Co­mer­ciar en tiem­pos del aho­ra y el ya on­li­ne

Has­ta las tien­das de ba­rrio pue­den hoy apro­ve­char la tec­no­lo­gía pa­ra sa­tis­fa­cer a los clien­tes exigentes.

El Colombiano - - ECONOMÍA 1 3 2 - Por FER­NEY ARIAS JI­MÉ­NEZ En­via­do es­pe­cial - San­ta Mar­ta*

La di­ná­mi­ca del co­mer­cio trae ten­den­cias y cam­bios que trans­for­man las ope­ra­cio­nes en las tien­das y la ex­pe­rien­cia del con­su­mi­dor. Es por eso que los co­mer­cian­tes de­ben to­mar de­ci­sio­nes in­te­li­gen­tes en tec­no­lo­gía si desean man­te­ner­se vi­gen­tes.

La apre­cia­ción es de Ri­chard Mo­nes­tel, ge­ren­te de John­son Con­trols, quien sos­tie­ne que la cla­ve es­tá en su­pe­rar las ex­pec­ta­ti­vas del clien­te ofre­cién­do­le la me­jor op­ción o al­ter­na­ti­va a la ho­ra de com­prar.

Pe­ro, ¿có­mo es­tar a la van­guar­dia en un en­torno de cam­bios ace­le­ra­dos por la tec­no­lo­gía?, ¿có­mo atraer a unos clien­tes que no tra­gan en­te­ro y siem­pre quie­ren más?

Pa­ra Ra­fael Es­pa­ña, di­rec­tor Eco­nó­mi­co de Fe­nal­co, el par­ti­do ya em­pe­zó y los co­mer­cian­tes que lo quie­ran ju­gar no se pue­den que­dar pa­ra­dos en la tri­bu­na mi­ran­do lo que los de­más es­tán ha­cien­do (ver Tex­tual­men­te).

“En lo que hay que me­jo­rar es en la vi­sión es­tra­té­gi­ca y en mi­rar el lar­go pla­zo, por­que no pue­de ser que el co­mer­cian­te co­lom­biano es­té es­pe­ran­do qué pa­sa­rá a par­tir de agos­to de 2018, cuan­do lle­gue un nue­vo go­bierno pa­ra sa­ber si el am­bien­te de los ne­go­cios va a me­jo­rar”, co­men­ta el di­ri­gen­te.

1 AEROLÍNEAS Y TV VS. LOS CEN­TROS CO­MER­CIA­LES

Prue­ba de que los tiem­pos en co­mer­cio cam­bian ace­le­ra­da­men­te es que ha­ce cin­co años na­die ha­bla­ba del hard dis­count (des­cuen­to duro), lo que ha per­mi­ti­do a tres or­ga­ni­za­cio­nes (D1, Ara y Jus­to y Bueno) te­ner una par­ti­ci­pa­ción im­por­tan­te de las ven­tas del co­mer­cio en Colombia.

Y al la­do de es­to vie­nen las ven­tas por ca­tá­lo­go, que han to­ma­do gran di­na­mis­mo en los úl­ti­mos ocho años.

Pe­ro la ace­le­ra­ción que lle­va el mun­do de los ne­go­cios ha pro­vo­ca­do que sean la te­le­vi­sión y las lí­neas aé­reas los prin­ci­pa­les com­pe­ti­do­res de los cen­tros co­mer­cia­les.

Se­gún Es­pa­ña, “Netflix se ha vuel­to el com­pe­ti­dor nú­me­ro uno de los cen­tros co­mer­cia­les en los es­tra­tos me­dios y al­tos de mu­chas ciu­da­des, pues ha­ce que las per­so­nas sien­tan atrac­ción por que­dar­se en la ca­sa”.

En ese con­tex­to, ya no bas­ta que los com­ple­jos co­mer­cia­les dis­pon­gan de una bue­na ofer­ta de lo­ca­les, o que ex­tien­dan sus ho­ra­rios de aten­ción u ofrez­can có­mo­dos par­quea­de­ros (ver Opi­nión).

“El con­su­mi­dor ca­da día se vuel­ve más exi­gen­te y si no en­cuen­tra mo­ti­vos muy po­de­ro­sos pa­ra acu­dir al mall, pre­fe­ri­rá com­prar por in­ter­net”, sen­ten­cia Es­pa­ña, quien tam­bién afir­ma que has­ta las aerolíneas com­pi­ten por los con­su­mi­do­res fa­ci­li­tán­do­les el des­pla­za­mien­to rá­pi­do y de ba­jo cos­to pa­ra que ha­gan sus com­pras en otros paí­ses.

2 MI­LLEN­NIALS QUIE­REN MÁS Y MU­CHO MÁS

Pe­ro Cris­tian Ar­ce, di­rec­tor de Ser­vi­cios de Ven­ta al por Me­nor de Niel­sen Colombia, le po­ne un in­gre­dien­te adi­cio­nal al rum­bo ace­le­ra­do que to­ma­rá el co­mer­cio: mi­llen­nials (las per­so­nas na­ci­das en­tre 1980 y 2000).

Ex­pli­ca que ese gru­po po­bla­cio­nal re­pre­sen­ta­rá, en el año 2025, el 75 % de la fuer­za la­bo­ral en Amé­ri­ca La­ti­na, es de­cir dis­pon­drán de los re­cur­sos pa­ra mo­ver el co­mer­cio y se­rá un gran nú­me­ro de gen­te con bue­na can­ti­dad de di­ne­ro y con ma­yor tiem­po pa­ra gas­tar­lo.

Por el avan­ce de las co­mu­ni­ca­cio­nes, es­te gru­po de per­so­nas se en­te­ra de lo que es­tá ocu­rrien­do a su al­re­de­dor así co­mo de lo que pa­sa en el otro la­do del mun­do.

“Son mul­ti­tas­king (que pue­de ha­cer va­rias co­sas al tiem­po), ven te­le­vi­sión, in­ter­ac­cio­nan en re­des so­cia­les so­bre lo que ven, opinan so­bre to­do y con­sul­tan to­do aque­llo que no com­pren­den y no tra- gan en­te­ro”, co­men­ta Ar­ce.

Al en­ten­der có­mo fun­cio­nan las co­sas, los mi­llen­nials es­tán dis­pues­tos a pa­gar más por los pro­duc­tos que con­su­men si les ofre­cen va­lor agre­ga­do o a re­ci­bir y acep­tar más ar­tícu­los nue­vos.

Fi­nal­men­te, con ellos el con­cep­to de cer­ca­nía fun­cio­na de otra ma­ne­ra, pues no la mi­den en tér­mi­nos de dis­tan­cia, y so­lo un clic les po­ne to­do en sus ma­nos, de ese mo­do cual­quier ne­ce­si­dad pue­de sa­tis­fa­cer­se aho­ra.

3 ¿SOBREVIVIRÁN LAS TIEN­DAS DE BA­RRIO?

En unas con­di­cio­nes de cam­bios ver­ti­gi­no­sos las tien­das de ba­rrio tam­bién re­sul­tan im­pac­ta­das y su per­ma­nen­cia es­ta­rá el lí­nea con el apro­ve­cha­mien­to de las opor­tu­ni­da- des que la tec­no­lo­gía ofre­ce.

Se­gún Juan Er­nes­to Parra, di­rec­tor de Fe­nal­tien­das, el éxi­to de esos es­ta­ble­ci­mien­tos de­pen­de­rá de que los due­ños en­tien­dan que lo que es­tán di­ri­gien­do no es un ne­go­cio es­tá­ti­co y que de­be cam­biar to­dos los días (ver Di­cen de...).

“Si es­tos no aco­gen los me­dios di­gi­ta­les las tien­das van a des­apa­re­cer y de lo que se tra­ta es de uti­li­zar esas pla­ta­for­mas pa­ra ma­ne­jar, en­ten­der, com­pren­der a los clien­tes, pe­ro tam­bién a sus pro­vee­do­res”, en­fa­ti­za.

En sín­te­sis, Es­pa­ña, Ar­ce y Parra coin­ci­den en se­ña­lar que las he­rra­mien­tas es­tán dis­po­ni­bles y serán la crea­ti­vi­dad e in­ge­nio de los co­mer­cian­tes las que al fi­nal del día de­ter­mi­nen si el ne­go­cio pue­de se­guir abier­to o de­be ce­rrar­se

*Por in­vi­ta­ción de Fe­nal­co.

“El mer­ca­do es­tá cam­bian­do y por eso es ne­ce­sa­rio sa­lir de la pa­rro­quia y en­ten­der qué pa­sa afue­ra”. RA­FAEL ES­PA­ÑA Di­rec­tor Eco­nó­mi­co de Fe­nal­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.