El en­tra­ma­do de su­pues­tos ca­pos pa­ra apa­re­cer co­mo gue­rri­lle­ros

Cons­truc­to­res de lan­chas rá­pi­das, un con­tra­tis­ta con el Es­ta­do y un pre­sun­to nar­co­tra­fi­can­te cap­tu­ra­do con lin­go­tes de oro ha­cen parte de los lis­ta­dos de las Farc.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por JA­VIER ALE­XAN­DER MACÍAS

Sen­ta­do so­bre su ca­ma, To­más Mar­tí­nez Mi­no­ta no pu­do men­cio­nar ni una so­la pa­la­bra. La pa­li­dez en su ros­tro re­fle­ja­ba una an­gus­tia que le se­lló los la­bios, blan­cos co­mo la ca­mi­sa que lle­va­ba pues­ta, y no pu­do ni de­cir su nom­bre cuan­do el po­li­cía le pre­gun­tó por su iden­ti­dad.

—¿Dón­de es­tán sus pa­pe­les? — pre­gun­tó el agen­te a car­go de ocho hom­bres que, con un vi­deo, re­gis­tra­ron en agos­to de 2016 la cap­tu­ra de alias Ma­na­ba, un ciu­da­dano co­lom­bo-ecua­to­riano se­ña­la­do por la Di­jín de ser lí­der de una or­ga­ni­za­ción que en­via­ba co­caí­na a Mé­xi­co, y que ha­ce una se­ma­na apa­re­ció en los lis­ta­dos de las Farc co­mo pre­sun­to in­te­gran­te de es­ta or­ga­ni­za­ción, aho­ra po­lí­ti­ca.

El ras­tro de­ja­do por Mar­tí­nez Mi­no­ta des­pués de en­viar los car­ga­men­tos de dro­gas sa­li­dos des­de los sec­to­res El Co­cal, Ca­bo Man­gla­res y Can­de­li­llas (Na­ri­ño) ha­cia Mé­xi­co, fue la cla­ve pa­ra que las au­to­ri­da­des co­men­za­ran a se­guir esas pis­tas. En sus pes­qui­sas, los in­ves­ti­ga­do­res de la Po­li­cía des­cu­brie­ron que las lan­chas go fast en las que en­via­ban “la mer­can­cía” eran mo­ni­to­rea­das con me­ca­nis­mos sa­te­li­ta­les que in­di­ca­ban cuán­do y dón­de de­be­rían re­ci­bir asis­ten­cia de otras em­bar­ca­cio­nes en al­ta­mar.

“Con es­ta tec­no­lo­gía se per­mi­tían con­tro­lar los des­pla­za­mien­tos pa­ra abas­te­cer de com­bus­ti­ble, des­de bar­cos pes­que­ros a las lan­chas que lle­va­ban el car­ga­men­to. Es­tos bar­cos eran ubi­ca­dos en pun­tos es­tra­té­gi­cos y con coor­de­na­das”, ex­pli­có un in­ves­ti­ga­dor a EL CO­LOM­BIANO.

Pe­ro “Ma­na­ba” no es el úni­co que in­ten­tó “co­lar­se” en los lis­ta­dos pre­sen­ta­dos por las Farc pa­ra que los gue­rri­lle­ros que de­ja­ran las ar­mas pu­die­ran te­ner una jus­ti­cia es­pe­cial y ob­te­ner beneficios ju­rí­di­cos.

Otros en la lis­ta

A Ru­bén Du­rán Mo­reno lo co­no­cen en el ba­jo mun­do de las dro­gas co­mo “el Ga­to”. La as­tu­cia pa­ra es­ca­par­se a cer­cos ten­di­dos por las au­to­ri­da­des en va­rias oca­sio­nes y su in­te­li­gen­cia pa­ra eje­cu­tar pla­nes, fue­ron los ar­gu­men­tos pa­ra ser lla­ma­do así en el mun­do del nar­co­trá­fi­co.

Di­cen los in­ves­ti­ga­do­res de la Po­li­cía que “el Ga­to” he­re­dó las ru­tas y zo­nas de los her­ma­nos Com­ba, y se las in­ge­nió pa­ra sa­car des­de es­te­ros im­pro­vi­sa­dos en Puer­to Me­ri­zal­de (Va­lle del Cau­ca), y Ló­pez de Mi­cay (Cau­ca), car­ga­men­tos de dro­ga

ca­si im­per­cep­ti­bles que lue­go al­ma­ce­na­ba en Ca­bo Mar­zo (Bahía So­lano, Cho­có) pa­ra lue­go ser en­via­dos a Pa­na­má.

“Allá le re­ci­bía la or­ga­ni­za­ción de Emi­li­ano o don Emi, la cual lue­go en­via­ba el pol­vo blan­co a Costa Rica y Gua­te­ma­la”, di­cen in­ves­ti­ga­do­res.

Pe­ro el en­vío de co­caí­na de Colombia a otros paí­ses no es lo que lla­ma la aten­ción so­bre “el Ga­to”. Su pre­sun­ta ha­bi­li­dad pa­ra cons­truir lan­chas rá­pi­das con ca­le­tas de do­ble fon­do pa­ra el tras­la­do de co­caí­na, que pa­sa­ban des­aper­ci­bi­das por­que tam­bién mo­vi­li­za­ban pa­sa­je­ros, y su su­pues­ta re­la­ción con las Farc, que tie­ne en vi­lo la so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción he­cha por el Go­bierno de EE. UU. con no­ta ver­bal 1981 del 12 de oc­tu­bre de 2016, lo lle­va­ron a me­ter­se en la lis­ta de los lla­ma­dos “co­la­dos” (ver in­fo­gra­fía con 11 de ellos).

La pre­sun­ta re­la­ción de “el Ga­to” con las Farc que­dó re­gis­tra­da en el do­cu­men­to AP 35-95 del 2017, en el que el ma­gis­tra­do Luis An­to­nio Her­nán­dez Bar­bo­sa ne­gó la so­li­ci­tud de sus­pen­sión del trá­mi­te de ex­tra­di­ción, pe­ro el abo­ga­do de Du­rán Mo­reno so­li­ci­tó a las au­to­ri­da­des es­cu­char a “el ciu­da­dano Luis Hi­pó­li­to Os­pi­na Guz­mán, quien fue miem­bro de las Farc”.

Luis Hi­pó­li­to, quien al pa­re­cer se desem­pe­ñó co­mo je­fe del fren­te 14, fue cap­tu­ra­do por el DAS el 20 de mar­zo de 2004 y sin­di­ca­do de ser alias “Mu­sul­mán”, un hom­bre que re­ci­bió ór­de­nes del Se­cre­ta­ria­do pa­ra en­tre­nar a 25 jó­ve­nes que se in­mo­la­rían en aten­ta­dos a bri­ga­das, en­ti­da­des del go­bierno y el pre­si­den­te de ese en­ton­ces, el se­na­dor Ál­va­ro Uri­be Vé­lez.

“El ‘Mu­sul­mán’ ca­yó por­que uno de los jó­ve­nes fue de­te­ni­do en Ca­que­tá el 8 de mar­zo de 2004 por la Bri­ga­da 12 del Ejér­ci­to. Es­ta per­so­na ex­pli­có que el guerrri­lle­ro los lle­va­ba en­tre­nan­do cua­tro me­ses y que la ta­rea de él era po­ner­se un cha­le­co con ex­plo­si­vos y en­trar a la bri­ga­da. Si no lo ha­cía lo ma­ta­ban. Re­cuer­do que le di­je­ron que le

da­ban 450 mi­llo­nes de pe­sos”, cuen­ta un in­te­gran­te del B2, el de­par­ta­men­to de in­te­li­gen­cia del Ejér­ci­to na­cio­nal.

Las re­la­cio­nes de las Farc con pre­sun­tos nar­co­tra­fi­can­tes tam­bién to­ca­ron a Osías Rias­cos. Se­gún la DEA, Rias­cos ha­ce parte de una ban­da que tie­ne ne­xos con los car­te­les del Va­lle del Cau­ca y Si­na­loa.

En el ac­ta 338 del do­cu­men­to AP7342-2016 se re­se­ñó que es­te ciu­da­dano, quien an­tes se lla­ma­ba Yimmy Rias­cos Ocam­po, fue so­li­ci­ta­do en ex­tra­di­ción por EE. UU. con no­ta Ver­bal No. 0719 de 29 de abril de 2016. Al igual a lo su­ce­di­do con “el Ga­to”, se so­li­ci­tó es­cu­char a per­so­nas que se­ña­lan a Rias­cos co­mo in­te­gran­te de las Farc.

En­tre los so­li­ci­ta­dos es­tán Martín León Pé­rez Cas­tro, se­ña­la­do por las au­to­ri­da­des co­mo alias Ri­chard, prin­ci­pal ca­be­ci­lla del Fren­te 30 de las Farc, cap­tu­ra­do en ju­lio de 2014, li­bre des­de ma­yo 29 pa­sa­do y sin­di­ca­do co­mo el res­pon­sa­ble del se­cues­tro de los dipu­tados del Va­lle.

¿Pa­ga­ron por en­trar?

EL CO­LOM­BIANO pu­do es­ta­ble­cer que una de las lí­neas de la in­ves­ti­ga­ción ade­lan­ta­da por la Fis­ca­lía en el ca­so de los co­la­dos apun­ta a sa­ber si los pre­sun­tos nar­co­tra­fi­can­tes que in­gre­sa­ron a las lis­tas de las Farc pa­ga­ron por in­gre­sar a los re­gis­tros.

“Te­ne­mos se­rios in­di­cios de que al­gu­nos en­tre­ga­ron di­ne­ros a man­dos me­dios de al­gu­nos fren­tes, a des­mo­vi­li­za­dos e in­clu­so a di­si­den­cias que ac­túan en Co­rin­to, Cau­ca; a de­ser­to­res del fren­te 60 y del sex­to en el sur de Cau­ca pa­ra que los men­cio­na­ran co­mo co­no­ci­dos o in­te­gran­tes de la or­ga­ni­za­ción gue­rri­lle­ra”, di­jo el in­ves­ti­ga­dor.

El fis­cal ge­ne­ral de la Na­ción, Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez in­for­mó que ha com­par­ti­do con el Go­bierno y la ofi­ci­na del co­mi­sio­na­do de paz los nom­bres de va­rias per­so­nas que se­gún las evi­den­cias no son ni han for­ma­do parte de la gue­rri­lla.

“La in­cor­po­ra­ción a esos lis- ta­dos de ma­ne­ra ines­cru­pu­lo­sa cons­ti­tu­yen cla­ros de­li­tos que pue­den ser fal­se­da­des y pue­den ali­men­tar frau­des pro­ce­sa­les en el even­to en que a par­tir de in­for­ma­ción fal­sa las au­to­ri­da­des, co­mo el al­to co­mi­sio­na­do, pue­den lle­gar a de­ter­mi­nar que tie­nen un es­ta­tus que no les co­rres­pon­de”, di­jo el fis­cal Mar­tí­nez Nei­ra.

La otra lí­nea por la que los pre­sun­tos nar­co­tra­fi­can­tes pre­ten­den mos­trar­se co­mo gue­rri­lle­ros, es que si tie­nen so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción, es­ta se sus­pen­de­ría pa­ra ser eva­lua­da en la Jus­ti­cia Es­pe­cial pa­ra la Paz.

“Es­ta es una vie­ja ju­ga­da co­no­ci­da por ex­com­ba­tien­tes. Lo que bus­can es que al tra­tar de de­mos­trar que hi­cie­ron parte del gru­po gue­rri­lle­ro, ter­mi­nan pa­gan­do pe­nas mí­ni­mas en Colombia y no ex­ten­sas con­de­nas en EE.UU. por nar­co­trá­fi­co. Y si de­mues­tran que rea­li­za­ron ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas con dro­gas con el ar­gu­men­to de ser en el mar­co del con­flic­to, les co­bi­ja­ría el de­li­to de co­ne­xi­dad”, co­men­ta el ana­lis­ta del con­flic­to ar­ma­do, Juan Carlos Or­te­ga.

Lo que di­cen Go­bierno y Farc

Co­no­ci­das las de­nun­cias, el al­to co­mi­sio­na­do pa­ra la paz, Ro­dri­go Ri­ve­ra, en­fa­ti­za en que el Go­bierno to­mó me­di­das ne­ce­sa­rias “pa­ra dar cum­pli­mien­to de ma­ne­ra trans­pa­ren­te, ri­gu­ro­sa y opor­tu­na, a to­do lo que di­ce el Acuer­do en es­te te­ma, par­ti­cu­lar­men­te a lo re­la­cio­na­do con la re­vi­sión y cons­ta­ta­ción de los lis­ta­dos de pos­tu­la­dos que fue­ron en­tre­ga­dos por las Farc”.

Las Farc ase­ve­ran que tam­bién em­pren­die­ron ac­cio­nes. An­te el re­que­ri­mien­to de EL CO­LOM­BIANO ex­pre­sa­ron con un co­mu­ni­ca­do: “in­for­ma­mos al país que en nues­tros lis­ta­dos es­ta­rán in­clui­das de ma­ne­ra ex­clu­si­va aque­llas per­so­nas cu­ya con­duc­ta obe­de­ce en tiem­po, mo­do y lu­gar a ac­cio­nes de ge­nui­na prác­ti­ca in­sur­gen­te, te­nien­do en cuen­ta el ca­rác­ter irre­gu­lar de la gue­rra”.

El pro­ce­so de con­fir­ma­ción pa­ra evi­tar los “co­la­dos” si­gue abier­to. Has­ta el mo­men­to, hay 352 per­so­nas ba­jo ob­ser­va­ción por la co­mi­sión de ve­ri­fi­ca­ción. El ob­je­ti­vo: que no se re­pi­ta la his­to­ria de los co­la­dos que lo­gra­ron es­ca­par a la jus­ti­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.