NO ES DE­MA­SIA­DO TAR­DE PA­RA CO­REA DEL NOR­TE

El Colombiano - - OPINIÓN - Por SU­SAN E. RICE readac­cion@el­co­lom­biano.com.co

El con­si­de­ra­ble ar­se­nal nu­clear de Co­rea del Nor­te y la me­jo­ra de la ca­pa­ci­dad in­ter­con­ti­nen­tal de mi­si­les ba­lís­ti­cos re­pre­sen­tan una ame­na­za cre­cien­te pa­ra la se­gu­ri­dad de Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro no es ne­ce­sa­rio que en­fren­te­mos una cri­sis in­me­dia­ta si ju­ga­mos nues­tra mano con cui­da­do.

Da­da la rá­fa­ga que ema­na de Pyong­yang y Bed­mins­ter, Nue­va Jer­sey, los es­ta­dou­ni­den­ses pue­den ser per­do­na­dos por sen­tir­se an­sio­sos.

Po­co des­pués de la adop­ción de nue­vas san­cio­nes de las Na­cio­nes Uni­das el fin de se­ma­na pa­sa­do, Co­rea del Nor­te ame­na­zó con re­pre­sa­lias con­tra Es­ta­dos Uni­dos “mi­les de ve­ces”. Esas san­cio­nes eran es­pe­cial­men­te po­ten­tes, ce­rran­do la­gu­nas y li­mi­tan­do fi­nan­cia­ción im­por­tan­te pa­ra el Nor­te. Agos­to es tam­bién cuan­do los Es­ta­dos Uni­dos y Co­rea del Sur lle­van a ca­bo im­por­tan­tes ejer­ci­cios mi­li­ta­res con­jun­tos, que siem­pre po­nen ner­vio­so a Pyong­yang. En agos­to de 2015, las ten­sio­nes se in­ten­si­fi­ca­ron en los in­ter­cam­bios de ar­ti­lle­ría trans­fron­te­ri­zos des­pués de que dos sol­da­dos sur­co­rea­nos re­sul­ta­ran he­ri­dos por mi­nas te­rres­tres de­to­na­das por Co­rea del Nor­te. Es­ta yux­ta­po­si­ción de du­ras san­cio­nes y ejer­ci­cios mi­li­ta­res ha au­men- ta­do pre­vi­si­ble­men­te las ame­na­zas de Co­rea del Nor­te.

Lo que es sin pre­ce­den­tes y es­pe­cial­men­te pe­li­gro­so es­ta vez es la reac­ción del pre­si­den­te Trump. Sin guion, el pre­si­den­te di­jo el mar­tes que si Co­rea del Nor­te ha­ce nue­vas ame­na­zas a Es­ta­dos Uni­dos, “se ve­rán en­fren­ta­das con fue­go y fu­ria co­mo el mun­do nun­ca ha vis­to”. Es­tas pa­la­bras arries­gan lan­zar a la pe­nín­su­la co­rea­na a la gue­rra si el lí­der del Nor­te , Kim Jong-un, las cree y ac­túa pre­ci­pi­ta­da­men­te.

O bien Trump es­tá emi­tien­do una ame­na­za va­cía de gue­rra nu­clear, lo que ero­sio­na­rá aún más la cre­di­bi­li­dad y la di­sua­sión de Es­ta­dos Uni­dos, o de he­cho pien­sa ir a la gue­rra la pró­xi­ma vez que Kim se com­por­te de ma­ne­ra pro­vo­ca­ti­va. El pri­mer es­ce­na­rio es una lo­cu­ra, pe­ro una de­ci­sión de los Es­ta­dos Uni­dos de ini­ciar una gue­rra pre­ven­ti­va en la Pe­nín­su­la Co­rea­na, en au­sen­cia de una ame­na­za in­mi­nen­te, se­ría una lo­cu­ra.

Cui­da­do­sa­men­te es­tu­dia- mos es­ta po­si­bi­li­dad. La “gue­rra pre­ven­ti­va” re­sul­ta­ría en cien­tos de mi­les, si no mi­llo­nes de ca­sua­li­da­des. Los 26 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de Seúl es­tán a so­lo 35 mi­llas de la fron­te­ra, a po­ca dis­tan­cia de los mi­si­les y la ar­ti­lle­ría del Nor­te. Cer­ca de 23.000 tro­pas de Es­ta­dos Uni­dos, más sus fa­mi­lias, vi­ven en­tre Seúl y la Zo­na Des­mi­li­ta­ri­za­da; en to­tal, al me­nos 200.000 es­ta­dou­ni­den­ses re­si­den en Co­rea del Sur.

Ja­pón, y ca­si 40.000 mi­li- ta­res es­ta­dou­ni­den­ses allá, tam­bién es­ta­rían en la mi­ra. El ries­go al te­rri­to­rio ame­ri­cano no pue­de ser des­con­ta­do, ni tam­po­co pue­de ser­lo la po­si­bi­li­dad de que Chi­na sea arras­tra­da ha­cia un con­flic­to di­rec­to con Es­ta­dos Uni­dos. Lue­go es­tá el efec­to de­vas­ta­dor de la gue­rra en la eco­no­mía glo­bal.

Pe­ro la gue­rra no es ne­ce­sa­ria pa­ra lo­grar la pre­ven­ción, a pe­sar de lo que al­gu­nos en la ad­mi­nis­tra­ción Trump pa­re­cen ha­ber con­clui­do. La his­to­ria mues­tra que po­de­mos, si te­ne­mos que ha­cer­lo, to­le­rar ar­mas nu­clea­res en Co­rea del Nor­te.

Se­gún la ma­yo­ría de los aná­li­sis, Kim es vil e im­pe­tuo­so, pe­ro no irra­cio­nal. Por lo tan­to mien­tras que ca­lla­da­men­te se­gui­mos re­fi­nan­do nues­tras op­cio­nes mi­li­ta­res, po­de­mos de­pen­der de la di­sua­sión tra­di­cio­nal de­jan­do muy cla­ro que cual­quier uso de ar­mas nu­clea­res con­tra los Es­ta­dos Uni­dos o sus alia­dos re­sul­ta­ría en la ani­qui­la­ción de Co­rea del Nor­te

Una de­ci­sión de los Es­ta­dos Uni­dos de ini­ciar una gue­rra pre­ven­ti­va en la Pe­nín­su­la Co­rea­na, en au­sen­cia de una ame­na­za in­mi­nen­te, se­ría una lo­cu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.