LOS ÁN­GE­LES DE LA NO­CHE

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FERNANDO VE­LÁS­QUEZ V. fer­nan­do­ve­las­quez55@gmail.com

Se­gún di­jo en vi­deo di­fun­di­do por las re­des so­cia­les una vo­ce­ra del co­lec­ti­vo “Los Án­ge­les de la No­che” (una or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a la be­ne­fi­cen­cia), du­ran­te la no­che del jue­ves sie­te de septiembre miem­bros de la Po­li­cía me­tro­po­li­ta­na de Me­de­llín les im­pi­die­ron que re­par­tie­ran cua­tro­cien­tas co­mi­das y otros ele­men­tos a los me­nes­te­ro­sos del cen­tro de la ciu­dad; la da­ma, lle­na de con­go­ja, re­cor­dó que si no com­par­ti­mos no so­mos na­da. Tam­bién se­ña­ló que los agen­tes del or­den, que se des­pla­za­ban en tres pa­tru­llas, ame­na­za­ron con apli­car­les a los so­co­rris­tas el nue­vo Có­di­go de Po­li­cía así sea cier­to que, pe­se a su ta­lan­te au­to­ri­ta­rio, esa nor­ma­ti­va no prohí­ba tal ac­ti­vi­dad, co­mo tam­po­co lo ha­ce la Ley 1641 de 2013 que se­ña­la la po­lí­ti­ca pú­bli­ca so­cial pa­ra habitantes de la ca­lle.

Co­mo es ob­vio, en­tre otras ra­zo­nes (¿or­ga­ni­zar esas ayu­das?), las au­to­ri­da­des ne­ce­si­ta­ban “lim­piar” las ca­lles pa­ra la vi­si­ta del ilus­tre in­vi­ta­do del sá­ba­do nue­ve y, así, po­si­bi­li­tar uno de los mi­la­gros ob­ser­va­dos: co­mo por ar­te de ma­gia, se erra­di­có la po­bre­za de nues­tras ca­lles y se dio la apa­rien­cia (¡pa­ra una ciu­dad cam­peo­na mun­dial de la “in­no­va­ción” es muy im­por­tan­te apa­ren­tar!) de que na­da­mos en ríos de le­che y miel, pues no se vio a los que es­ta so­cie­dad sin co­ra­zón lla­ma “desecha­bles” o, co­mo los po­li­cia­les, “es­co­rias so­cia­les”.

Des­de la pers­pec­ti­va de esa mo­ral fa­ri­sea al lí­der de la Igle­sia ca­tó­li­ca so­lo se le “po­dían” mos­trar los sitios ele­gi­dos y era una ver­da­de­ra “afren­ta” tras­la­dar­lo, por ejem­plo, al ba­rrio Mo­ra­via don­de mo­ran los dam­ni­fi­ca­dos del in­cen­dio de ha­ce unas se­ma­nas o a la ve­re­da Gra­ni­zal, en Be­llo, la más po­bre del área me­tro­po­li­ta­na pa­ra que vie­se a los ni­ños con los pies des­cal­zos y per­ci­bie­se que so­lo el dos por cien­to de la po­bla­ción tie­ne agua po­ta­ble.

Co­mo es ob­vio, pa­ra re­to­mar una ex­pre­sión del Papa Fran­cis­co, los de “pu­ra san­gre” - con los pig­meos que nos go­bier­nan a bor­do y quie­nes tan­to aman com­por­tar­se co­mo se­pul­cros blan­quea­dos, pa­ra re­cor­dar la be­lla y áci­da me­tá­fo­ra bí­bli­ca- so­lo con­ci­ben la so­cie­dad con ellos y sin los de­más; po­co im­por­ta que es­te país sea el se­gun­do con ma­yor de­sigual­dad so­cial en to­da Amé­ri­ca La­ti­na des­pués de Hai­tí y el sép­ti­mo en el mun­do.

Vi­vi­mos, pues, en el rei­na­do de las éli­tes que, con los vi­gi­lan­tes ar­ma­dos a su ser­vi­cio, im­pi­den a otros sa­lir a la ca­lle a dar­les co­mi­da a los ham­brien­tos y lle­var­les su voz de es­pe­ran­za; por for­tu­na, esos dig­nos lu­cha­do­res so­cia­les en­tien­den que la vi­da no se re­du­ce a ado­rar be­ce­rros de oro y que, cuan­do nos to­que par­tir, ni si­quie­ra nos lle­va­re­mos las pren­das que cu­bren nues­tra des­nu­dez.

Por eso, los “Án­ge­les de la No­che” -que me­re­cen to­dos los aplausos- de­ben con­ti­nuar con su ta­rea sa­na­do­ra; ellos, que hoy son la mi­no­ría, con su her­mo­sa y no­ble ta­rea hu­ma­ni­ta­ria echan las ba­ses de una nue­va so­cie­dad en la cual to­dos apren­da­mos a com­par­tir y a con­vi­vir a pe­sar de las di­fe­ren­cias. Una or­ga­ni­za­ción so­cial en la cual las cla­ses di­ri­gen­tes y los go­ber­nan­tes no man­den qui­tar de las vías pú­bli­cas las “manchas” so­cia­les, cuan­do el mun­do en­te­ro nos mi­re con sus cá­ma­ras y ojos má­gi­cos, co­mo su­ce­dió es­tos días. En fin, un co­lec­ti­vo hu­mano don­de te­ner ham­bre no sea pe­ca­do y dar­les de co­mer a los po­bres no se tor­ne una con­tra­ven­ción de po­li­cía o un cri­men.

A ese pu­ña­do de so­ña­do­res, pues, hay que enal­te­cer­los -¡nun­ca afren­tar­los!- por­que cum­plen a ca­ba­li­dad el man­da­to pa­pal cuan­do, ese mis­mo día des­de los bal­co­nes del Pa­la­cio Car­de­na­li­cio, les di­jo a los jó­ve­nes: “de­jen que el su­fri­mien­to de los her­ma­nos co­lom­bia­nos los abo­fe­tee y los mo­vi­li­ce”; ellos, con Víc­tor

Hu­go en “Los Mi­se­ra­bles”, sa­ben bien que “la pu­pi­la se di­la­ta en las tinieblas, y aca­ba por per­ci­bir la cla­ri­dad, del mis­mo mo­do que el al­ma se di­la­ta en la des­gra­cia, y aca­ba por en­con­trar en ella a Dios”

Vi­vi­mos, pues, en el rei­na­do de las éli­tes que, con los vi­gi­lan­tes ar­ma­dos a su ser­vi­cio, im­pi­den a otros sa­lir a la ca­lle a dar­les co­mi­da a los ham­brien­tos y lle­var­les su voz de es­pe­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.