EL PO­DER DE LOS CENSORES DE IN­TER­NET

El Colombiano - - OPINIÓN - Por KATE KLONICK re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Des­pués del rally blan­co-na­cio­na­lis­ta en Char­lot­tes­vi­lle, Vir­gi­nia, el mes pa­sa­do en que un hom­bre con­du­jo un co­che ha­cia una mu­che­dum­bre, ma­tan­do a un con­tra-ma­ni­fes­tan­te, el si­tio web neo­na­zi ame­ri­cano, el Daily Stor­mer pu­bli­có un tex­to lar­go y odio- so bur­lán­do­se de la víc­ti­ma.

La pro­tes­ta so­bre el ar­tícu­lo lle­vó a su ad­mi­nis­tra­dor de do­mi­nio, GoDaddy, a can­ce­lar el ser­vi­cio del Daily Stor­mer. El si­tio en­ton­ces se re­gis­tró con Goo­gle, que tam­bién can­ce­ló rá­pi­da­men­te su ser­vi­cio. Pe­ro no fue has­ta que Cloud­fla­re, un ser­vi­cio de se­gu­ri­dad y ren­di­mien­to de sitios web, re­ti­ró al si­tio co­mo clien­te que The Daily Stor­mer real­men­te per­dió su ca­pa­ci­dad de per­ma­ne­cer en lí­nea.

Da­da la na­tu­ra­le­za pre­ci­sa del ne­go­cio de Cloud­fa­re, y la es­ca­sez de com­pe­ti­do­res, su pa­pel de cen­su­rar la ex­pre­sión en in­ter­net no so­lo es nue­va, es ate­rro­ri­zan­te.

Lo que ha­ce a Cloud­fla­re parte esen­cial del in­ter­net es su ha­bi­li­dad pa­ra no per­mi­tir que el tráfico ma­li­cio­so aco­se a los sitios de clien­tes con so­li­ci­tu­des que los re­ti­ra de la red. Cloud­fa­re es una de las po­cas com­pa­ñías en el mun­do que ofre­ce es­te ti­po de pro­tec­ción con­fia­ble. Si us­ted no quie­re que su si­tio web sea des­mon­ta­do por ex­tor­sio­nis­tas, char- la­ta­nes, opo­si­to­res po­lí­ti­cos o hac­kea­do­res, tie­ne que con­tra­tar a Cloud­fa­re o uno de sus muy po­cos com­pe­ti­do­res.

Ha­blan­do ge­ne­ral­men­te, hay dos ti­pos de ju­ga­do­res cor­po­ra­ti­vos en in­ter­net: com­pa­ñías que cons­tru­yen in­fra­es­truc­tu­ra por me­dio de la cual el con­te­ni­do flu­ye, y com­pa­ñías que bus­can cu­rar el con­te­ni­do y crear una co­mu­ni­dad.

Aun­que du­ran­te mu­cho tiem­po ha ha­bi­do preo­cu­pa­cio­nes acer­ca de los pro­vee­do­res de ser­vi­cios de In­ter­net que fa­vo­re­cen el ac­ce­so a al­guno por en­ci­ma de otros, ha ha­bi­do me­nos preo­cu­pa­ción por las em­pre­sas que es­tán más allá en la tu­be­ría con un in­te­rrup­tor pa­ra In­ter­net. En gran parte, es­to se de­be a que en otros pun­tos de la tu­be­ría, los usua­rios tie­nen la op­ción. Las em­pre­sas pri­va­das pue­den ha­cer sus pro­pias re­glas, y los con­su­mi­do­res pue­den ele­gir en­tre ellas. Si GoDaddy no re­gis­tra su do­mi­nio, pue­de ir a Bluehost o a mi­les de otras em­pre­sas.

Pe­ro mien­tras me­nos op­cio­nes tie­ne pa­ra la in­fraes- truc­tu­ra que ne­ce­si­ta pa­ra per­ma­ne­cer en lí­nea, más se­rias son las con­se­cuen­cias cuan­do las com­pa­ñías nie­gan el ser­vi­cio. Es por eso que la de­ci­sión de Cloud­fa­re de re­cha­zar a The Daily Stor­mer es tan sig­ni­fi­ca­ti­va. Ne­gar el ser­vi­cio de se­gu­ri­dad a una pá­gi­na web neo­na­zi pa­re­ce bien aho­ra, pe­ro ¿qué pa­sa si Cloud­fa­re em­pie­za a sus­pen­der el ser­vi­cio pa­ra un can­di- da­to po­lí­ti­co que no es del gus­to de su eje­cu­ti­vo je­fe?

Con es­ta mo­vi­da, Cloud­fla­re es­tá en­tran­do en el ne­go­cio de eva­luar el con­te­ni­do de sus clien­tes, al­go con lo cual sitios co­mo Fa­ce­book y Twit­ter han es­ta­do lu­chan­do por años, lo que los ha lle­va­do a desa­rro­llar nor­mas y pro­ce­di­mien­tos com­ple­jos que go­bier­nan lo que los usua­rios tie­nen o no per­mi­ti­do poner. La ma­yo­ría es­tá de acuer­do con que es apro­pia­do pa­ra las com­pa­ñías de me­dios so­cia­les re­mo­ver cier­to ti­po de con­te­ni­do -así es co­mo se ase­gu­ran de que nues­tros news­feeds no se lle­nen de por­no­gra­fía o vio­len­cia. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que no que­re­mos que ese ti­po de con­te­ni­do pue­da exis­tir en al­gún lu­gar de la red. Ase­gu­rar que sitios co­mo Cloud­fla­re per­ma­nez­can neu­tra­les en cuan­to a con­te­ni­do po­dría ser ne­ce­sa­rio pa­ra ga­ran­ti­zar es­to.

Una de las di­fi­cul­ta­des adi­cio­na­les con Cloud­fa­re es que no es tan­to un pe­da­zo de tu­be­ría co­mo un ser­vi­cio. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, es un ser­vi­cio de pro­tec­ción pa­ga­do

Si us­ted no quie­re que su si­tio web sea des­mon­ta­do por ex­tor­sio­nis­tas, char­la­ta­nes, opo­si­to­res po­lí­ti­cos o hac­kea­do­res, tie­ne que con­tra­tar a Cloud­fa­re o uno de sus muy po­cos com­pe­ti­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.