LAS DI­VI­SIO­NES Y DI­SI­DEN­CIAS EN FARC

El Colombiano - - OPINIÓN - Por CARLOS AL­BER­TO GI­RAL­DO car­los­gi@el­co­lom­biano.com.co

Mien­tras que en Gua­via­re las co­mu­ni­da­des de­nun­cian que al Go­bierno Na­cio­nal le que­dó gran­de la se­gu­ri­dad del te­rri­to­rio, en es­pe­cial por la pre­sión, los atro­pe­llos y los ase­si­na­tos co­me­ti­dos por el fren­te pri­me­ro —di­si­den­te de los acuer­dos con las Farc—, des­de Bo­go­tá y La Ha­ba­na se emi­ten car­tas que con­fir­man que la fuer­za po­lí­ti­ca “re­vo­lu­cio­na­ria del co­mún” es­tá di­vi­di­da y que hay co­rrien­tes aden­tro que aún se re­sis­ten a acep­tar la des­mo­vi­li­za­ción.

Se tra­ta de dos es­ce­na­rios que pa­re­cen dis­tan­tes en la geo­gra­fía, los in­tere­ses y los pro­ta­go­nis­tas, pe­ro que pue­den su­per­po­ner­se en las di­ná­mi­cas im­pre­vi­si­bles que ha mos­tra­do el con­flic­to ar­ma­do co­lom­biano en el tiem­po: ex gue­rri­lle­ros del EPL y del ELN al man­do de es­cua­dras pa­ra- mi­li­ta­res de las AUC, alia­dos de Don Ber­na y enemi­gos de Don Ma­rio al man­do de fac­cio­nes del Clan del Gol­fo y La Ofi­ci­na re­clu­tan­do a vie­jos y cur­ti­dos mi­li­cia­nos y ex po­li­cías en Me­de­llín.

¿Quién pue­de ga­ran­ti­zar que la di­si­den­cia de las Farc no va a cre­cer, si el Go­bierno Na­cio­nal no la fre­na a tiem­po y si ade­más les in­cum­ple los pla­zos y com­pro­mi­sos a los gue­rri­lle­ros que en­tre­ga­ron las ar­mas y que hoy in­ten­tan adap­tar­se a la ci­vi­li­dad y la le­ga­li­dad? ¿Es muy traí­do de los ca­be­llos pen­sar que hay (o ha­brá) al­gún ni­vel de co­mu­ni­ca­ción en­tre di­si­den­tes y al­gu­nos je­fes y ba­ses hoy vin­cu­la­dos al posconflicto? Si se que­ja Ro­dri­go Lon­do­ño, an­tes Ti­mo­chen­ko, de que hay quie­nes des­de den­tro de las Farc en la po­lí­ti­ca quie­ren “jo­der el pro­ce­so”, hay que pen­sar en que esos mis­mos per­so­na­jes pue­den te­ner en el bol­si­llo las lla­ves de un Plan B: vol­ver a las ar­mas y al nar­co­trá­fi­co, al que las di­si­den­cias ad­vier­ten abier­ta­men­te que no van a re­nun­ciar.

Por aho­ra, es­tos es­ce­na­rios pro­yec­ta­dos no pa­re­cen en­ca­jar. El país re­to­za en­vuel­to por la es­pe­ran­za del per­dón, de la re­con­ci­lia­ción y de la paz. La di­si­den­cia de las Farc, que ape­nas agru­pa a 500 hom­bres en dis- tin­tas re­gio­nes, en es­pe­cial las de cul­ti­vos ilí­ci­tos, no re­sul­ta una ame­na­za pa­ra el Go­bierno Na­cio­nal que ape­nas lanza los bra­mi­dos de siem­pre: “si no se aco­gen a la le­ga­li­dad serán com­ba­ti­dos y neu­tra­li­za­dos”. La sa­li­da de es­ce­na de Hum

ber­to de la Ca­lle y de Ser­gio Jaramillo de la con­duc­ción del pro­ce­so abrió grie­tas enor­mes en la ca­pa­ci­dad de ges­tión del Go­bierno. De or­den con­cep­tual y eje­cu­ti­vo. De cla­ri­dad dis­cur­si­va y de im­ple­men­ta­ción en la marcha. No es que de­bie­ran ser eter­nos sino que sus re­em­pla­zos no se no­tan a la al­tu­ra del re­to y las cir­cuns­tan­cias.

Que la zo­na de con­fort del desar­me no se con­vier­ta en una nue­va ame­na­za pa­ra lo cons­trui­do, por­que en es­te país ar­mas, hom­bres y coca se re­co­gen to­dos los días

Que la zo­na de con­fort del desar­me no se con­vier­ta en una ame­na­za más pa­ra lo cons­trui­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.