PRO­ME­DIO DE HO­RAS EN LA CA­MA

El Colombiano - - TENDENCIAS SALUD -

Los se­res hu­ma­nos pa­san al­re­de­dor de 25 años dur­mien­do. Eso es la ter­ce­ra par­te de su vi­da.

Pa­ra los grie­gos dor­mir era co­mo mo­rir pa­ra re­su­ci­tar al día si­guien­te. Aún en los años 30 se creía que el sue­ño era un es­ta­do in­ter­me­dio en­tre des­per­tar y la muer­te. Aho­ra se sa­be que dor­mir es par­te esen­cial de la vi­da. “Más im­por­tan­te que co­mer in­clu­so”, di­ce Luis Gui­ller­mo Duque Ra­mí­rez, mé­di­co de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na del sue­ño y doc­to­ra­do en neu­ro­cien­cias.

De he­cho la pri­va­ción de sue­ño ha si­do un fac­tor sig­ni­fi­ca­ti­vo en ac­ci­den­tes dra­má­ti­cos en el mun­do: el desas­tre am­bien­tal del de­rra­me de pe­tró­leo del Ex­xon Val­dez, los in­ci­den­tes nu­clea­res en Cher­nobyl y en Th­ree Mi­le Is­land y la ex­plo­sión del trans­bor­da­dor es­pa­cial Cha­llen­ger.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) cal­cu­la que una ter­ce­ra par­te de la po­bla­ción pre­sen­ta al­te­ra­cio­nes en su sue­ño y las cau­sas van des­de ma­los há­bi­tos y cam­bios am­bien­ta­les has­ta gra­ves al­te­ra­cio­nes or­gá­ni­cas y psí­qui­cas que pue­den lle­gar a po­ner en ries­go la pro­pia vi­da y la de los de­más.

Al­re­de­dor de un 10 % de la po­bla­ción su­fre de som­no­len­cia diur­na oca­sio­na­da por al­te­ra­cio­nes del sue­ño, lo que cau-

¿Cuán­to tiem­po es el ade­cua­do?

Hay dos si­tua­cio­nes ge­né­ti­cas que ge­ne­ran dor­mi­do­res cor­tos y lar­gos. Ideal­men­te de­be­ría dor­mir en­tre 6 y 10 ho­ras, pe­ro el pro­me­dio de sue­ño es in­di­vi­dual. Así que la re­co­men­da­ción es ha­cer es­te ejer­ci­cio pa­ra des­cu­brir su nú­me­ro: de­be­ría dor­mir las ho­ras que des­can­só en la se­gun­da se­ma­na de las va­ca­cio­nes, cuan­do na­da lo es­pe­ra­ba al día si­guien­te. Ni el des­per­ta­dor ni las preo­cu­pa­cio­nes. Ese es el pro­me­dio de ho­ras que se ne­ce­si­tan pa­ra des­can­sar.

sa un gran im­pac­to en el fun­cio­na­mien­to so­cial y la­bo­ral.

Se­gún in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, el 27 % de los co­lom­bia­nos tien­de a su­frir tras­tor­nos del sue­ño.

So­lo has­ta ha­ce al­gu­nas dé­ca­das se co­men­za­ron a di­lu­ci­dar las al­te­ra­cio­nes li­ga­das al he­cho de dor­mir.

Ha­cer­lo bien o mal no so­lo es si­nó­ni­mo de in­som­nio o ron­qui­dos. Se­gún la úl­ti­ma cla­si­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal de las en­fer­me­da­des, DFN5, exis­ten 95 trans­tor­nos de es­te ti­po.

Van des­de el ron­qui­do

Pe­li­gros de la fal­ta de sue­ño

Un re­cien­te es­tu­dio pu­bli­ca­do el 10 de agos­to de es­te año en la re­vis­ta Na­tu­re, en­con­tró que las mu­je­res que ha­bían si­do diag­nos­ti­ca­das con in­som­nio o ap­nea del sue­ño eran apro­xi­ma­da­men­te dos ve­ces más pro­pen­sas a un par­to pre­ma­tu­ro.

“Pa­re­ce ob­vio, pe­ro ex­tra­ña­men­te es­ta ex­plo­ra­ción no se ha­bía he­cho an­tes”, di­ce Lau­ra Je­llif­fe-Paw­lows­ki, epi­de­mió­lo­ga de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia y au­to­ra del es­tu­dio. La mues­tra de la in­ves­ti­ga­ción con­tó con más de 3 mi­llo­nes de mu­je­res em­ba­ra­za­das.

Otras in­ves­ti­ga­cio­nes po­nen en evi­den­cia más da­ños. Cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh (EE. UU.) pro­ba­ron que la fal­ta de des­can­so pue­de mo­di­fi­car el efec­to de las va­cu­nas e, in­clu­so, ha­cer que no sir­van de na­da. Es­te se pu­bli­có en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Sleep y con­sis­tió en el aná­li­sis de la res­pues­ta in­mu­ne des­pués de la va­cu­na­ción con­tra el vi­rus de la he­pa­ti­tis B en per­so­nas sa­nas de en­tre 40 y 60 años.

La fal­ta de sue­ño au­men­ta los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos, se­gún en­con­tra­ron Ja­cob No­ta y Me­re­dith Co­le de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.