HI­ZO FAL­TA UN RE­BEL­DE

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MA­NUE­LA ZÁRATE @ma­nue­la­za­ra­te

Al re­cor­dar mi ado­les­cen­cia pien­so en las ma­ni­fes­ta­cio­nes del des­per­tar al mun­do, la pér­di­da de la inocen­cia, el in­ten­to por de­fi­nir­se, por en­con­trar­se fren­te al mun­do que nos ro­dea y en la pro­pia piel. Pe­ro tam­bién pien­so en re­bel­día y en la lu­cha a ca­pa y es­pa­da de mis pa­dres por apla­car­la. En­tre cas­ti­gos y ser­mo­nes lle­ga un pun­to en que pa­re­cie­ra que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de un pa­dre es anu­lar la re­bel­día de sus hi­jos. Cier­ta­men­te es mi ins­tin­to cuan­do veo los fo­cos in­ci­pien­tes en mis hi­jos. Pe­ro es aquí don­de creo que nos equi­vo­ca­mos. A la lar­ga anu­lar en nues­tros hi­jos la re­bel­día es una es­pa­da de do­ble fi­lo.

La re­bel­día es un ras­go ne­ce­sa­rio pa­ra en­fren­tar cier­tos re­tos que nos po­ne la vi­da. Hay mo­men­tos que nos exi­gen des­co­no­cer la nor­ma, desafiar la au­to­ri­dad. De allí que los re­gí­me­nes dic­ta­to­ria­les ten­gan co­mo ob­je­ti­vo prin­ci­pal anu­lar en las per­so­nas el ras­go que las ha­ce cons­cien­tes y ca­pa­ces de vio­lar sus re­glas, de ac­tuar y has­ta pen­sar acor­de a prin­ci­pios y va­lo­res que son fun­da­men­to del ser hu­mano li­bre.

Las gran­des ges­tas, los cam­bios que nos han pro­por­cio­na­do las trans­for­ma­cio­nes ha­cia me­jo­res for­mas de vi­da y el desa­rro­llo de so­cie­da­des más jus­tas han ve­ni­do siem­pre li­de­ra­das por hom­bres que no se con­for­ma­ron con la nor­ma.

Por otro la­do las peo­res atro­ci­da­des de la hu­ma­ni­dad las han co­me­ti­do per­so­nas que lue­go se jus­ti­fi­ca­ron ba­jo la pre­mi­sa de que te­nían que se­guir ór­de­nes pa­ra so­bre­vi­vir. Era gen­te no muy dis­tin­ta de no­so­tros y una de las co­sas más ate­rra­do­ras es pen­sar que de es­tar no­so­tros mis­mos en posiciones si­mi­la­res tal vez ha­bría­mos he­cho lo mis­mo.

Fren­te a lo ocu­rri­do con el hu­ra­cán Ir­ma a lo lar­go del Ca­ri­be he­mos vis­to ex­pre­sio­nes de lo me­jor y lo peor del ser hu­mano. Una de las más inquietantes fue la del gru­po de tu­ris­tas que un bar­co del ho­tel Ma­rriot de­jó va­ra­do en una is­la des­trui­da. A pe­sar de pe­dir au­xi­lio los de­ja­ron y el bar­co zar­pó res­ca­tan­do so­lo a quie­nes eran hués­pe­des del Ma­rriot. Fren­te al re­vue­lo me­diá­ti­co la ge­ren­cia cul­pa al puer­to y las au­to­ri­da­des de la is­la. Pe­ro al fi­nal el ca­so es que esa gen­te la de­ja­ron, el res­to son de­ta­lles.

Más allá de quién dio la or­den el ca­so es que ese era un mo­men­to que ame­ri­ta­ba re­bel­día y desafío. Al no ha­cer­lo, por más ór­de­nes que ha­yan se­gui­do, le fa­lla­ron a la hu­ma­ni­dad, la de ellos, la de to­dos. Es tris­te ver el da­ño que se ha­ce al ser su­mi­so, y que na­die ha­ya si­do ca­paz de plan­tar­se fren­te a lo hu­mano, de asu­mir el cos­to in­clu­so cuan­do lo que es­tá en jue­go son vi­das. Allí ha­cía fal­ta un re­bel­de. Por eso es que la re­bel­día, tan me­nos­pre­cia­da, tan te­mi­da, tie­ne tam­bién un as­pec­to po­si­ti­vo y es ne­ce­sa­ria. Nos da mie­do, por­que un hom­bre li­bre es muy di­fí­cil de de­te­ner. Pe­ro por eso mis­mo más que anu­lar los ins­tin­tos de li­ber­tad te­ne­mos que en­se­ñar a apli­car­la con prin­ci­pios y va­lo­res. Lle­ga­rá el día en que lo co­rrec­to pa­ra nues­tros hi­jos se­rá que se re­be­len. Así de com­ple­jo es en­se­ñar­los a vivir

En­tre cas­ti­gos y ser­mo­nes lle­ga un pun­to en que pa­re­cie­ra que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de un pa­dre es anu­lar la re­bel­día de sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.