Por un crian­za cons­cien­te

El Colombiano - - TENDENCIAS EDUCACIÓN -

“¿Hay al­gu­na ta­rea más im­por­tan­te que acom­pa­ñar a los ni­ños en su pa­so por la in­fan­cia? De la crian­za de­pen­den un sin­nú­me­ro de as­pec­tos que tie­nen im­pac­to en la vi­da, des­de la sa­lud fí­si­ca, men­tal, emo­cio­nal y so­cial de una per­so­na, has­ta la cons­truc­ción del te­ji­do so­cial y de la ciu­da­da­nía. Los pa­dres te­ne­mos una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad, se­gui­da del pri­vi­le­gio de acom­pa­ñar a ese ser que lle­gó a nues­tras vidas con to­da su con­fian­za y amor pues­tos en no­so­tros. Asu­mir la crian­za des­de un lu­gar cons­cien­te im­pli­ca apro­piar­se de es­te ejer­ci­cio des­de la in­for­ma­ción, aque­lla que nos per­mi­ti­rá ele­gir lo que con­si­de­re­mos me­jor pa­ra nues­tros hi­jos y fa­mi­lia. Tam­bién im­pli­ca re­vi­sar nues­tra his­to­ria per­so­nal: ¿Qué me gus­ta­ría re­pe­tir?, ¿qué mo­di­fi­car?, ¿por qué? Los hi­jos vie­nen con una esen­cia que los ha­ce di­fe­ren­tes de no­so­tros y de los de­más. Acom­pa­ñar­los re­quie­re de em­pa­tía (po­ner­nos en su lu­gar), com­pren­der el por­qué de su com­por­ta­mien­to, ¿por qué ha­cen lo que ha­cen? Co­nec­tar­nos y sin­to­ni­zar con ellos es una de las prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas pa­ra lo­grar res­pe­to. Pa­dres, ma­dres, cui­da­do­res, maes­tros y en ge­ne­ral las per­so­nas adul­tas te­ne­mos el re­to de acom­pa­ñar la edu­ca­ción de los ni­ños, es­tá en nues­tras ma­nos guiar­los pa­ra que en el pro­ce­so de so­cia­li­za­ción sean per­so­nas fe­li­ces y cons­tru­yan su iden­ti­dad des­de un acom­pa­ña­mien­to res­pe­tuo­so, li­bre de vio­len­cias, que pro­pen­da por for­mar se­res au­tó­no­mos, li­bres, que va­lo­ren la di­ver­si­dad y que se re­la­cio­nen con el mun­do des­de la em­pa­tía, que to­men de­ci­sio­nes pro­pias y que ac­túen des­de la con­vic­ción y no des­de la obe­dien­cia y el te­mor. ¿Có­mo lo lo­gra­mos? For­mar­nos e in­for­mar­nos es nues­tra pri­me­ra gran ta­rea: En­ten­der qué es­tá pa­san­do en ca­da uno de los mo­men­tos evo­lu­ti­vos de los chi­cos nos pue­de dar pau­tas pa­ra com­pren­der sus com­por­ta­mien­tos y ma­ne­jar nues­tras ex­pec­ta­ti­vas con ellos. Una vez com­pren­da­mos el mo­men­to evo­lu­ti­vo de los hi­jos, uti­li­ce­mos una dis­ci­pli­na y unos lí­mi­tes que co­rres­pon­dan a su edad. Ten­ga­mos pre­sen­te la im­por­tan­cia de in­cul­car re­la­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y fle­xi­bles, pues con ello po­dre­mos evi­tar mo­men­tos de ten­sión que se jus­ti­fi­can en las re­la­cio­nes de po­der y que im­pi­den la con­ci­lia­ción y el diá­lo­go pa­ra lle­gar a acuer­dos. Es nues­tro es­pa­cio el que de­be es­tar adap­ta­do pa­ra que los ni­ños con­vi­van: ellos ex­plo­ran, jue­gan, co­rren, gri­tan y, de esa ma­ne­ra, apren­den y se re­la­cio­nan con el mun­do. So­lo se­rán ni­ños una vez, per­mi­tá­mos­lo has­ta don­de nos sea po­si­ble, guar­de­mos ob­je­tos con los que pue­dan ha­cer­se da­ño u ob­je­tos frá­gi­les. Re­vi­se­mos la real im­por­tan­cia de las so­li­ci­tu­des, y cuan­do una sea muy ne­ce­sa­ria, acér­que­se a su hi­jo y ex­plí­que­le la si­tua­ción, tal vez co­mien­ce una pro­tes­ta por par­te su par­te. En es­te ca­so ma­ni­fiés­te­le que lo com­pren­de y ayú­de­le a ma­ne­jar sus emo­cio­nes. ¡Pón­ga­se en su lu­gar! Re­cuer­de que to­do el tiem­po los ni­ños es­tán apren­dien­do de no­so­tros, y lo ha­cen más de nues­tros com­por­ta­mien­tos que de nues­tras pa­la­bras. Es­for­cé­mo­nos en ser cohe­ren­tes con lo que les de­ci­mos y lo que ha­ce­mos, si no que­re­mos que gri­ten, no les gri­te­mos; si no que­re­mos que pe­guen, no les pe­gue­mos: si que­re­mos res­pe­to, res­pe­té­mos­los. Pre­gun­té­mo­nos más a me­nu­do qué pa­sa por sus men­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.