A Ce­mex, que hi­zo plan­ta de $1,2 bi­llo­nes, le cobran 33 re­ses muer­tas

Ce­men­te­ra de Ma­ceo no arran­ca y to­dos pier­den. En tri­bu­tos, Mu­ni­ci­pio es­pe­ra 5.000 mi­llo­nes de pe­sos al año.

El Colombiano - - ECONOMÍA - Por GER­MÁN JI­MÉ­NEZ MO­RA­LES

Con una so­la ci­fra el al­cal­de de Ma­ceo, Éd­gar Ali­rio Gon­zá­lez Agu­de­lo, re­ve­la có­mo la pros­pe­ri­dad de es­te mu­ni­ci­pio del Mag­da­le­na Me­dio an­tio­que­ño que­dó ata­da a la mul­ti­na­cio­nal Ce­mex.

Cuan­do la plan­ta del co­rre­gi­mien­to La Su­sa­na pro­duz­ca un mi­llón y me­dio de to­ne­la­das anua­les de ce­men­to, a las ar­cas mu­ni­ci­pa­les en­tra­rían no me­nos de 5.000 mi­llo­nes de pe­sos anua­les por Im­pues­to de In­dus­tria y Co­mer­cio.

Eso es un pla­tal pa­ra el pue­blo de 7.500 habitantes. Es­te año el man­da­ta­rio res­pon­de por un pre­su­pues­to de 11.000 mi­llo­nes de pe­sos, de los cua­les 8.000 mi­llo­nes de pe­sos son pa­ra in­ver­sión. Eso quie­re de­cir que, en po­cos años, po­dría du­pli­car­se el di­ne­ro pa­ra pro­gra­mas que me­jo­ren la ca­li­dad de vi­da de la po­bla­ción.

Sin em­bar­go, hoy el ta­xí­me­tro de beneficios es­tá pa­ra­do. La plan­ta que­dó lis­ta pa­ra pro­du­cir en di­ciem­bre de 2016 y nue­ve me­ses des­pués so­lo se pren­de pa­ra evi­tar que se oxi­de. Ni un bul­to de ce­men­to o clín­ker se pue­de sa­car has­ta que la Fis­ca­lía no de­ci­da el pro­ce­so de ex­tin­ción de do­mi­nio que es­tá lle­van­do a ca­bo so­bre el lo­te en que Ce­mex hi­zo su obra de 420 mi­llo­nes de dó­la­res.

Gon­zá­lez Agu­de­lo in­vi­tó a la Fis­ca­lía y al Go­bierno Na­cio­nal a que to­men pron­to sus de­ci­sio­nes, de ma­ne­ra que él y to­dos vean con­ver­ti­dos en reali­dad los sue­ños que te­jie­ron con la lle­ga­da de la ce­men­te­ra.

Un nue­vo po­der

Ce­mex des­pier­ta sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos en Ma­ceo con su in­ne­ga­ble po­der. Los 1,2 bi­llo­nes de pe­sos que in­vir­tió en la ce­men­te­ra equi­va­len al pre­su­pues­to pú­bli­co de 109 años de es­ta lo­ca­li­dad, que vi­ve de la ga­na­de­ría, el ca­cao, los fru­ta­les y la ca­ña de azú­car.

En La Su­sa­na, dis­tan­te una ho­ra del cas­co ur­bano, aún se cri­ti­ca el im­pac­to am­bien­tal de la cons­truc­ción de la vía de ac­ce­so a la plan­ta y de una con­cre­te­ra pro­vi­sio­nal que mon­tó Ce­mex pa­ra sa­car el ma­te­rial con el que pa­vi­men­tó parte de esa ca­rre­te­ra.

Los agri­cul­to­res Ma­nuel De­si­de­rio Meneses Lon­do­ño y Ovi­dio An­to­nio Ye­pes Pa­bón, ase­gu­ran que la aper­tu­ra de la vía afec­tó la ca­li­dad de las aguas del acue­duc­to y que los quí­mi­cos uti­li­za­dos en la con­cre­te­ra cau­sa­ron ver­ti­mien­tos de lo­dos y ma­te­rial con­ta­mi­nan­te a la que­bra­da La Pa­lo­ma, que a su vez es afluen­te del río Cu­pi­ná. Am­bos di­cen ha­ber­se que­ja­do an­te las au­to­ri­da­des am­bien­ta­les, la ins­pec­ción, la Al­cal­día y la mis­ma em­pre­sa, pe­ro “no nos pa­ra­ron bolas y la úni­ca res­pues­ta que nos die­ron es que: hom­bre, esas co­sas pa­san”, se­gún co­men­tó Ye­pes.

Lo gra­ve, se­gún am­bos, es que las aguas con­ta­mi­na­das ma­ta­ron a 33 re­ses: 25 de Ma­nuel y 8 de Ovi­dio. Una de sus prue­bas es el tes­ti­mo­nio de Luis Fer­ney So­sa Za­pa­ta, quien tra­ba­jó en la con­cre­te­ra: “los quí­mi­cos que se usa­ban pa­ra ace­le­rar o re­tra­sar el con­cre­to eran ma­los. A uno le pe­la­ban las ma­nos y cuan­do esos lí­qui­dos ba­ja­ban por los arro­yos afec­ta­ban al ga­na­do”.

“Co­noz­co lo de la muer­te de las re­ses por co­men­ta­rios de la gen­te, pe­ro ni en la Se­cre­ta­ría de Agri­cul­tu­ra ni en Me­dio Am­bien­te hay una que­ja ofi­cial”, re­por­tó el al­cal­de. Vo­ce­ros de Ce­mex afir­ma­ron que era la pri­me­ra vez que oían tal his­to­ria, que en su sis­te­ma de que­jas y re­cla­mos no hay re­gis­tro del asun­to y que pe­dían prue­bas. Los cam­pe­si­nos se­ña­la­ron que al­gu­na vez to­ma­ron fotos, pe­ro que en la Fis­ca­lía les ad­vir­tie­ron que no te­nían ca­rác­ter pro­ba­to­rio. Las re­ses se mu­rie­ron ha­ce dos años y no hay for­ma de bus­car sus osa­men­tas, por­que sus cuer­pos se fue­ron río aba­jo.

“A Ce­mex le quie­ren co­brar to­do. Hay chu­pa­san­gres que apro­ve­chan y pre­ten­den que la em­pre­sa pa­gue co­sas que ni si­quie­ra son de su re­sor­te. Pre­gun­te por el ca­so del pe­rro”, co­men­tó ba­jo re­ser­va una em­plea­da de la al­cal­día.

Una fuen­te de Ce­mex con­fir­mó que un vehícu­lo que le lle­va­ba ga­so­li­na a un con­tra­tis­ta de Ce­mex arro­lló a un pe­rro ca­za­dor. Su pre­cio era de 200.000 pe­sos, pe­ro por el va­lor emo­cio­nal que te­nía pa­ra su amo y fa­mi­lia se pa­gó una com­pen­sa­ción de 2 mi­llo­nes de pe­sos. Los due­ños de las 33 re­ses de­jan de la­do el co­ra­zón y re­cla­man por los pre­sun­tos da­ños 50 mi­llo­nes de pe­sos.

Lo­do en el acue­duc­to

El lí­der co­mu­nal Octavio Ar­tu­ro Za­pa­ta He­nao, cri­ti­có el ma­ne­jo am­bien­tal de Ce­mex y sos­tu­vo que el ba­las­tro uti­li­za­do pa­ra ha­cer la ca­rre­te­ra lar­ga una le­che co­lor ce­ni­za. “Esa jua­ga­du­ra la ven to­dos y con­ta­mi­na en un 99 % el agua de La Su­sa­na, vol­vién­do­la no ap­ta pa­ra el con­su­mo”.

Ce­mex ex­pli­có que ni la ce­men­te­ra ni la con­cre­te­ra afec­tan ese acue­duc­to. El da­ño, se­gún su ver­sión, es­tá li­ga­do a la ines­ta­bi­li­dad de los ta­lu­des de la ca­rre­te­ra y ca­da que llue­ve el acue­duc­to se se­di­men­ta. La em­pre­sa do­nó 100 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra cons­truir un acue­duc­to al­terno, con mo­to­bom­bas y equi­pos eléc­tri­cos, y pa­gó un año de man­te­ni­mien­to. Esa ayu­da se di­la­pi­dó.

La Jun­ta del acue­duc­to de La Su­sa­na ase­gu­ró que el an­te­rior re­pre­sen­tan­te le­gal, Octavio Ar­tu­ro Za­pa­ta He­nao, qui­so apro­ve­char su ex­pe­rien­cia pa­ra rea­li­zar los tra­ba­jos y ter­mi­nó da­ñan­do tres mo­to­bom­bas y equi­pos eléc­tri­cos. En arre­glos se les han ido más de 10 mi­llo­nes de pe­sos y, se­gún la vi­ce­pre­si­den­ta, Ol­ga Nancy Ló­pez Fran­co, es­tán en quie­bra.

El acue­duc­to atien­de a 1.200 per­so­nas de 336 ca­sas. El re­cau­do, de 2,2 mi­llo­nes pe­sos es­ca­sa­men­te da pa­ra que la Jun­ta pa­gue el cos­to de la ener­gía eléc­tri­ca. Por fi­nan­ciar les que­dan los sa­la­rios del fon­ta­ne­ro, la se­cre­ta­ria, el arrien­do, la te­le­fo­nía y el in­ter­net. El cua­dro se agra­va por­que la al-

cal­día les de­be 2,9 mi­llo­nes pe­sos por el ser­vi­cio de agua de la es­cue­la y el co­le­gio.

Di­rec­ti­vos de Ce­mex es­cu­cha­ron el lío del acue­duc­to y los pro­ble­mas con las ba­su­ras en La Su­sa­na. Aun­que apo­yar las soluciones im­pli­ca­ría una su­ma muy mo­des­ta pa­ra la mul­ti­na­cio­nal, sus vo­ce­ros ex­pli­ca­ron que co­mo la ce­men- te­ra no es­tá pro­du­cien­do, ellos han te­ni­do que pa­ra­li­zar tam­bién sus pro­gra­mas so­cia­les.

Ade­más, re­cor­da­ron que los ser­vi­cios pú­bli­cos son una obli­ga­ción de la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal, a la que siem­pre han es­ta­do dis­pues­tos a apo­yar en pro­yec­tos que ten­gan el aval de la co­mu­ni­dad.

No su­fri­mos por el agua

“Bien­ve­ni­da la in­ver­sión, si se ha­ce con res­pon­sa­bi­li­dad”. Así pien­sa Carlos Al­ber­to Res­tre­po Gon­zá­lez, a quien apo­dan “Plo­mo”, y quien de no ser por 28 vo­tos que le fal­ta­ron se­ría hoy el al­cal­de de Ma­ceo.

El di­ri­gen­te con­ser­va­dor re­cor­dó que cuan­do se cons­tru­yó la ce­men­te­ra, La Su­sa­na lle­gó a te­ner 1.700 per­so­nas, se abrie­ron seis res­tau­ran­tes, me­jo­ró la ca­li­dad de vi­da, las can­ti­nas tu­vie­ron mo­vi­mien­to y has­ta vi­cio­sos y la­dro­nes se arri­ma­ron a ese pro­gre­so. La bo­nan­za se aca­bó, pe­ro con­fía en que re­to­ña­rá cuan­do la ce­men­te­ra pren­da sus mo­to­res.

El lí­der de La Su­sa­na di­jo que, en­tre otras co­sas, fal­ta ter­mi­nar de pa­vi­men­tar la vía de ac­ce­so al co­rre­gi­mien­to, al­go que no so­lu­cio­na­ría del to­do la caí­da de lo­do de los ta­lu­des a la bo­ca­to­ma del acue­duc­to, y la cons­truc­ción de una va­rian­te pa­ra lle­gar a la plan­ta.

La em­pre­sa no pro­du­ce hoy un so­lo sa­co de ce­men­to, pe­ro fun­cio­na de ma­ne­ra pre­ven­ti­va. Tie­ne 135 per­so­nas y la nó­mi­na men­sual va­le 750 mi­llo­nes de pe­sos. Parte del di­ne­ro ya be­ne­fi­cia al mu­ni­ci­pio, por­que el 70 % de los em­pleos no ca­li­fi­ca­dos es­tán en ma­nos de habitantes de Ma­ceo

La plan­ta ce­men­te­ra de la mul­ti­na­cio­nal Ce­mex en el co­rre­gi­mien­to La Su­sa­na, de Ma­ceo, An­tio­quia. PLAN­TA EL ÁREA EN LA QUE SE DA EL RE­TRA­SO DEL PRO­YEC­TO

FO­TO JUAN DAVÍD ÚSUGA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.