SEM­BRAN­DO EN LA ES­CUE­LA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ELBACÉ RES­TRE­PO el­ba­ce­ci­lia­res­tre­po@yahoo.com

¡Así es la vi­da! Mien­tras al­gu­nos se arran­can el pe­lo por­que al Papa “lo dis­fra­za­ron” con ca­rriel, som­bre­ro y pon­cho en Me­de­llín, sím­bo­los ca­rac­te­rís­ti­cos de nues­tros cam­pe­si­nos, otros em­pren­den ac­cio­nes pa­ra exal­tar lo que ellos re­pre­sen­tan: Cul­ti­var la tie­rra.

En una ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va de la ciu­dad, ubi­ca­da en una co­mu­ni­dad de muy es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos, una maes­tra de esas tan pi­lo­sas que el sa­lón les que­da es­tre­cho, se ideó una ma­ne­ra de en­se­ñar­les a sus alum­nos sin la mo­no­to­nía de la ti­za y el ta­ble­ro. La pro­fe Mó­ni­ca, co­mo le di­cen sus alum­nos, sa­li­da del mol­de de lo con­ven­cio­nal, dic­ta sus cla­ses en una huer­ta.

Uno de los ob­je­ti­vos pa­ra el año es­co­lar de su cur­so, ter­ce­ro de pri­ma­ria, es ha­cer un pro­yec­to: ¿Qué es? ¿Có­mo se formula? ¿Cuál es la es­truc­tu­ra? Y eli­gie­ron sem­brar. Con el apo­yo del rec­tor, que man­dó a ha­cer las eras y do­nó la tie­rra, el pro­yec­to ele­gi­do ya da fru­tos.

En ese pe­que­ño pa­raí­so de cua­tro eras, la pro­fe en­con­tró la for­ma de en­se­ñar­les a sus alum­nos los con­te­ni­dos que de­ben apren­der du­ran­te el año es­co­lar. Sin se­pa­rar las áreas del co­no­ci­mien­to, sino de una ma­ne­ra in­te­gral y prác­ti­ca, apren­den sem­bran­do. Des­de cien­cias na­tu­ra­les se plan­tea­ron las com­bi­na­cio­nes que ne­ce­si­ta­ban pa­ra las mez­clas del com­post que ali­men­ta la tie­rra. Las can­ti­da­des y las si­tua­cio­nes pro­ble­ma, des­de las ope­ra­cio­nes ma­te­má­ti­cas. En cla­se de es­pa­ñol re­dac­tan el dia­rio de cam­po, los ni­ños sa­ben qué es una in­tro­duc­ción, por qué hay que in­tro­du­cir al lec­tor en un te­ma, có­mo se for­mu­lan las pre­gun­tas, có­mo se plan­tea una hi­pó­te­sis y có­mo se lle­ga a sa­ber sI la hi­pó­te­sis se cum­ple. Y así su­ce­si­va­men­te, ca­da ma­te­ria se in­vo­lu­cra en el cuen­to de la huer­ta has­ta lle­gar a los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos.

Es un to­do reuni­do en un so­lo pro­yec­to que evi­den­cia las dis­tin­tas áreas del co­no­ci­mien­to y en el que la prác­ti­ca no de­ja lu­gar al ol­vi­do. Pe­ro, ade­más, apren­den pa­ra la vi­da: Han apren­di­do a va­lo­rar la im­por- tan­cia de los cam­pe­si­nos, que pa­san días en­te­ros ba­jo el sol y el agua y que a ve­ces han per­di­do sus cul­ti­vos, co­mo a los es­tu­dian­tes se les per­dió el de to­ma­te, que­ma­do por el sol (en­sa­yo, error y vol­ver a em­pe­zar). En­tien­den la im­por­tan­cia del tra­ba­jo en equi­po, han for­ta­le­ci­do el don de la pa­cien­cia y sa­ben per­fec­ta­men­te la di­fe­ren­cia en­tre per­der e in­ver­tir tiem­po. Asu­men ro­les de li­de­raz­go, tie­nen sen­ti­do de per­te­nen­cia y apren­den a es­ta­ble­cer re­la­cio­nes con el otro, ade­más de ge­ne­rar­les con­cien­cia eco­ló­gi­ca y amor por lo ver­de.

El tra­ba­jo en la huer­ta no so­lo ha ser­vi­do pa­ra ni­ve­lar las ener­gías de los es­tu­dian­tes, que al con­tac­to con la tie­rra pa­re­cen trans­for­mar­se, sino que tam­bién ha ser­vi­do pa­ra des­cu­brir po­ten­cia­li­da­des y li­de­raz­gos. Ex­cep­to uno al que no le gus­ta en­su­ciar­se las ma­nos, to­dos han si­do agri­cul­to­res y al­gu­nos han lo­gra­do lle­var el en­tu­sias­mo has­ta sus ca­sas, don­de siem­bran en una olla vie­ja, en un pe­da­zo de llan­ta, en bo­te­llas plás­ti­cas… en cual­quier co­sa que le ayu­de a res­pi­rar a es­te po­bre pla­ne­ta aho­ga­do en la ba­su­ra.

Hoy tie­nen ci­lan­tro, es­pi­na­ca, ce­bo­lla, li­mon­ci­llo, perejil y oré­gano, y de tan­to en tan­to hay fies­ta: Re­co­gen su co­se­cha y ha­cen una en­sa­la­da, una aro­má­ti­ca, un con­so­mé, o lle­van ra­mas pa­ra la ca­sa ¡y to­dos fe­li­ces!

Pe­que­ños pri­me­ros pa­sos que no so­lo da­rán gran­des re­sul­ta­dos, sino que in­vi­tan a ser co­pia­dos, sin pe­na ni cas­ti­go

La pro­fe Mó­ni­ca se ideó una ma­ne­ra de en­se­ñar­les a sus alum­nos sin la mo­no­to­nía de la ti­za y el ta­ble­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.