­ria, y son muy di­fí­ci­les de ver en cual­quier an­ti­cua­rio”, di­ce.

Nor­ber­to, de bi­go­te blan­co, sos­tie­ne que ja­más ven­de­ría su co­lec­ción y que su fa­mi­lia tam­po­co, por­que a sus hi­jos les in­cul­có el amor por los ob­je­tos.

“Una vez me to­có ven­der mi co­lec­ción de ‘li­tros’, por­que tu­ve una di­fi­cul­tad eco­nó­mi­ca, pe­ro po­co a po­co los he ido re­cu­pe­ran­do y hoy ten­go más de ochen­ta. Mi co­lec­ción de pe­sas an­ti­guas tam­bién es im­por­tan­te”, ase­gu­ra es­te pio­ne­ro de los an­ti­cua­rios.

Ob­je­tos con al­ma

Una in­ves­ti­ga­ción del por­tal de avi­sos cla­si­fi­ca­dos OLX aca­ba de re­ve­lar que Me­de­llín es la ciu­dad con más ten­den­cia a guar­dar ob­je­tos o ele­men­tos usa­dos por ape­go. Di­ce, por ejem­plo, que si los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad ven­die­ran esos ele­men­tos que ya no tie­nen uti­li­dad en las ca­sas, ten­drían in­gre­sos de $776 mil mi­llo­nes.

Ar­tícu­los pa­ra be­bés, mue­bles, bi­ci­cle­tas, com­pu- ta­do­res, te­le­vi­so­res y te­lé­fo­nos ce­lu­la­res son, en su or­den, los ob­je­tos que más con­ser­van los co­lom­bia­nos y que se po­drían ven­der, pe­ro las per­so­nas no lo ha­cen, re­ve­la la in­ves­ti­ga­ción.

“Si pu­sié­ra­mos en lí­nea rec­ta una tras otra, to­das las bi­ci­cle­tas que tie­nen los co­lom­bia­nos y que no usan, eso nos da­ría un equi­va­len­te a 3.900 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, y eso es un po­co más de dis­tan­cia de lo que re­co­rren los ci­clis­tas en el Tour de Fran­cia”, ase­gu­ra An­drés Bui­tra­go, ge­ren­te de OLX en Co­lom­bia.

¿Cuán­to di­ne­ro ob­ten­dría, por ejem­plo, Abraham Gon­zá­lez, si se de­ci­die­ra a po­ner en subas­ta su co­lec­ción de pe­se­bres en mi­nia­tu­ra?

Es­te pai­sa, des­cen­dien­te de abue­los li­ba­ne­ses y fran­ce­ses, sos­tie­ne que ni si­quie­ra se ha for­mu­la­do la pre­gun­ta.

“Al­go que ten­go cla­ro es que hay com­pen­sa­cio­nes emo­cio­na­les que va­len mu­cho más que la pla­ta. A mí me gus­tan los pe­se­bres, por­que son ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les y al­re­de­dor de la re­li­gión hay mu­cha his­to­ria, un lí­der, y eso lo cuen­tan los pe­se­bres, que tie­nen co­sas muy pa­re­ci­das, pe­ro tam­bién di­fe­ren­cias”, afir­ma Abraham, si­có­lo­go de pro­fe­sión y he­re­de­ro tam­bién de al­gu­nos ob­je­tos de sus abue­los, que él se re­sis­te a ven­der o a sa­car de su ca­sa.

En­tre las co­sas que él con­ser­va se cuen­tan va­rios ar­ma­rios y baú­les en los que el va­lor más im­por­tan­te no son ni si­quie­ra los ele­men­tos en sí sino los apuntes que ha­cía su abue­la so­bre ellos.

“Mis abue­los se ra­di­ca­ron acá, pe­ro re­co­rrie­ron mu­chos lu­ga­res. Y esos baú­les tie­nen las ban­de­ras de esos paí­ses y mu­chos co­men­ta­rios que mi abue­la po­nía so­bre esos si­tios, pa­ra mí eso es lo más va­lio­so y no ten­go nin­gu­na pre­ten­sión más allá de eso, de re­cor­dar”, co­men­ta es­te hom­bre de mi­ra­da se­re­na y ac­ti­tud re­fle­xi­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.