“Con Uri­be me pue­do en­ten­der, con San­tos ja­más me ve­rán”

Se­gún el ex­man­da­ta­rio An­drés Pas­tra­na, el pre­si­den­te San­tos de­ja un país en to­tal quie­bra eco­nó­mi­ca, en­tre­ga­do a las Farc y go­ber­na­do por Er­nes­to Sam­per. Aquí, su du­ra ra­dio­gra­fía.

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por FE­LI­PE VE­LÁS­QUEZ FER­NÁN­DEZ

Pa­ra An­drés Pas­tra­na Aran­go, el pre­si­den­te que en el cua­trie­nio 1994-1998 apos­tó to­do su ca­pi­tal po­lí­ti­co en un pro­ce­so de diá­lo­gos con las Farc que al fi­nal tu­vo que dar por ter­mi­na­do sin lle­gar a acuer­dos (“las Farc se asus­ta­ron con la po­si­bi­li­dad real de paz”, sos­tie­ne), en el país hay po­la­ri­za­ción en bue­na me­di­da por­que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción la ge­ne­ran. En su con­cep­to, el gran te­ma del de­ba­te elec­to­ral del año en­tran­te no va a ser las Farc sino la eco­no­mía: “El país es­tá en quie­bra. La gen­te lo es­tá sin­tien­do y lo su­fre”.

Pas­tra­na es duro en sus jui­cios so­bre Juan Ma­nuel San­tos, las Farc o Er­nes­to Sam­per: “Con nin­guno de ellos me ve­rán ja­más en coa­li­cio­nes o en pac­tos. Yo con el nar­co­trá­fi­co ja­más pue­do tra­tar”. No me­nos duro es su diag­nós­ti­co so­bre el Par­ti­do Con­ser­va­dor, “de­vo­ra­do por la co­rrup­ción y la mer­me­la­da”.

Es­ta en­tre­vis­ta se hi­zo en EL CO­LOM­BIANO ho­ras an­tes de que fa­lle­cie­ra en Bo­go­tá su ma­dre, la ex Pri­me­ra Da­ma de la Na­ción, do­ña Ma­ría Cris­ti­na Aran­go de Pas­tra­na.

Nar­co­trá­fi­co y EE.U.U. ¿Có­mo ve el Me­mo­ran­do del pre­si­den­te Trump y su anun­cio de de­jar a Colombia en sus­pen­so, por los ba­jos re­sul­ta­dos en cul­ti­vos ilí­ci­tos y ex­por­ta­ción de dro­ga?

“Es muy preo­cu­pan­te. Se en­mar­ca den­tro de lo que ha si­do la lí­nea de San­tos de rom­per las po­lí­ti­cas de Es­ta­do. Siem­pre en Colombia ha­bía si­do de Es­ta­do la po­lí­ti­ca ex­te­rior. Tam­bién la po­lí­ti­ca con­tra el nar­co­trá­fi­co. Pe­ro Juan Ma­nuel San­tos en­tie­rra el Plan Colombia, la po­lí­ti­ca más exi­to­sa de Es­ta­dos Uni­dos y de Colombia en 15 años, re­co­no­ci­do así por los pro­pios ame­ri­ca­nos. Aca­ba el plan exi­to­so, y op­ta por el fra­ca­sa­do ‘Paz Colombia’”.

¿Qué pa­só pa­ra ha­ber caí­do en es­te re­tro­ce­so?

“Mi Go­bierno ase­gu­ró con el Plan Colombia unos re­cur­sos por 15.000 mi­llo­nes de dó­la­res, fun­da­men­ta­dos en la te­sis de la co­rres­pon­sa­bi­li­dad en la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co. Eso lue­go de ha­ber re­ci­bi­do, en 1998, un país inun­da­do en coca. Er­nes­to Sam­per no so­lo no te­nía vi­sa pa­ra via­jar a Es­ta­dos Uni­dos sino que nos de­jó 180.000 hec­tá­reas de cul­ti­vos de coca. En dos años lo­gra­mos el ob­je­ti­vo pa­ra to­do el cua­trie­nio: las re­du­ji­mos a la mi­tad. El pre­si­den­te Uri­be con­ti­núa con el Plan Colombia y le en­tre­ga a San­tos 40.000 hec­tá­reas”.

El Go­bierno di­ce que con el Acuer­do con las Farc se van a cum­plir los ob­je­ti­vos de re­duc­ción de cul­ti­vos...

“Las Farc le exi­gie­ron a San­tos aca­bar con la fu­mi­ga­ción. ¿Y qué vi­mos? El pri­mer año au­men­ta­ron los cul­ti­vos de 40 a 90 mil hec­tá­reas. El se­gun­do año, de 90 a 150 mil; y hoy hay en­tre 200 y 230 mil. Con un agra­van­te: las Farc son, ¡y si­guen sien­do!, el prin­ci­pal car­tel de dro­ga del mun­do, quin­tu­pli­ca­ron la pro­duc­ción y au­men­ta­ron en un 60 % sus in­gre­sos. ¿Qué ne­go­cio lí­ci­to pue­de mos­trar se­me­jan­tes ci­fras?”.

¿En­ton­ces las Farc si­guen en el nar­co­trá­fi­co?

“Sí. Y se lo di­je al pre­si­den­te San­tos cuan­do el triun­fo del No (ple­bis­ci­to del 2 de oc­tu­bre de 2016). Las Farc tie­nen que en­tre­gar ru­tas, de­la­tar sus víncu­los con el ‘Cha­po’ Guz­mán y el car­tel de los So­les de Ve­ne­zue­la. Pe­ro en eso si­guen. Na­da de lo que pe­di­mos se hi­zo”.

¿El Me­mo­ran­do de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump pue­de es­tar re­fle­jan­do tam­bién in­con­for­mi­dad con los acuer­dos con las Farc?

“En lo que tie­ne que ver con el nar­co­trá­fi­co, sin du­da. Te­ne­mos al me­jor po­li­cía del mun­do, el vi­ce­pre­si­den­te Naranjo, en­tre­gán­do­nos un país con 200 o 230 mil hec­tá­reas de coca. ¡Qué tal que no fue­ra el me­jor po­li­cía del mun­do! Y es que hay una co­sa: las Farc no han en­tre­ga­do el ne­go­cio. Aho­ra lla­man di­si­den­cias a quie­nes se que­da­ron con él. Tie­nen un bra­zo po­lí­ti­co, el par­ti­do Farc, pe­ro su gran fi­nan­cia­dor es el nar­co­trá­fi­co”.

Unos di­cen que Trump es im­pre­vi­si­ble, pe­ro otros, que es per­fec­ta­men­te pre­vi­si­ble.

“Es pre­vi­si­ble. Trump no ame­na­za. Lo que di­ce lo cum­ple, es­te­mos de acuer­do o en desacuer­do”.

¿Po­dría “des­cer­ti­fi­car” a Colombia?

“Oja­lá no lo ha­ga. Pe­ro si el Go­bierno co­lom­biano no mues­tra re­sul­ta­dos, esa si­tua­ción se pue­de dar. Yo co­noz­co bien al Con­gre­so ame­ri­cano. Los me­jo­res ami­gos de Colombia han si­do los de­mó­cra­tas, em­pe­zan­do por el pre­si­den­te Clin­ton. Pe­ro hoy di­cen que ya no quie­ren vo­tar más”.

¿Qué hay de la co­rres­pon­sa­bi­li­dad de la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co?

“Lo pri­me­ro es que Colombia tie­ne que evi­tar que la dro­ga sal­ga ha­cia Es­ta­dos Uni­dos. El Go­bierno co­lom­biano tra­ta de echar­le la cul­pa a Es­ta­dos Uni­dos sin te­ner en cuen­ta que el con­su­mo de coca allá ha re­ba­ja­do o se man­tie­ne es­ta­ble. Han he­cho el es­fuer­zo. Y ojo con al­go que es­tá pa­san­do des­aper­ci­bi­do: aquí es­tán au­men­tan­do los cul­ti­vos de ama­po­la. El te­ma de la he­roí­na es muy com­pli­ca­do”.

Par­ti­dos y Con­ser­va­tis­mo ¿Có­mo ve la cri­sis de los par­ti­dos po­lí­ti­cos?

“Es que la mer­me­la­da aca­bó con los par­ti­dos, arra­só con ellos. Mi­re al Par­ti­do Con­ser­va­dor, con un pre­si­den­te cues­tio­na­do que no se re­ti­ra, con di­ri­gen­tes chan­ta­jean­do al Go­bierno, mi­ren lo que pa­sa con Efraín Ce­pe­da ( ac­tual pre­si­den­te del Se­na­do)”.

¿Vol­ve­ría pa­ra di­ri­gir el con­ser­va­tis­mo?

“No, eso es co­mo cuan­do a us­ted le di­cen que asu­ma la pre­si­den­cia de una em­pre­sa, y que to­dos los vi­ce­pre­si­den­tes son co­rrup­tos pe­ro us­ted no pue­de sa­car a nin­guno. Hoy te­ne­mos con­ser­va­do­res pe­ro no Par­ti­do Con­ser­va­dor. Y te­ne­mos con­ser­va­do­res, que ade­más pu­si­mos en­tre dos y tres mi­llo­nes de vo­tos pa­ra el No. Por eso va­mos a ha­cer la alian­za con Ál­va­ro Uri­be y el Cen­tro De­mo­crá­ti­co, pa­ra re­unir a los que yo lla­mo “con­ser­va­do­res de bien”, que cree­mos en los va­lo­res y prin­ci­pios del con­ser­va­tis­mo”.

¿Qué bus­ca al pe­dir de nue­vo per­so­ne­ría pa­ra la Nue­va Fuer­za De­mo­crá­ti­ca?

“En el Acuer­do con las Farc que­dó di­cho que los par­ti­dos po­lí­ti­cos que per­die­ron la per­so­ne­ría ju­rí­di­ca po­drían vol­ver a pe­dir­la. Si el Acuer­do es ele­va­do a nor­ma cons­ti­tu­cio­nal, pues es un de­re­cho fun­da­men­tal, de ele­gir y ser ele­gi­do. Y aho­ra que ve­mos que los par­ti­dos no se mo­der­ni­za­ron, que ya no son los in­tér­pre­tes de la gen­te, pues hay que re­me­diar esa cri­sis de li­de­raz­go”.

Pro­ce­so de paz Mu­chos co­lom­bia­nos se han sor­pren­di­do con la vi­ru­len­cia de su opo­si­ción al pro­ce­so de paz de San­tos...

“Mi opo­si­ción no ha si­do al pro­ce­so. Ha si­do a parte de los acuer­dos: esa jus­ti­cia es­pe­cial, lo del nar­co­trá­fi­co, lo de la po­lí­ti­ca agra­ria... Pe­ro siem­pre he ma­ni­fes­ta­do mis re­pa­ros de fren­te, no a es­con­di­das. Cuan­do ga­na­mos con el No fui don­de San­tos y le di­je que te­nía la opor­tu­ni­dad de su vi­da, de unir al país. Y la des­apro­ve­chó. Le en­tre­ga­mos pro-

“¿Dón­de es­tá la pla­ta de las Farc, dón­de es­tán sus bi­llo­nes? Sa­len con bal­des y tra­pe­ros pa­ra las víc­ti­mas, mien­tras son el car­tel de dro­ga más gran­de del mun­do”.

pues­tas se­rias, he­chas con los me­jo­res ju­ris­tas, y to­do eso se desechó. Y ade­más nos en­ga­ña­ron: nos de­cían con Frank Pearl que no te­nían de­fi­ni­dos cier­tos pun­tos, y ese mis­mo día los pre­sen­ta­ban fir­ma­dos”.

Pe­ro us­ted tam­bién lo in­ten­tó to­do por un acuer­do...

“Sí. Y tu­ve a un gru­po de mi­li­ta­res opo­nién­do­se, em­pe­zan­do por el ge­ne­ral (Jor­ge En­ri­que) Mo­ra, que ju­ga­ba a do­ble car­ta y que lue­go ha­ría to­do lo con­tra­rio en La Ha­ba­na. Y las mis­mas Farc se asus­ta­ron en­ton­ces con la po­si­bi­li­dad real de la paz”.

Pe­ro, sien­do rea­lis­tas, ya es­to no pa­re­ce te­ner có­mo re­va­luar­se.

“Bueno, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal ten­dría po­si­bi­li­da­des de ha­cer al­gu­nos ajustes. Pe­ro yo in­sis­to en pre­gun­tar: ¿qué ce­die­ron las Farc? San­tos les dió to­do lo que exi­gie­ron. Pe­ro dí­gan­me una so­la co­sa que las Farc ha­yan en­tre­ga­do al pue­blo co­lom­biano”.

En­tre­ga­ron mi­les de ar­mas, se­gún la ONU...

“¿ Cuán­tas? Los ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les ase­gu­ran que las gue­rri­llas tie­nen tres ar­mas por ca­da com­ba­tien­te: una lar­ga, una cor­ta y otra de re­em­pla­zo. Si eran 7.000 des­mo­vi­li­za­dos, ¿ dón­de es­tán to­das las de­más? Yo le res­pon­do: en Ve­ne­zue­la”.

A es­tas al­tu­ras, con desar­me así sea par­cial y ellos en po­lí­ti­ca, ¿si­gue vien­do ma­lo pa­ra el país el Acuer­do?

“Pe­ro es que mi­re que has­ta ‘ Ti­mo­chen­ko’ aca­ba de re­ve­lar que en las mis­mas Farc con­si­de­ran ma­lo el acuer­do. ¡Nun­ca pen­sé que las Farc se pa­sa­rían a los del No!... Y ape­nas em­pie­cen a im­ple­men­tar eso, el co­ne­jo que les van a ha­cer, con es­te país en quie­bra. No por na­da más del 70 % del país es­tá en con­tra de esos acuer­dos. Aquí hay al­go que que­dó muy mal. Ni el Papa qui­so re­unir­se con ellos, que fue­ron la con­tra­par­te del Go­bierno”.

Uri­be y San­tos Tam­bién ha sor­pren­di­do su alian­za con Ál­va­ro Uri­be, aten­dien­do los an­te­ce­den­tes de lo que se de­cían ha­ce po­cos años...

“Pe­ro es que mi­re a los me­dios: me di­cen que por qué ata­co a Uri­be, y cuan­do me sien­to con él, me pre­gun­tan que por qué me sien­to con él. La po­la­ri­za­ción la ha­cen en bue­na me­di­da los me­dios. La po­lí­ti­ca se ha­ce con los enemi­gos, en mi ca­so con los ad­ver­sa­rios. Yo era enemi­go de Uri­be en 2003, 2004, y así y to­do le ayu­dé a or­ga­ni­zar su vi­si­ta al Par­la­men­to Eu­ro­peo ese año”.

¿Es fá­cil lle­gar a en­ten­di­mien­tos con Uri­be?

“Has­ta aho­ra he­mos lle­ga­do. La alian­za es­tá lis­ta. Con Uri­be se pue­de dis­cre­par, ser ad­ver­sa­rio. Con San­tos es otra co­sa, ya mos­tró su per­so­na­li­dad al lle­gar a pac­tos con Er

nes­to Sam­per, a quien qui­so tum­bar co­mo fue­ra”.

Nun­ca lo ve­re­mos en pac­tos con Sam­per. ¿Con San­tos?

“Nun­ca. Eso es im­po­si­ble. Y más con nar­co­trá­fi­co de por me­dio, por sus alian­zas con Sam­per. La ver­dad es que quien es­tá go­ber­nan­do hoy a Colombia es Sam­per”.

¿Ha­bla­rá con los di­ri­gen­tes de las Farc?

“Pue­de ser, y pa­ra de­cir­les de fren­te lo que he di­cho has­ta aho­ra: que son unos nar­co­tra­fi­can­tes, el car­tel más gran­de de dro­ga”.

¿Ten­dre­mos aquí “cas­tro­cha­vis­mo”?

“Yo no lo lla­ma­ría cas­tro­cha­vis­mo. Lo que sí veo es que es­ta­mos en ca­mino de lle­gar a Ve­ne­zue­la. ¿ Qué es el So­cia­lis­mo del si­glo XXI? Hoy en La­ti­noa­mé­ri­ca la iz­quier­da es la ma­yor ex­po­nen­te de la co­rrup­ción. Que no ven­gan a de­cir­nos que ellos son los más lim­pios”.

¿Pue­de la iz­quier­da lle­gar al po­der so­la, o se uni­rán con las Farc?

“Si hay unión... No sé en cuán­to tiem­po. Pe­ro la iz­quier­da se pue­de de­rro­tar. Ellos pro­po­nen traer de Ve­ne­zue­la el So­cia­lis­mo del si­glo XXI. No­so­tros ten­dre­mos otras pro­pues­tas”.

Fi­nal­men­te, ¿qué opi­na de Hum­ber­to De la Ca­lle, que fue mi­nis­tro y em­ba­ja­dor su­yo?

“Fue leal co­mo mi­nis­tro. Eso sí, les te­nía pa­vor a las Farc. No qui­so ir con­mi­go a la zo­na de dis­ten­sión que por­que las Farc lo iban a ma­tar. Aho­ra tie­ne una in­ha­bi­li­dad gran­de, al pa­sar de ser ne­go­cia­dor a can­di­da­to pre­si­den­cial”

FO­TO ES­TE­BAN VANEGAS

Aun­que pre­fie­re no ha­blar de “cas­tro­cha­vis­mo”, el ex­pre­si­den­te sí ve ries­go de caer en el ca­mino de Ve­ne­zue­la. Con su alian­za con Ál­va­ro Uri­be, bus­ca evi­tar esa po­si­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.