PAI­SAS “AVISPAOS”

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ELBACÉ RES­TRE­PO el­ba­ce­ci­lia­res­tre­po@yahoo.com

Soy mon­ta­ñe­ra has­ta la ri­sa y arrie­ra de co­ra­zón, a mu­cho ho­nor. Cre­cí en­tre “tá­pa­ros”, co­mo lla­má­ba­mos a los ca­ba­llos sin al­cur­nia, vie­jos y man­si­tos; ca­fe­ta­les, ca­ña­du­za­les, flo­res sil­ves­tres que ador­nan la ve­ra de to­dos los ca­mi­nos y un pai­sa­je en to­nos ver­des, co­mo un ovi­llo de la­na des­va­ne­ci­da, has­ta don­de la vis­ta al­can­za­ba. Y oyen­do mú­si­ca guas­ca, que aho­ra se lla­ma “po­pu­lar”, tan de mo­da in­clu­so en­tre los más “pup­pies”, y cu­yos ré­di­tos son in­con­men­su­ra­bles, quién lo cre­ye­ra.

Por eso dis­fru­to al­gu­nos even­tos de la Fe­ria de las Flo­res, por­que nos re­cuer­dan que no to­dos los pai­sas so­mos “de lo peor”, co­mo creen al­gu­nos, y por­que nos acer­can a las tra­di­cio­nes lin­das con las que ca­si to­dos los an­tio­que­ños fui­mos cria­dos.

Du­ran­te esos días Me­de­llín, tan gol­pea­da y ado­lo­ri­da por tan­tos pro­ble­mas, tie­ne un ai­re di­fe­ren­te y un cie­lo ve­ra­nie­go más azul que de cos­tum­bre. La asis­ten­cia ma­si­va de la gen­te a to­dos los es­pa­cios don­de se anun­cia un can­tan­te, una ex­po­si­ción, un cuen­te­ro, un des­fi­le de ca­rros, unas fon­das pue­ble­ri­nas o una pla­za de las flo­res, pro­du­ce una ale­gría con­ta­gio­sa. Aho­ra me sal­drán los agua­fies­tas con aque­llo de “pan y cir­co pa­ra el pue­blo”, pe­ro que la gen­te dis­fru­ta… ¡dis­fru­ta!

En Fon­das de mi pue­blo co­no­cí a Es­tre­lli­ta del Río, más mon­ta­ñe­ra que yo, de la es­cue­la de hu­mo­ris­tas de Tu­tu­cán que, jun­to con Jo­se­fi­na, Ro­si­ta, Co­sia­ca, la maes­tra, el no­ta­rio, el al­cal­de, el arrie­ro Juan de Dios, el po­li­cía Pom­pi­lio “y otro po­co que hay allá” brin­can por to­das par­tes, sa­lu­dan, tro­van, cuen­tas chis­tes, ro­ban ri­sas sí o sí y, con su al­bo­ro­to, nos ha­cen el ra­to más ama­ble.

Es­tre­lli­ta es una per­so­na co­mún y co­rrien­te, pe­ro me gus­ta re­sal­tar a la gen­te que, con su en­can­to, en­can­ta. Y tam­bién can­ta. En su con­ver­sa­ción hay una mu­le­ti­lla fre­cuen­te que de­la­ta su ori­gen: Un “beeeen­di­to” arras­tra­do y can­ta­di­to que no po­dría ser si no del Orien­te an­tio­que­ño. Na­ció en Ma­ri­ni­lla, efec­ti­va­men­te. Pe­ro Es­tre­lli­ta, su per­so­na­je en Tu­tu­cán, na­ció ha­ce tre­ce años, sin ha­ber es­tu­dia­do tea­tro, de la mano de Suso el pas­pi, el arrie­ro y el al­cal­de de aque­lla épo­ca. “Ellos me hi­cie­ron una co­sa que se lla­ma cas­ting. Y co­mo al mes me man­da­ron una mi­si­va que de­cía: ‘Ne­ce­si­ta­mos a esa atem­ba­da mon­ta­ñe­ra, que se ven­ga a for­mar par­te de es­ta gran es­cue­la de los tu­tu­que­ños’. Allá me en­se­ña­ron có­mo ac­tuar, có­mo can­tar me­jor, có­mo com­po­ner dé­ci­mas… Allá me en­se­ña­ron mu­cho to­dos esos zum­bam­bi­cos…”. Y así, con una re­tahí­la in­ter­mi­na­ble, Es­tre­lli­ta ha- bla de su vi­da en el cam­po, de las mal­da­des que les ha­ce a los ve­ci­nos, co­mo es­pan­tar­los de no­che en­vuel­ta en una sá­ba­na blan­ca, de su ale­gría per­ma­nen­te, de su ca­pa­ci­dad de en­fren­tar mil di­fi­cul­ta­des con una gui­ta­rra, una son­ri­sa y una fe in­que­bran­ta­ble en Dios. Aun­que su vi­da no ha si­do una car­ca­ja­da per­ma­nen­te, pa­ra ella “con amor y hu­mor ca­si to­do se pue­de so­lu­cio­nar. “Ha­be­ría paz, ha­be­ría mu­cha bon­dad…”.

es ac­triz, co­me­dian­te y can­tan­te: Can­ta mi­sas, lle­va se­re­na­tas, ani­ma fies­tas. To­do un es­pec­tácu­lo am­bu­lan­te. A la or­den…

Veo a Es­tre­lli­ta y es inevi­ta­ble pen­sar en el pai­sa “avis­pao” pe­ro bue­na per­so­na, el so­li­da­rio, el em­pren­de­dor, el que hon­ra la pa­la­bra, el de­cen­te, el que tra­ba­ja con pa­sión y dis­ci­pli­na, el que sa­ca lo me­jor de su con­di­ción hu­ma­na, en el que to­da­vía creo… por­que pue­de ser que es­tén es­ca­sos, ¡pe­ro no aca­ba­dos!

Dis­fru­to al­gu­nos even­tos de la Fe­ria por­que nos re­cuer­dan que no to­dos los pai­sas so­mos “de lo peor”, co­mo creen al­gu­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.