UN NUE­VO PAC­TO SO­CIAL

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RUDOLF HOMMES rhom­mesr@hot­mail.com

La pri­me­ra parte de es­te es­cri­to apa­re­ce es­te do­min­go en mi co­lum­na de El Tiem­po. El país ne­ce­si­ta un nue­vo con­tra­to so­cial. El pri­mer re­qui­si­to es erra­di­car la co­rrup­ción y ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na en to­do el te­rri­to­rio. El ac­ce­so a pro­gra­mas de aten­ción en la pri­me­ra in­fan­cia de­be ser uni­ver­sal. La edu­ca­ción pri­ma­ria y se­cun­da­ria se­rían obli­ga­to­rias y to­do niño ten­dría de­re­cho a edu­ca­ción pú­bli­ca de ca­li­dad. La edu­ca­ción ter­cia­ria con­ta­ría ini­cial­men­te con sis­te­mas de fi­nan­cia­ción, be­cas y ma­trí­cu­las di­fe­ren­cia­les con el ob­je­ti- vo de que na­die que quie­ra edu­car­se o ca­pa­ci­tar­se no lo pue­da ha­cer.

Es­tos se­rían los pri­me­ros pi­la­res de una so­cie­dad in­clu­yen­te. Otros se­rían ac­ce­so uni­ver­sal a ser­vi­cios pú­bli­cos básicos, a sa­lud, vi­vien­da y se­gu­ri­dad so­cial. Pa­ra eli­mi­nar la ex­clu­sión y la mar­gi­na­li­dad es ne­ce­sa­rio el em­pleo re­si­dual de emer­gen­cia ofre­ci­do por el Es­ta­do. Se au­men­ta­ría el ac­ce­so de los des­em­plea­dos a ca­pa­ci­ta­ción y se crea­rían bri­ga­das ci­vi­les de tra­ba­jo tem­po­ral re­mu­ne­ra­do pa­ra jó­ve­nes des­em­plea­dos. En el sec­tor ru­ral se de­be ace­le­rar el cum­pli­men­to de las me­di­das y po­lí­ti­cas con­ve­ni­das en el acuer­do de paz, au­men­tar drás­ti­ca­men­te el ac­ce­so de los cam­pe­si­nos a la tie­rra y a los me­dios de pro­duc­ción, y crear ins­ti­tu­cio­nes re­gio­na­les de ex­ten­sión y ase­so­ría pro­duc­ti­va y co­mer­cial. Se de­be ac­tua­li­zar el ca­tas­tro ru­ral y ele­var el im­pues­to pre­dial pa­ra fi­nan­ciar es­tos cam­bios.

Las cla­ves de la in­clu­sión son edu­ca­ción y em­pleo sos­te­ni­ble. Pa­ra lo­grar es­to úl­ti­mo y pa­ra ge­ne­rar in­gre­sos fis­ca­les adi­cio­na­les es ne­ce­sa­rio in­du­cir ma­yor cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble a lar­go pla­zo que sea me­nos vul­ne­ra­ble a las va­ria­cio­nes de pre­cios de los pro­duc­tos básicos. Se re­quie­re un es­fuer­zo sin pre­ce­den­tes li­de­ra­do por el Es­ta­do en desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co au­tó­no­mo. Va a ser ne­ce­sa­rio un cam­bio de paradigma en las re­la­cio- nes en­tre el Go­bierno y las em­pre­sas y que las uni­ver­si­da­des se aven­tu­ren en los cam­pos de la in­ves­ti­ga­ción apli­ca­da y el em­pren­di­mien­to. El pa­pel de lí­der que le co­rres­pon­de al Es­ta­do en es­te desafío ri­ñe con la idea de que no de­be in­ter­ve­nir en la pre­se­lec­ción de ac­ti­vi­da­des y en la eco­no­mía.

El Es­ta­do de­be ga­ran­ti­zar es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y so­cial, y que to­do el mun­do ten­ga ac­ce­so a las opor­tu­ni­da­des y que to­dos apor­ten y cum­plan sus obli­ga­cio­nes con la co­mu­ni­dad, en­tre las que se des­ta­ca la tri­bu­ta­ción. Una vez con­tro­la­da la co­rrup­ción, no ha­bría ra­zón pa­ra que la obli­ga­ción de de­cla­rar ren­ta y pa­gar el im­pues­to co­rres­pon­dien­te no fue­ra uni­ver­sal. Las ta­sas de tri­bu­ta­ción efec­ti­va de­ben cre­cer pro­gre­si­va­men­te con el ni­vel de ri­que­za y de in­gre­so de los con­tri­bu­yen­tes.

La jus­ti­cia y las ins­ti­tu­cio­nes que pre­vie­nen el ex­ce­so de con­cen­tra­ción de po­der eco­nó­mi­co o po­lí­ti­co de­ben ser in­de­pen­dien­tes, aje­nas a la co­rrup­ción y al abu­so, y fue­ra del al­can­ce de los po­de­ro­sos. El con­trol del ejer­ci­cio ex­ce­si­vo de po­der a ni­vel na­cio­nal y re­gio­nal es im­pe­ra­ti­vo, so­bre to­do pa­ra evi­tar que a ni­vel lo­cal se uti­li­ce la vio­len­cia pa­ra con­ser­var el po­der po­lí­ti­co. De na­da sir­ven las le­yes o pro­pó­si­tos co­mo es­te si los lí­de­res y el pue­blo no se com­pro­me­ten a ha­cer­los cum­plir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.